Nombre: Reiner Hansen

Edad: ¡Lo suficientemente grande!

Origen: El frío norte de Dinamarca.

Escuela de Arte: La Escuela Kolding de Diseño en Dinamarca.

Consejo: Sé fiel a ti mismo, no tengas miedo de experimentar, sé paciente y nunca te des por vencido.

Mission Loc@l: ¿Pensaste en convertirte en artista cuando era más joven?

Reiner Hansen: creo que siempre pensé en mí como algún tipo de artista. Siempre estaba dibujando y haciendo cosas creativas.

ML: ¿Qué más pensaste que harías cuando crecieras?

RH: De niña me la pasaba buscando animales muertos. Los traía en mi bici y los enterraba en la casa en el jardín trasero, en donde realizaba elaborados entierros para ellos. Por eso, ser agente funeraria también estaba en la lista de mis profesiones.

ML: ¿A dónde fuiste a la escuela al principio?

RH: Comencé estudiando idiomas pero después me salí a la mitad. En esa época también estaba tomando clases de dibujo. Al artista que dirigía uno de esos grupos le gustaban mis dibujos y me exhortó a que me inscribiera a la escuela de diseño. Antes de eso no lo había pensado.

ML: ¿Y a dónde fuiste a la escuela de arte?

RH: Fui a la Escuela de Diseño Kolding en Dinamarca y obtuve mi licenciatura en diseño e ilustración.

ML: ¿Cómo pasaste de dibujo a pintura?

RH: Sólo compré un bote de pintura de aceite y comencé a experimentar. Años después aprendí más sobre los materiales.

ML: ¿Y cómo te convertiste en una artista de tiempo completo?

RH: Como artista, producía bastante cuando estaba en mis 20. Hice mucha experimentación. En un momento dado, decidí sólo pintar obra semiabstracta. También hice diseño y escultura durante algunos años. No fue hasta cuando estuve en mis 30 que realmente dediqué mi vida a ser artista. Tomé la decisión de que no había otra opción.

ML: ¿Cuándo te mudaste a San Francisco?

RH: Me mudé de Europa a San Francisco en 2003, cuando trabajaba desde mi casa durante años en Haight-Ashbury.

ML: ¿Y cómo fue que terminaste en la Misión?

RH: Extrañaba el contacto con la comunidad artística, por eso los últimos años trabajé desde diferentes estudios en el área de la Misión, primero en el Edificio Industrial Estadounidense en DogPatch; un rato en el 1890 Bryant; y después en Workspace Ltd., sobre Folsom en la Misión. Era agradable poder pasar el tiempo con otros artistas, ir a cafés y asistir a eventos en Open Studio. Mi novio, quien también es artista, trabajaba en el 1890 de Bryant en los estudios y nos veíamos en Coffee Bar o en el Café Stable.

ML: ¿Crees que la Misión es un buen lugar para artistas?

RH: Absolutamente. No hay muchas ciudades que tengan áreas como la Misión, con una concentración de artistas y gente creativa.

ML: Si fuera a empezar como artista el día de hoy, ¿a dónde iría?

RH: La verdad es que saqué mucho de ser artista en San Francisco. Es un ambiente gratuito y que apoya mucho a los artistas. Si fuera a empezar desde cero el día de hoy, San Francisco sería un gran lugar pero también tomaría en consideración exponerme a más de los centros artísticos más grandes como Nueva York y Berlín, por ejemplo. Viajar, tener una residencia de artista o incluso vivir en esos lugares. Creo que cualquier lugar con una gran concentración de otros artistas es algo que vale la pena tomar en consideración. Es importante tener a colegas y compartir ideas.

ML: ¿A dónde vas por inspiración?

RH: Ahora vivo en Nueva York, así que no está tan lejos el poder ver muchas increíbles galerías de arte. También dependo mucho de mi biblioteca de arte que tengo en casa. El invierno pasado, pasé  tiempo en Copenhagen y Berlín. Un cambio de ambiente, en términos de arte, siempre es algo que beneficia.

ML: ¿Qué artistas tienen influencia en tu obra y en ti?

RH: Tengo influencia de muchos artistas en muchas épocas y por razones diferentes. Casi siempre es de pintores. Por el momento me gusta ver a Otto Dix y a otros pintores alemanes de su época, de los 20 y 40. Hace algún tiempo estaba muy interesada en Marlene Dumas, Xavier Messerschmidt y Philip Guston. Y cambia todo el tiempo.

ML: ¿Tienes un pintor favorito?

RH: En realidad no tengo a un artista favorito. Viví en el Reino Unido cuando estaba en mis 20 y creo que haber estado expuesta a artistas británicos como Bacon, Freud y Auerbach tuvo mucha influencia. Así como poder caminar entrar y salir cuando quería de la Galería Nacional…

ML: ¿Te mantienes de tu obra?

RH: Siempre he vivido de mi obra creativa. Trabajo como diseñadora y escultora y otros trabajos relacionados con el arte. Ahora vivo de ser artista y de enseñar medio tiempo.

ML: ¿Cómo es tu horario diario?

RH: Trabajo todo el día, todos los días. Comienzo a pintar temprano para aprovechar lo más que puedo de la luz del día. Dejo de pintar cuando comienza a oscurecer. Trabajo en cosas relacionadas al arte en la tarde noche.

ML: ¿Cómo crees que el mundo ha cambiado hace poco para los artistas?

RH: Algunas buenas cosas han salido de la crisis financiera de 2008. Están apareciendo galerías más pequeñas y están dispuestas a aceptar a nuevos artistas y a tomar más riesgos.

ML: ¿Cuál es el mejor consejo que alguna vez te hayan dado?

RH: “¡Hay que hacerlo!” Alguien me lo dijo en el momento adecuado. Lo que significa que uno debe de pensar y soñar sobre la gran obra que uno va a crear y después poner manos a la obra. s importante cultivar la autodisciplina y pensar en el arte no sólo como algo que uno hace de vez en cuando uno se siente inspirado. Uno debe dedicar mucho tiempo a la práctica. La inspiración a menudo proviene del acto de hacerlo.

Eche un vistazo a la obra de Hansen aquí.