Liz Mayorga estaba interesada en las caricaturas desde niña, pero no fue sino hasta el semestre pasado en la universidad que leer cómics le cambió la vida. Mayorga era alumna de último año en UC Berkeley cuando su profesor de Chicano Studies le recomendó una serie en libro cómic de Jaime Hernandez, “Locas”, con historias punk-rock lleno de excéntricas jóvenes chicanas.

“Siempre dibujé, siempre escribí, pero no pensé en hacer cómics hasta que encontré uno que realmente me habló”, dijo.

“Al principio estaba espantada. Pensé que lo haría mal”, dijo Mayorga. “Pero tuve que superarlo”. Ahora es codirectora del festival de fanzines en San Francisco (SF Zine Fest, en inglés) y será una de las artistas locales que tiene una exposición en la Latino Comics Expo, la cual se llevará acabo este fin de semana en el museo de arte de la caricatura en San Francisco.

Mayorga, de 31 años de edad, creció en el sureste de Los Ángeles con dos hermanos mayores. Sus papás llegaron de un pueblo del estado de Zacatecas, México, y siempre quisieron que sus hijos estuvieran conectados con su país de origen. Mayorga se mudó al Área de la Bahía para ir a la universidad, y ahora vive y trabaja en una recámara llena de libros en un departamento en la calle 14 en la Misión.

Liz Mayorga looks at pages of "Monstrous Love Stories" in her apartment in the Mission.

Liz Mayorga observa páginas de “Monstrous Love STories” en su departamento de la Misión.

Los fanzines de Mayorga incluyen “Outgrowing Plastic Dolls”, basado en lecciones de su abuela sobre el arte del bricolaje o DIY (Do It Yourself, en inglés); “Inked”, en el que narra la experiencia de volver a visitar, como mujer con tatuajes, las raíces mexicanas tradicionales de su familia; y, “Monstrous Love Stories”, en donde combina el horror con el romance. Mayorga ha escrito obra autobiográfica, pero opina que su pasión está en la ficción.

“Algunas veces es más honesto que simplemente los hechos”, dijo. “Es como soñar, uno se tropieza con sentimientos que no sabía que estaban ahí”.

Las influencias de Mayorga varían de la cultura pop y las series de televisión de ciencia ficción de los sesenta como The Twilight Zone a películas de terror, su cultura mexicana y contexto católico. Además, incluso en los fanzines que ha hecho en donde hay aspectos culturales menos evidentes, comentó que su identidad como chicana siempre es visible. Su libro Monstrous Love Stories, por ejemplo, presenta iconografía de las películas mexicanas de los cincuenta.

Otro artista que estará mostrando su obra en la exposición de este fin de semana es el originario de la Misión Daniel Parada.

Desde la casa de su familia en la calle 24, Parada se encuentra actualmente trabajando en la segunda edición de su serie titulada Zotz, una historia ubicada en una ficticia Mesoamérica del siglo XVI en la que los españoles nunca prevalecieron por completo.

Parada, de 22 años de edad, pasó dos años en la escuela de artes visuales de Nueva York, pero se salió por lo que él describe ser razones económicas y regresó a la Misión para crear Zotz. La historia incorpora acción, aventura, así como la investigación histórica y supernatural de Parada sobre el mundo precolombino, un mundo que en la opinión de Parada, está lleno de clichés como los sacrificios humanos o la atención al contacto con los españoles. “Intenté alejarme de eso y mostrar otras partes de la cultura, la filosofía, la poesía…”, dijo. Asimismo, ilustra un lado familiar aunque intenta “darle un contexto y no ser parcial”.

Parada dibuja las raíces salvadoreñas de su familia para crear su propio estilo artístico. “Me criaron en la cultura que ellos trajeron aquí, pero he ido más allá que mis padres”, dijo. “Ellos no sabían mucho sobre la cultura precolombina y ahora están interesados. Me siguen haciendo preguntas [sobre eso]”.

Parada declaró que trabajar en sus libros de cómic ha fortalecido su interés en El Salvador. “He estado ahí algunas veces y siempre me siento un poco triste cuando me voy, pero no diría que tenía un fuerte vínculo hasta que comencé a trabajar en esta serie”, dijo.

Tanto Parada como Mayorga autopublicaron su obra de libros de cómic en San Francisco. Hoy, hablarán de los pros y cons de la autopublicación en la Expo.

Este año, la Expo está dedicada a la memoria del caricaturista underground Spain Rodriguez, quien participó en la Expo en 2012 y falleció el año pasado.

Liz Mayorga looks at pages of “Monstrous Love Stories” in her apartment in the Mission.