Francisco Hernández desarrolló un amor por la cocina desde niño en México al ver a su abuela preparar comidas. En El Metate, en las calles Bryant y 22nd, sirve la comida mexicana de su infancia con un giro saludable. Los días en que Hernández solía competir con su mamá para ver quién hacía el mejor mole están lejos pero después de casi 50 años en los Estados Unidos, todavía añora la tranquilidad de los pueblos en México. Su especialidad es el taco de pescado que es sabroso y barato.