Traducido por Andrea Valencia

Cuatro mujeres que representaban un equipo de apoyo para el Centro de Recursos Familiares de Bernal Dwellings perdieron su trabajo a finales de la semana pasada en el último día de Jobs Now, un programa de estímulo económico federal que empleaba a más de 4,000 padres de familia de bajo ingreso en San Francisco.

Otras compañías y organizaciones en 37 estados perdieron sus empleados de Jobs Now el 29 de septiembre o lucharon por conseguir maneras para que continuaran después de que el Senado no hubiera aprobado un proyecto de ley en el mes de junio que podría haber ampliado el programa.

Ginale Harris, quien dirige el Centro Bernal Dwellings, dijo que perder a parte de su personal era como perder una parte del cuerpo.

“Así es como me siento –como si me hubieran cortado un brazo. Ni siquiera lo vendaron. Está sangrando por todos lados”.

Las cuatro mujeres que trabajaron el jueves su último día le ofrecieron a Harris su apoyo inigualable en áreas como disposición laboral, apoyo en tribunales juveniles y servicios de apoyo a jóvenes.

“El centro hace que la gente no termine asesinada”, dijo Harris. “Pudimos hacer muchas cosas aquí gracias al dedicado equipo que tengo. Ahora no sé cómo se va a ver. La verdad es que no lo puedo hacer yo sola”.

Los miércoles, cientos de personas formadas a lo largo de la banqueta reciben leche, huevo, pan y otros artículos de la despensa alimenticia del centro. Sin personal, Harris tendrá que cerrar el centro temprano los miércoles para poder organizar la despensa.

El jueves pasado fue el último día de Luana McAlpine (a la derecha), asistente de Ginale Harris (a la izquierda) en el Centro de Recursos Familiares de Bernal Dwellings.

“Voy a tener que buscar voluntarios que me ayuden a organizar la despensa alimenticia”, dijo. “Un día a la vez, es todo lo que puedo hacer. Como dije, ahora sólo tengo un brazo”.

“Si el centro no está aquí, muchas cosas en este barrio se van a echar para atrás”, dijo Marica Gómez, quien trabajó en el Centro durante casi un año.

Antes de Jobs Now, Gómez recibía su seguro de desempleo. El pasado mes de noviembre la contrataron como conserje y pronto adquirió más responsabilidad al trabajar en el programa de bocadillos después de la escuela y el programa de almuerzo en el verano para niños en la comunidad.

Gómez también comenzó a aprender computación y espera que esto le ayuden a conseguir otro trabajo.

“Es una pena que después de encontrarnos en una situación en la que queremos trabajar nos digan ‘vivan otra vez del seguro de desempleo, obténganlo’”, dijo Gómez. “No puedo avanzar en el mundo si me siguen enviando al mismo lugar de donde vengo”.

Sam Ruiz, director ejecutivo de los Centros del Barrio de la Misión, los cuales operan al Centro de Recursos Familiares del Centro Bernal Dwellings, contrató a 18 personas por medio de Jobs Now y dijo que era el mejor programa de empleo con el que haya antes trabajado.

Ruiz aseguró financiamiento para mantener a sólo ocho de los 18 empleados que se tendrán que ir una vez que termine el programa. Dijo que el fin de Jobs Now es una gran contradicción.

“Es triste que los políticos estén siempre hablando sobre la necesidad de trabajos y la creación de trabajos, y que aquí tengan una excelente oportunidad para cumplir su palabra y no estén dispuestos a votar para extender el programa”.

El alcalde Gavin Newsom emitió una declaración el día jueves que anunciaba que la ciudad de San Francisco ofrecerá un subsidio de $2,500 dólares por cada nueva contratación si una compañía u organización mantiene a uno de sus actuales empleados de Jobs Now.

“¿Para qué van a servir $2,500?” preguntó Harris. “Eso ni siquiera cubre los gastos mínimos de beneficios”.

Ruiz dijo que el plan de la ciudad no es realista para organización no gubernamentales de pequeño y mediano tamaño. “Tal vez para entidades privadas o negocios pequeños, pero no para organizaciones no gubernamentales. Apenas y sobrevivimos”.

Si está interesado en ser voluntario en el Centro de Recursos Familiares de Bernal Dwellings, por favor póngase en contacto con Ginale Harris al 415-643-5600.