Desde que hace varios meses Caleb Zigas de La Cocina obtuvo el permiso por parte de funcionarios municipales para poner un carrito de comida en el Parque Dolores, ha estado a la espera de la aprobación de grupos del Distrito de la Misión que se han quejado sobre los vendedores que estarán en el parque. Aunque esta aprobación es menos oficial no deja de ser importante.

“La verdad es que ya estamos listos”, dijo Zigas.

Eso fue hace unas semanas, cuando Zigas estaba retrasando el proceso a la espera de que la actitud negativa se despejara, pero ahora es algo que parece poco probable.

A pesar de la última táctica de miedo de Chicken John Rinaldi, el alguna vez candidato a alcalde,  de desalentar a los vendedores del parque con un manifiesto en donde les pedía que se opusieran a la comercialización del parque y lo acompañaran a vomitar en los camiones de comida a las 2 de la tarde del día sábado, Zigas confirmó que su cliente Chaac Mool, proveedor de los populares tacos y tortas yucatecas, llegaría al Parque Dolores el sábado 30 de abril.

Sin ignorar los planes de protesta de vómito de Rinaldi, el propietario de La Cocina decidió tener una inauguración más tranquila en Proxy Project de Hayes Valley.

Cuando Mission loc@l preguntó si realmente vomitaría sobre el camión o no, Rinaldi contestó: “Tendrán que venir y ver”.

Rinaldi está determinado a poner un completo alto a los planes de La Cocina “por el medio que sea necesario”. Es por eso que para agregarle un sentido de urgencia a su consigna bélica y llamar la atención a este asunto decidió amenazar con vomitar en el camión.

“Tenemos que rebajarnos a amenazas de vómito”, dijo habiendo mencionado que también existe una Petición para Retomar Nuestros Parques en la que los propietarios de negocios y residentes deben leer y firmar.

Durante los próximos seis meses, un acalorado debate filosófico sobre la privatización de parques a manos de vendedores comerciales ha hecho que todo esto se convierta en, cuando menos, un desorden. Después de haber pasado un año consiguiendo los permisos necesarios para instalar un camión de comida en el Parque Dolores, Blue Bottle Coffee con sede en Oakland se salió del programa. Algunos dijeron que no era lo suficientemente local, por lo que el propietario James Freeman decidió que su energía e inversiones serían mejor apreciadas en otro lugar.

En un correo electrónico de comienzos de mes, Rinaldi declaró que nunca ha amenazado a La Cocina, pero que se organizaría en contra de cualquier camión de comida en el parque.

“Lo que nos enoja tanto es que no haya respuesta del público”, escribió Rinaldi en el correo. “Que el Departamento de Parques y Recreación esté vendiendo nuestros parques y que no haya nada que podamos hacer. Los comisionados dan autorización sin cuestionarse nada”.

Habiendo notado la persistente oposición, La Cocina, una organización que apoya a las compañías alimenticias locales en ciernes y se considera a sí mismo un buen vecino, decidió proceder con precaución.

Al tener en cuenta al barrio, Zigas y Chaac Mool estuvieron básicamente a la espera del momento “en el que estemos seguros de que el parque es el lugar apropiado en el cual estar”.

No está claro cuándo sucederá.

Michael McConnell, copropietario de Fayes Video, dijo que puede ser que nunca llegue el momento apropiado. Tampoco está completamente a favor de Chicken John. Esto, opinó, tiene menos que ver con perder negocio y más con alebrestar el ya caótico ambiente de tráfico, gente y pocos servicios públicos.

“Me encanta Blue Bottle; me encanta Caleb de La Cocina”, dijo McConnell, “pero no hay baños portátiles en el parque. No tiene sentido. Que arreglen el parque primero”.

(Hace poco el departamento de parques y recreación instaló cinco nuevos baños portátiles.)

Zigas declaró que continúa en charlas con residentes y propietarios de negocios. También reconoció que algunas personas han expresado dudas sobre el proyecto, a los cuales dice entender pero también opina que los camiones de comida también son un negocio.

“Ya están agradecidos de encontrar lugares en dónde vender y en dónde haya consumidores”.

La Cocina se encuentra entre la espada y la pared mientras intenta crear emoción entorno a Chaac Mool en el Parque Dolores.

“Queremos que sea el equivalente a traer una rebanada de pay”, dijo Zigas.

Dicha rebanada ha costado miles de dólares. La Cocina ha invertido $30,000 dólares en la empresa, además de costos de almacenamiento y los $1,000 dólares al mes que ha estado pagando al departamento de parques y recreación desde el mes de marzo. Además de los $14,000 dólares que los propietarios de Chaac Mool han invertido.

“Ha sido difícil para nuestro cliente”, dijo Zigas quien opinó que también quiere proteger a Chaac Mool de cualquier sobre gasto.

A pesar de las dificultades, La Cocina permanece sin inmutarse ya que tiene un permiso y está determinada a hacerse de un lugar en el parque.

“Espero que todo mundo haya entendido que vamos a seguir adelante”, dijo Zigas.