En una reunión de la comunidad que sucedió esta semana para hablar de la tienda propuesta Fresh & Easy en la Misión, no tomó mucho para que el elefante en la sala decidiera dar la cara: los sindicatos.

Por un lado, se encontraban presentes algunos de los residentes más progresistas de la ciudad, quienes se mostraron comprensivos hacia los sindicatos; por otro lado, Human Rights Watch acusó a una cadena de tiendas de abarrotes de crear una atmósfera anti-sindicalista en sus tiendas.

Fresh & Easy, una empresa filial de Tesco, el tercer minorista más grande en el mundo, planea abrir un mercado en el barrio en donde solía estar Delano’s en el 1245 de la Avenida South Van Ness.

“Son un local sin sindicato y pueden hacer lo que quieran”, dijo un hombre en la reunión del miércoles en la cafetería de la Primaria César Chávez, a la que asistieron 80 personas. “Por eso queremos algo por escrito”.

“Tienen derecho a pensar eso”, respondió Brendan Wonnacott, director de asuntos del barrio de Fresh & Easy. “Al final del día, si no cumplimos nuestra promesa, nuestra comunidad nos lo dirá. Nuestros trabajadores nos lo dirán”.

El meollo del asunto está en hacer lo que es mejor para el barrio, dijo Jim Salinas, un residente desde hace tiempo en la Misión y miembro del Sindicato Local de Carpinteros No. 22.

Los sindicatos son la mejor manera de asegurar que los empleados reciban un sueldo para poder vivir y que se les garantice seguridad laboral, dijo.

“Esa es la única forma que conozco”, dijo Salinas. “La comunidad sabe lo que quiere. Sólo que no sabe cómo obtenerlo”.

Nadie estuvo de acuerdo.

“En este momento no pueden ser quisquillosos”, dijo Carmen Benedet, propietaria de Liberty Tax en la calle 24. “Si son tan quisquillosos con lo del sindicato, puede que no les den nada”.

Salinas argumentó lo contrario.

“Tenemos que tener un objetivo más alto”, dijo y señaló el acuerdo de Fresh & Easy para contratar a contratistas sindicalizados en la ubicación de Bayview.

La compañía planea contratar a alrededor de 25 empleados en el local de South Van Ness y ofrecer beneficios completos a aquéllos que trabajan más de 20 horas, dijo Wonnacott. Además, señaló la tienda en Bayview que hace poco abrió, en donde 60 por ciento de los empleados son del barrio.

No obstante, eso no hizo que los escépticos guardaran silencio. John Valdéz, el propietario de Banner Uniform, una tienda minorista en las calles 24 y Misión que se especializa en vestimenta laboral, presionó a Wonnacott sobre la política de la compañía.

Entre las quejas de los residentes se encontraba el uso de la compañía para filas de autoservicio, las que algunos en la reunión llamaron un sistema “anti-laboral”. Algunos se preocupan que le facilite a los clientes menores de edad a que roben alcohol, o que signifique que haya menos empleados.

Wonnacott respondió que nadie podría comprar alcohol en Fresh & Easy sin que un empleado revise su identificación. En cuanto a recortar los costos de trabajo, el sistema le permite a los empleados tener más interacción con los clientes y pasar más tiempo en el piso de ventas, dijo. No está claro cómo una nueva ley estatal prohibiría la venta de alcohol en los mostradores de auto servicio sin tener una consecuencia en el local, dijo Wonnacott, ya que el Departamento de California para el Control de Bebidas Alcohólicas (ABC) no ha indicado cómo planea poner en marcha la ley.

Asimismo, Wonnacott señaló que la asociación de Fresh & Easy con Arriba Juntos, una organización sin fines de lucro del barrio que capacita a empleados, es prueba de las intenciones de la tienda.

“Somos un mercado del barrio, es por eso que tiene sentido que contratemos en el barrio”, dijo. “Es por eso que nos asociemos de manera local”.

Aunque Wonnacott dijo que le da la bienvenida a sugerencias, no le prometió nada a los residentes. Los organizadores siguen sin estar convencidos.

“Sin nada por escrito, todo esto no es más que promesas vacías”, dijo Oscar Grande, director ejecutivo de Gente Organizada para Exigir Derechos Económicos y Medio Ambientales.

Esta fue la tercer reunión de la comunidad en lo que seguramente será un largo proceso, dijo Wonnacott. En este momento, no hay una fecha proyectada sobre cuándo abrirá la tienda.