Yeiner Pérez and his girlfriend, during a show in San Francisco last March. Photo by Marta Franco

Sentado en una cárcel en un área restringida del Hospital General de San Francisco, Yeiner Pérez Garizabalo se veía triste. Su cabello estaba más corto y estaba más delgado de lo que se ve en el video del “hombre desnudo del BART”, que a principios de mes se hizo viral.

“No aprendí teatro para esto”, dijo en español a través de un teléfono detrás de un vidrio de separación.

Pérez está bajo observación en el hospital después de haber sido arrestado por acusaciones de agresión sexual y detención ilegal. En un video filtrado en línea se puede ver a Pérez parándose de cabeza y haciendo volteretas adentro de la estación de BART de la calle 16 así como persiguiendo a varios pasajeros mientras estaba desnudo.

Hasta el día de hoy, Pérez no recuerda por completo lo que sucedió el 10 de mayo.

“Estaba repartiendo volantes del evento, y de alguna forma comencé a pensar que mis amigos me estaban jugando una broma y que todo mundo estaba simulando”, dijo. “Y no sé cómo pero me desnudé y estaba actuando y vi a la gente tomándome fotos y pensé ‘estoy en el Cirque du Soleil, soy el gran Yeiner, de Colombia’”.

Pérez se iba a presentar con su tropa, ClownSnotBombs, en el teatro Stage Werx esa noche. El grupo había estado ensayando durante cinco meses para un espectáculo titulado “A Spaghetti Western”.

Pérez y su novia, Mani Ibarra, eran parte del equipo de acróbatas artísticos en el espectáculo. Pero el día anterior, la pareja peleó e Ibarra se fue de la casa que compartía con otros miembros del circo.

Al ver que su novia no se presentó, Pérez se fue del teatro. Esa noche, la tropa siguió con una versión adaptada del espectáculo, sin saber que a unas cuadras de distancia Pérez había sido arrestado.

“Ella se había ido, pero esa no es la única razón”, dijo.

Pérez no había dormido o comido durante cuatro días cuando sucedió el incidente en el BART, explicó. “Solo quería trabajar. No estaba al tanto de que había un problema conmigo”.

“No teníamos idea”, dijo Ben Goldstein, músico de ClownSnotBombs. “Solo sabíamos que había desaparecido y tuvimos que volver a hacer el espectáculo”.

En la estación de BART

En la tarde del 10 de mayo, Pérez llegó caminando a la estación de BART de las calles 16 y Misión. Se desvistió y comenzó a perseguir a pasajeros. Una operadora de BART sacó su teléfono celular y comenzó a grabar.

En el video se ve a una mujer pidiendo ayuda a gritos al ser perseguida por Pérez. La operadora entonces abrió la puerta de su cabina y le dijo que se metiera; mientras tanto, Pérez estaba parándose de mano en los torniquetes.

Ese día fue detenido y llevado a la cárcel del condado de San Francisco. No se presentaron cargos y fue entregado a ICE (Autoridades de Inmigración y Aduanas, por sus siglas en inglés) por haber rebasado la estadía de su visa. Los agentes de ICE lo dejaron ir con un brazalete GPS en el tobillo.

Poco después de un mes más tarde, la oficina del fiscal presentó cargos en contra de Pérez por el incidente del 10 de mayo, y durante una entrevista programada con agentes de ICE la policía lo arrestó. Fue acusado con dos cargos por delito mayor por detención ilegal, cuatro delitos menores por cargos de agresión y un cargo por delito menor por agresión sexual.

Stephanie Ong Stillman, vocera del fiscal, declaró que aunque nadie había sido lesionado físicamente en la estación de BART, seguramente la gente se vería afectada por el incidente.

“Estoy segura de estarán afligidos emocionalmente”, dijo.

Sin embargo, los amigos de Pérez opinan saber que no deseaba atacar a nadie. “Es un hombre fuerte. Si hubiera querido lastimar a alguien, la gente hubiera salido lastimada”, dijo Goldstein. “Él no quería lastimar a nadie”.

El 18 de junio, Pérez compareció en el tribunal. El juez Brendan Conroy dejó la fianza en $100,000 y programó una audiencia preliminar para el 18 de julio.

¿Motivación política?

El video del incidente se filtró cuando los trabajadores de BART estaban en negociaciones del contrato que conllevaron a la huelga.

El 18 de junio, el mismo día que Pérez compareció en el tribunal, los trabajadores de BART le enviaron una carta a los negociadores en donde declaraban que se enfrentaban a agresiones mayores y otros ataques violentos en el trabajo. Acusaron a los funcionarios de BART por no querer negociar en temas de seguridad de los trabajadores. La carta se publicó en SF Weekly.

Alicia Trost, vocera del BART, declaró que la seguridad siempre ha sido “una prioridad principal” para el BART. Los sindicatos estaban tratando de desviar la atención de las negociaciones relacionadas a aumento a retiros y costos médicos, precisó.

“Están pagando $92 dólares al mes por atención médica, el trabajador promedio paga cuatro veces más que eso”, dijo Trost antes de que se decidiera sobre la huelga.

Trost declaró no saber si se habló del video durante las negociaciones, pero los amigos de Pérez y cuatro miembros de la tropa creen que el video se ha usado como herramienta política.

“La única razón por la que este video salió es para que los [trabajadores] del BART obtengan más dinero en su contrato”, dijo Kristen Parks, productora e intérprete de la tropa y compañera de piso de Pérez. “El incidente sucedió hace un mes”.

Un historial de dificultades

“Me llevaron sedado al hospital”, dijo Pérez. “Esa noche me desperté, todavía pensando en que tenía que ir a presentarme para el espectáculo”.

Al día siguiente, lo llevaron de regreso a la cárcel. “No vine a San Francisco para esto”, dijo.

Su padre, Carlos Pérez, declaró que no era la primera vez que su hijo padecía una crisis. En Colombia, en 2007 Pérez intentó suicidarse.

“Fue a un hospital y obtuvo tratamiento”, recontó su padre en una entrevista telefónica en español. “Estuvo medicado un tiempo y después lo dejó. Estaba bien, pero algunas veces se deprimía mucho”. Carlos Pérez declaró que cuando su hijo tenía 12 años se vio profundamente afectado por la muerte de su madre, y que es posible que eso haya sido el comienzo de sus problemas mentales.

La novia de Pérez sabía que él tomaba medicamento y que había dejado de tomarlo porque lo hacía sentir insensible y le impedía interpretar. “Decía ‘quiero hacer teatro, esa es mi medicina’”, recontó.

“Los doctores dicen que es posible que sea bipolaridad”, dijo Pérez en español. “Estoy bajo medicamento, pero no está ayudando. Estoy muy solo y muy triste. Necesito entrenar, y no me dejan hacerlo aquí”.

No obstante, semanas antes del incidente, Pérez había comenzado a comportarse en maneras poco usuales —tan inusual que de hecho sus compañeros de piso terminaron pidiéndole que se fuera después del incidente de BART, pero no solo por eso. Su comportamiento fue también el factor determinante en la pelea con su novia.

“Estaba muy alterado. Estaba sorprendida, me preguntaba qué estaba pasando. Estaba agresivo con todo mundo y, al mismo tiempo, estaba trabajando muy duro”, dijo Ibarra en español.

‘Da amor y recibe amor’

La novia de Pérez, su padre y amistades lo describen como un hombre amoroso que trabajaba duro en su arte. Él era un atleta y nunca hizo drogas, aparte de fumar marihuana, explicaron todos.

Después de haber sido liberado en mayo, Pérez y su novia se mudaron a una casa en Oakland.

“Inmediatamente me agradaron los dos”, dijo Nicolas Bell, uno de los compañeros de piso. “Me contó sobre su estatus migratorio y que había sido detenido por algo como alterar el orden público, pero yo pensé que estaba haciendo algunos espectáculos y se habían dado cuenta que la visa había expirado”, dijo.

Los nuevos compañeros de piso de Pérez, que no sabían del incidente de BART, no notaron nada inusual en él.

“Siento que su presencia en mi vida fue un regalo”, dijo Bell.

Después de que el video se publicó, los compañeros de piso de Pérez y miembros de ClownSnotBombs platicaron con él y decidieron que debería recibir ayuda médica. Por primera vez desde el incidente, Pérez estuvo de acuerdo. Pero, antes de que pudiera hacerlo fue arrestado.

En una declaración, ClownSnotBombs expresó su solidaridad con aquellos que padecieron el incidente así como su oposición a la violencia. Sin embargo, también cuestionaron la forma en que los medios de comunicación trataron el incidente y la forma en que fue liberado de la custodia después de su detención sin, como dijeron, una evaluación psiquiátrica.

“La policía debería asumir más responsabilidad por haber liberado a personas que pueden ser un peligro para sí mismos y otros en la calle”, decía en la declaración.

En Colombia, su padre declaró esperar que su hijo no sea deportado y que reciba cuidado mental. “Es una persona excelente”, dijo. “Este fue un momento de locura”.

“Solo quiero salir, hacer circo y teatro y contribuir a la comunidad. Esa es la razón por la que lo hago, doy amor y recibo amor”, dijo Pérez.

Follow Us

Marta came from Zaragoza, Spain to master her English but everyone she speaks to wants to practice Spanish. After just a few months in the Mission, she already feels at home. In her free time she can be found reading books, watching movies, roller skating or just enjoying a good meal, an interesting conversation or a sunny walk around the neighborhood.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *