Una cadena tejana de películas expresó ante el Comité de Urbanismo Arquitectónico de la ciudad que la propuesta para un complejo de cine con cinco pantallas en el histórico Teatro New Mission podrá acomodar cerca de 900 personas, y que tendrá una nueva cocina y sanitarios. Habrá un bar que reemplazará la actual cabina de proyección que se encuentra en la planta baja.

La reunión fue un intercambio informal de información sobre una propuesta de Alamo Drafthouse Cinemas, el cual tiene su central en Texas, y el cual posee un contrato para comprar el histórico Cine New Mission del 2550 de la calle Misión, propiedad de Gus Murad y Asociados.

Murad, quien también es propietario del Restaurante y Lounge Medjool, puso a la venta a comienzos del año pasado el restaurante, el cine y la tienda adyacente Giant Value. Giant Valie ha estado en contrato de venta desde marzo de 2011.

Parece ser que ambos contratos dependen de la aprobación de la ciudad para el desarrollo de condominios y entretenimiento multiusos que Murad puso a la venta por primera vez a finales de 2000.

La propuesta de 2008, la cual incluye condominios en el edificio adyacente Giant Value en donde se vendes artículos de tlapalería, sigue en el proceso de revisión medio ambiental. Alamo escuchará los comentarios que hizo el comité y los incorporará a la propuesta de un cine con cinco pantallas.

En la actualidad, ambas versiones del Teatro New Mission —de una o cinco pantallas— se incluirán en la propuesta general, según Tim Frye del Departamento de Urbanismo.

Timonthy Reed, funcionario en jefe de Alamo Drafthouse, precisó que Alamo “está muy interesado en este proyecto, así que todos esperamos que esta sea la que salga adelante”. Reed subrayó que cinco pantallas, en lugar de una, era la única opción económicamente viable para Alamo.

Martínez cuestionó la evaluación que Reed hizo sobre la disponibilidad financiera de mantener el cine a dos pantallas y así evitar cambios drásticos.

Con tantas películas que están saliendo al mismo tiempo, necesitan la flexibilidad de mostrar más que sólo dos películas al mismo tiempo, dijo Reed.

Asimismo, Reed le dijo a los comisionados —Alan Martínez y Andrew Wolfram— que Alamo ofrece un tipo de cine diferente en el que “somos admiradores de películas”. “Cuando uno ve una joya como esta en la Misión… el poder traerlo de vuelta a su mejor época es muy emocionante”, le dijo Reed al comité.

En la sección de comentarios públicos de la reunión no hubo nadie que levantara la mano. No obstante, los comisionados le hicieron algunas recomendaciones a Frye y al arquitecto E. Toby Morris.

Es una pena que los baños se tengan que volver a construir, expresó Martínez. “Los azulejos son bastante agradables e interesantes”. Martínez recomendó que tomen fotografías para documentar los azulejos antes de que se quiten. Se ha planeado que el salón para mujeres se convierta en espacios de servicio y en una cocina comercial.

¿Qué si se podrá ver la cocina desde el lounge para clientes? ¿Qué impedirá a los invitados bajar por las escaleras hacia la cocina?

La idea que tienen es instalar un cordón que indique que es una entrada sólo para el personal. Ya sabe, ‘un enfoque sencillo’. ¿Y qué hay de los olores que se filtran a la sala de proyecciones? “En realidad creemos que eso será agradable”, dijo Reed. Para hacer que al público le entre el hambre, es la suposición.

La inquietud más grande de Wolfram parece ser el lobby. Wolfram quería que los planos conservaran un sentido de tragedia al entrar a pie al lobby y ver el auditorio a un costado. Además, dijo, hay que asegurarse de que a medida de que el público sale del auditorio no puedan ver hacia el baño de mujeres.

Mission Loc@l informó en enero de 2011 que Murad había puesto el cine y sus otras propiedades a la venta.

En marzo de 2011, el Business Times informó que Murad había vendido el edificio Giant Value a Oyster Development Corp. En la actualidad, Oyster Devlopment sigue bajo contrato para comprar Giant Value, según Dean Givas, presidente de Oyster Development.

“En cuanto a la participación”, dijo Givas, “estoy administrando el proceso de aprobación para la aprobación en conjunto de ambos componentes del proyecto. El financiamiento de construcción sería el siguiente paso a seguir después de las aprobaciones”.

No está claro si Murad conservará algún tipo de poder sobre el proyecto de usos múltiples que propuso inicialmente en 2008. El desacelere económico ese mismo año detuvo el proyecto de usos múltiples, pero la recepción de nuevos propietarios del cine y Giant Value podría reavivarlo.

El personal de urbanismo de la ciudad ha recomendado que la comisión arquitectónica apruebe la nueva propuesta con algunos cambios menores en el diseño. “La variante mantendría y restauraría los elementos que definen el carácter del exterior, incluyendo la fachada de Arte Decó; el letrero independiente de corriente de alta tensión con tubos de neón con las letras ‘New Mission’; la marquesina voladiza y el delineado barandal”, según establece el documento de urbanismo.

Alamo tomará los comentarios adicionales en consideración. Ni la ciudad ni Alamo establecieron una fecha de entrega para la aprobación final del proyecto.

Para más detalles de la propuesta, haga clic aquí.