Traducido por Andrea Valencia

Parece ser que Gus Murad, uno de los personajes más polémicos del barrio, ha abandonado los edificios. En realidad, varios edificios –todos ellos en la calle Misión entre las calles 21 y 22.

Value Giant está en proceso de venta por $4.5 millones de dólares, de acuerdo con uno de los agentes de bienes raíces. El Hostal Elements y el bar Medjool se valuaron hace poco en $7.1 millones de dólares (los dos juntos).

¿Qué hay del Teatro New Mission en donde alguna vez Murad contempló tener condominios y entretenimiento? Se encuentran a la venta por $2 millones de dólares. Puede ser que ya alguien lo haya comprado.

“Estamos hablando con un grupo muy interesado de Nueva York para que vengan al Teatro New Mission”, dijo la agente de bienes raíces Colleen Meharry. “No tengo permitido hablar de esto ahorita pero si funciona entonces será lo más grande que haya hecho. Debido a que es histórico tienen que mantener todo original. Desde el balcón a los baños”.

Pero Murad tuvo sus propios planes para el Teatro New Mission. ¿Por qué subir las apuestas ahora? Por razones tanto personales como financieras. “Está muy enojado con la ciudad por haberse interpuesto en la construcción de los condominios que quería poner arriba de Value Giant. Renunció a la Comisión de Pequeñas Empresas. Renunció al Distrito para Mejoras Empresariales. Acaba de tener un bebé”.

“Mire”, dijo Meharry, “Murad es uno de mis amigos más queridos pero uno no puede detenerlo. Es como un blanco en movimiento”.

Murad no es el casero típico que existe en la Misión. El alcalde Gavin Newsom lo nombró para la Comisión de Pequeñas Empresas. No sólo tenía un vocero, sino que dicho vocero, PJ Johnston, era además el presidente de la Comisión de Artes de San Francisco.

Johnston no respondió a los correos electrónicos enviados para obtener una entrevista con Murad.

En los últimos años, los edificios de Murad en la Misión estuvieron bajo una rigurosa investigación; una investigación que algunos clasificaron como inusual para un personaje con lazos políticos. Cuando Murad fue investigado por no haber entregado el trámite que hubiera probado que estaba rentando nueve cuartos en el hostal Elements destinados únicamente para inquilinos a largo plazo, Johnston describió que la investigación era “inusual” y “curiosa”.

“La verdad es que por un momento parece ser que todo apunta a Gus”, dijo. “Por nuestra parte nada ha cambiado, pero de repente todo parece ser un problema en algunos distritos”.

El caso le dio una mala imagen a Murad durante un rato, pero a fin de cuentas todo se resolvió a su favor.

No obstante, había un problema con la azotea y los 20 pies de distancia adicional en Value Giant.

La cuadra de numeración 2500 de la calle Misión es un caso interesante –un Distrito de Mejora Empresarial de exactamente una cuadra, en donde los dueños con múltiples propiedades como Murad se ven ensombrecidas.

El Distrito trata de ser más agradable, mucho más agradable- que el resto de la calle Misión. Este verano, el Distrito le pidió a la Junta de Supervisores que aumentara los impuestos a propiedades para todos en la cuadra para así poder pagar por cámaras adicionales de seguridad y arreglos florales. La Junta de Supervisores aceptó la petición.

De acuerdo con Meharry, el futuro de la cuadra es igual a los días en los que la calle Misión se conocía como la Milla Milagrosa. Incluso Meharry está en el proceso de poner un club nocturno en dicha cuadra o, en sus palabras, mucho más grande que Foreign Cinema.

Sin embargo, todavía existe el problema del Teatro New Mission y qué se va a hacer. “Déjeme decirle”, dijo, “si cree que la Misión está a la moda en este momento, la Misión va a estar a todo lo que da si esto funciona”.