Traducido por Andrea Valencia

Dennis Peron, el mago de las iniciativas de mariguana, se encontraba entre los matorrales de sus esfuerzos –el hotel que administra sobre la calle 17. Tiene 64 años de edad y superó haber sufrido de un ataque al corazón, y debido a su condición médica fuma mariguana habitualmente.

También es el autoproclamado aguafiestas para aquéllos que apoyan la Proposición 19, la cual estará en la boleta electoral de noviembre para legalizar pequeñas cantidades de mariguana para uso recreativo. No hay diversión en consumirla, dijo, “cualquier uso de la mariguana es médico”.

Sigamos su lógica.

La Proposición 19 estipula que –para uso recreativo- los adultos de más de 21 años de edad podrán tener posesión de una onza de mariguana o cultivar su propia planta si poseen una parcela de 5 por 5 pies en donde plantarla.

“Ni siquiera entiendo qué significa la mariguana recreativa”, dijo Peron. “La gente dice que se siente drogada. ¿Qué sentían antes de eso? ¿Nada? ¿Algo? En otras palabras, están deprimidos”.

Entonces, ¿todos somos pacientes? Puede ser, dijo Peron. Él cree que cualquiera que hago uso de la mariguana de manera habitual lo está haciendo por propósitos medicinales y debería obtener una receta. Es “un mundo lleno de contradicciones”, y la mariguana lo puede calmar y ayudarle a encontrarle sentido.

Sin embargo, añadió Peron, no ve nada en la legislación que le haga querer votar por ella.

Peron, bajo mandamiento judicial estatal permanente en contra de vender mariguana médica, administra un hotel que acepta el uso de la mariguana.

Perdido en sus pensamientos, distraído por su perro y varios visitantes que entraban y salían del jardín trasero para platicar, Peron opinó que no le gusta la forma en que la Proposición 19 regula y define el uso personal, y siente que se usaría para aclarar la Proposición 215, la cual no posee pautas estrictas sobre cuánto necesita un individuo.

“Creemos que el consumo personal es muy personal”, dijo Peron.

Muchos concuerdan con que si se acepta la Proposición 19, las consecuencias son inciertas pero no siempre en la forma en que preocupa a Peron. La ley abre la puerta a que gobiernos locales tomen muchas de las decisiones sobre la mariguana –cuántos vendedores pueden venderla, cuánto gravarla o si se debería tomar parte en el proceso.

Aún así, algunos en la comunidad de mariguana médica apoyan la medida. Tomemos como ejemplo a Daniel Bornstein, Director del local de mariguana médica de la Misión, Medithrive. Aunque no sabe qué sucederá con el valor mayoritario de la venta de mariguana si la proposición se aprueba, por ahora no está preocupado.

“No pondríamos las preocupaciones económicas en lo que consideramos ser algo bueno para la comunidad”, dijo Bornstein. “Estamos involucrados en este movimiento porque creemos en él de manera fundamental. A tal punto que tiene consecuencias en nuestro local; estamos completamente cómodos con eso”.

Un reciente estudio de la Corporación Rand sobre los posibles efectos de la legalización en California calcula que el costo comercial antes de impuestos bajará a por lo menos 80 por ciento. Sin embargo, los costos de consumidores no se pueden predecir precisamente porque la estructura de la regulación y los impuestos podría variar.

Como Peron, Bornstein opinó que desea que la medida se profundizara y que permitiera el uso en espacios públicos y para gente menor a los 21 años de edad, pero que en Medithrive son “pragmáticos y optimistas”.

Peron (a la izquierda) y Leland Cole, colega activista por la mariguana médica, explican los problemas relacionados con la Proposición 19 que aparecerá en la boleta electoral de noviembre.

La Proposición 19 es un arma de dos filos, dijo Bornstein. “Posee un mundo de oportunidades, pero la forma en que está hecha posee limitaciones para algunas personas –Dennis Peron en particular- que no están a favor de apoyarla”.

Tampoco está claro cómo respondería el gobierno federal si la medida se aprueba, dado que el consumo de mariguana seguiría siendo ilegal bajo ley federal. Eso es algo que preocupa a Peron y a su amigo y colega activista de mariguana médica Leland Cole, quien compartía el sofá del jardín con Peron. La legislación podría atraer al Gobierno de Obama a que tome medidas duras en la mariguana de California, advirtió Cole.

Keith Humphreys, profesor de psiquiatría y medicina del comportamiento en la facultad de medicina de Stanford, estuvo de acuerdo.

“Lo único que puedo decir es lo que es obvio para todos los demás, y eso es que habría una gran presión sobre el Departamento de Justicia para actuar, y mucho más para los estados vecinos que son invadidos con la mariguana barata de California”, dijo Humphreys, quien hace poco regresó después de haber pasado un año como consejero político en la Oficina de Política de Control de Drogas para la Casa Blanca.

Cole y Peron también creen que la posible producción en masa podría resultar en medicina más endeble. Cole dijo que los pacientes tienen miles de condiciones diferentes y que hoy día los cultivadores pueden moldear la mariguana a la necesidad del paciente.

“Si hay una gran producción, uno pierde la diversidad”, dijo Cole, y añadió que la normalización producirá menos resultados apropiados que podrían quitarle legitimación al valor medicinal de la mariguana.

Pero Humphreys no cree que la medicina esté siendo menos fuerte. Señaló que en los Países Bajos, la mariguana se volvió más fuerte y más adictiva después de la legalización.

“Si uno vende un producto adictivo, uno quiere un producto tan potente y adictivo como sea posible obtener; es por eso que sospecho que cualquier nueva industria tendrá ese objetivo”.

En cuanto al argumento de que la Proposición 19 despenalizará la mariguana y ahorrará en costos de orden público, Peron cree que la forma de despenalizarla es que todos los usuarios de mariguana recreativa reconozcan que están usando la mariguana como medicina.

“Ya tenemos la legalización”, dijo Peron. “Simplemente tenemos pacientes que no admiten que lo son”.

Follow Us

Hadley Robinson trekked westward from a small town in Michigan to answer the call of the Mission. She loves walking out her front door and feeling like every cuisine, cultural event, friend, opportunity and adventure awaits her.

Leave a comment

Please keep your comments short and civil. We will zap comments that fail to adhere to these short and very easy-to-follow rules.

Your email address will not be published.