There are 2.6 million undocumented Californians; 1 million of them lack access to preventive health care. Photo by Lynne Shallcross

Tal vez lo hayan visto mientras esperan el autobús en las calles 24 y Misión. A primera vista, es un póster con gente que tiene etiquetas de información nutricional en las playeras que visten. Pero eche un vistazo más de cerca y verá que no se trata de gramos de grasa en el dulce que no se debería estar comiendo.

El California Endowment levanta la voz por los inmigrantes indocumentados que no serán elegibles para la Ley de Cuidado Asequible. Foto cortesía del California Endowment.

En lugar de eso, los pósters son un esfuerzo por concientizar sobre el número de californianos indocumentados y su falta de cobertura de salud.

Con la inscripción a la Ley de Cuidado Asequible, conocido como “Obamacare”, la cual entrará en vigor el primero de octubre, los pósters han provocado una conversación oportuna. Daniel Zingale, vicepresidente de Healthy California para el California Endowment, la fundación estatal privada de salud responsable por los pósters, elogió el programa federal pero añadió que “hay un gran problema con Obamacare, y es que omite a la gente con base en el estado migratorio”.

De los 2.6 millones de californianos indocumentados, un millón de ellos carece de acceso al cuidado básico de salud preventiva. Otro 1.3 millón tiene seguro a través de un arreglo de cobertura con base al empleador, una cobertura de salud binacional y seguro privado. Los 300.000 restantes acceden al cuidado regular a través de una red de seguridad de hospitales públicos y clínicas de la comunidad.

Los residentes indocumentados de San Francisco pueden registrarse a Healthy San Francisco, pero solo puede accederse al programa municipal estrictamente en San Francisco. No es un programa de seguro de salud como aquellos bajo la nueva ley, incluyendo el ampliado Medi-Cal y el mercado de cuidado a la salud de Covered California.

Zingale dijo que esta era “una época histórica” pero que quiere más. “Lo que concebimos es un estado en el que todo mundo que viva y trabaje aquí tenga acceso a un cuidado básico de salud preventiva”, dijo. “Lo que concebimos es un día en el que el estado migratorio no sea una barrera para la salud de la gente o la salud de nuestro estado o el éxito de nuestro estado”.

Zingale dijo que la gente indocumentada debe tener acceso al cuidado de salud preventiva y que cree que una campaña de tres meses en las paradas de autobús ha funcionado como un catalizador para el debate en Sacramento de temas relacionados a la salud y la inmigración.

Muchas veces, dijo, las políticas entorno a las normas de la inmigración y la falta de información sobre residentes indocumentados se interponen en el camino de la salud pública.

Y por eso los pósters. Con una lectura rápida al esperar el autobús, cualquier persona puede ver eso, entre otras estadísticas, los californianos indocumentados pagaron $2.7 miles de millones en impuestos en 2010 y sus contribuciones a la economía de California es de $302 mil millones.

“Ellos pagan el impuesto de seguro social y el impuesto de Medicare, pero no pueden tener los beneficios de ninguno”, dijo Zingale. “Eso es una sorpresa para mucha gente cuando se enteran”.

Hace poco en la parada de autobús en la Misión y 24, Paula Wilson de 27 años de edad, reconoció que la información en el póster era en efecto nueva para ella. “En realidad pensaba que iban a incluirlos [a los indocumentados en California]”, dijo Wilson quien estaba bajo la impresión de que la nueva ley significaba que todo mundo en el país recibiría seguro médico.

Ted Pech, de 34 años de edad, también estaba viendo el póster aunque la información no lo sorprendió. Es una situación que ya ve como algo injusto. “Apesta que la gente trabaje así de duro y que los jodan así”, dijo. “Pero la forma en que nuestro sistema de inmigración está tan hundido, por supuesto que esto iba a pasar”.

Además en los pósters hay hechos entorno al valor del cuidado preventivo. Por cada dólar gastado en el cuidado prenatal se ahorran tres dólares. Y por cada dólar que se gasta en inmunizaciones para niños, se ahorran dieciséis dólares.

Hay una variedad de futuros caminos posibles al seguro a la salud para californianos indocumentados, dijo Zingale, incluyendo los cambios a la política que ofrecerán un camino a la ciudadanía. Aunque no es probable, la Ley de Cuidado Asequible también podría abrirse para incluir a residentes indocumentados, dijo. Por último, el estado, como San Francisco, podría crear otra forma en que los residentes indocumentados reciban seguro médico.

Por el momento, el objetivo de la campaña de publicidad es correr la voz sobre la verdad de los californianos indocumentados y darle a todos los californianos una idea de que “están en esto juntos”, dijo Zingale. “La gente indocumentada contribuye más al estado de lo que reciben. Si les brindamos ayuda en seguir saludables, es bueno para todos nosotros: es lo que se debe hacer por el estado”.

Lynne Shallcross

Lynne Shallcross was stressed and tired after walking three miles without finding an open community clinic. “Is this what it's like for Mission residents who work full-time?” she wondered. Having walked...

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *