Two men hold balloons and flags at the Harvey Milk Plaza at the Castro. Photo by Marta Franco.

Es oficial: la Corte Suprema de los Estado Unidos ha hecho que el matrimonio entre parejas del mismo sexo sea una realidad en California. Los jueces desestimaron una apelación de 5 a 4 este miércoles de los proponentes de la  Proposición 8, una prohibición que los votantes aprobaron sobre el matrimonio gay, y tuvieron como fallo que las parejas del mismo sexo tienen el derecho a los mismos beneficios que las parejas de sexo opuesto.

Las parejas del mismo sexo y defensores del matrimonio gay en el Área de la Bahía celebraron la histórica victoria después de que se supo esta mañana, y después de años de incertidumbre sobre si las uniones se reconocerían o no como iguales a las de las parejas heterosexuales.

“Se siente bien saber que el amor triunfó sobre la ignorancia”, anunció Ed Lee, alcalde de San Francisco, mientras aplaudía una multitud de más de 100 personas reunida en el Ayuntamiento de San Francisco. Lee presentó al vicegobernador estatal  Gavin Newsom, exalcalde de San Francisco.

“San Francisco no es una ciudad de soñadores sino una ciudad de gente emprendedora”, dijo Newsom, quien después de haberse opuesto a la ley en 2004, emitió la primera licencia matrimonial a parejas del mismo sexo.

Jewelle Gomez, de 64 años de edad, y su esposa Diane Sabin, de 61, se casaron en la biblioteca pública de San Francisco en 2008, después de haberse comprometido durante 17 años. Hoy en el Ayuntamiento, estaban muy emocionadas de saber que su matrimonio sería válido legalmente. “Me puse rimel a prueba de agua esta mañana porque sabía que iba a llorar”, dijo Gomez.

Las lágrimas abundaron, y la gente se abrazó y levantó los puños en victoria y ondeaban banderas de arcoíris hacia el cielo.

Renata Moreira, de 36 años de edad, y su compañera Lori Bilella, de 30, se besaron después de que se anunció el fallo. “Victorias como esta ponen en claro que estamos avanzando en la dirección apropiada”, dijo Bilella. “Vamos a compartir nuestras bodas con nuestras abuelas. No uniones civiles ¡sino bodas!”

Una pareja llegó con atuendo nupcial. Lisa Dazols vestía una playera blanca, un chaleco negro y una corbata morada. Su compañera, Jenny Chang, vestía un vestido de bodas y un velo. Con planes de casarse “tan pronto como podamos”, la pareja estaba agarrada de las manos y sonreían ante los medios de comunicación.

Del otro lado de la bahía, en Oakland, las cosas estaban más tranquilas en cuanto a la expresión de emociones en relación al fallo. Los residentes de Oakland en cafés en el centro de la ciudad declararon estar  felices de que la suprema corte hubiera decido sobre partes de la Ley en Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés) y la Proposición 8, pero tenían diferentes perspectivas sobre la institución del matrimonio en general.

En Awaken Café, en la calle 14 y la avenida Telegraph, docenas de personas continuaron revisando sus correos electrónicos y fuentes de noticias para ver cómo reaccionaban otros ante el fallo.

Sean, quien se negó a dar su apellido, se detuvo para comprar una taza de té. Como ingeniero de software, de 33 años de edad, se puso contento al escuchar las noticias. “Parece ser claramente discriminatorio en estos días”, dijo sobre la forma en que se trataban las uniones de mismo sexo hasta ahora. “Si se permite el matrimonio, se tienen que permitir todos los derechos de matrimonio. No se puede silbar y comer pinole al mismo tiempo”.

Doug Atkinson, abogado de lesiones personales, de 29 años de edad, estuvo de acuerdo sobre la discriminación. “Yo lucho por el débil todo el tiempo”, dijo. “Así que siempre apoyo a cualquier grupo al que se le discrimine”. Atkinson declaró que la gente tiene creencias religiosas sobre el matrimonio, pero que está mal que el gobierno discrimine con base en la orientación sexual. “Yo mismo soy miembro de la iglesia”, dijo, “Pero nuestra iglesia apoya el matrimonio gay”.

El concepto del matrimonio ha sido imperfecto  desde siempre, dijo J. Choi. “Para mí, el problema no parece ser sobre la institución del matrimonio per se”, dijo. “Sino más sobre el odio y el prejuicio”. Así que no se siente con ganas de celebrar. “No me siento como ‘¡Hurra!’ porque me parece equivocado”, dijo.

En Richmond, Brian Villa, quien trabaja con jóvenes, piensa que aunque el fallo es una victoria que vale la pena celebrar, sigue habiendo mucho trabajo por hacer.

“Ya sabe, esto es una gran victoria y algunas veces simplemente necesitamos detenernos y celebrar los triunfos y los éxitos. Es un buen día. Sé que habrá mucha celebración”, dijo. “Pero, creo que la lucha todavía continúa. El problema principal en el que necesitamos centrarnos es en poner atención a la juventud y poner atención a su seguridad”.

Durante la reunión del concejo municipal en la noche de martes en Richmond, los miembros del concejo proclamaron junio como el mes del orgullo para la ciudad. A principios de mes, la alcalde Gayle McLaughlin izó la bandera del arcoíris del ayuntamiento para celebrar pero se encontró con cierta oposición de grupos religiosos así como individuos que, en correos electrónicos dirigidos a la ciudad, dijeron que la bandera era “pro homosexual”.

En los correos electrónicos, los residentes le pidieron al alcalde que quitara la bandera.

Para el miércoles, la bandera seguía izada, pero Villa dijo que la comunidad lésbica, gay, bisexual, transgénero y queer (LGBTQ) todavía no se siente segura.

“En Richmond hablé con miembros LGTB y les pregunté si querían ir a la reunión del concejo ciudadano para el mes del orgullo de este año y dijeron ‘sabe que, no queremos ir si vamos a ser un blanco’”, dijo Villa.

El año pasado, los miembros de la comunidad LGBTQ asistieron a la reunión del concejo municipal para el mes del orgullo y se encontraron con amenazas e insultos anti gay, dijo Villa.

“¿Qué dice eso cuando el concejo municipal ni siquiera puede crear un lugar seguro para los jóvenes que defienden su voz? El año pasado durante el mes del orgullo, la gente decía: ‘ah, es una abominación, citando la Biblia’”, dijo Villa. “En la reunión del concejo ciudadano una persona se rio cuando un joven que se suicidó fue mencionado. Se rio. La gente tenía que ser acompañada para salir”, agregó.

En la reunión n del concejo municipal del martes, la gente LGBTQ que asistió a la reunión declaró haber encontrado una clara oposición de nuevo por parte de la gente. No obstante, también fueron elogiados por una presentación que hicieron sobre una campaña anti acoso para ayudar a poner un alto al acoso a la juventud queer.

Aunque algunas personas en San Francisco admitieron que todavía había mucho trabajo por hacer, para el miércoles en la tarde las celebraciones ya se estaban cosechando. “Esta noche se va a poner muy loco”, dijo Safiya Delaney, quien llegó a Castro a las 6:30 a.m., para escuchar las noticias. “No puedo esperar”.

Follow Us

Marta came from Zaragoza, Spain to master her English but everyone she speaks to wants to practice Spanish. After just a few months in the Mission, she already feels at home. In her free time she can be found reading books, watching movies, roller skating or just enjoying a good meal, an interesting conversation or a sunny walk around the neighborhood.

Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *