Cartas de Amor en la Misión

  • left arrow
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • right arrow

 

La fresca brisa de invierno del sábado pasado no detuvo el juego de búsqueda en la Misión. Las parejas, amistades, familiares y algunos aventureros solteros llegaron por las puertas de Viracocha, una tienda de antigüedades en las calles 21 y Valencia. Con mapas y pistas en mano caminaron alegres por los globos rojos atados justo afuera de la entrada.

Lo que seguían era un rastro de pistas que dejó Olga Nunes, de 34 años de edad, artista local y creadora del primer juego de búsqueda de cartas de amor en el Día del Amor y la Amistad. La búsqueda fue la primer obra de tres actos que Nunes diseñó y ejecutó con un poco de la ayuda de sus amigos.

A partir del medio día y hasta las siete de la noche, los participantes tuvieron el suficiente tiempo para buscar y leer 100 cartas de amor que estaban repartidas por la calle Valencia.

“Una vez me dijiste que nunca debería salir sin confeti”, leía la carta #28.

Juntas, las cartas son parte de una novela corta de 15,000 palabras sobre una mujer llamada Lux que está en busca de un hombre llamado Lamp, a quien alguna vez amó. A medida de que los buscadores encontraban cartas pudieron armar la historia de amor al rastrear las cartas que encontraban en línea por medio de sus dispositivos móviles.

La búsqueda de cartas de amor fue el primer acto de una obra que consta de tres que continuarán en la novela corta y concluirá con el lanzamiento del primer disco completo de Nunes, LAMP. La obra completa ha estado en proceso desde hace dos años y medio.

Entre los participantes del juego del sábado se encontraban dos amigos: Charissa Faire, de 36, y Julian Maestas, de 23, quienes empezaron un poco después. Faire y Maestas no estaban ahí por accidente. “Una de mis mejores amigas es Olga”, dijo Faire. “Le ayudé a organizar parte de esto”.

Faire, quien trabaja con el Festival de Cine Mudo de San Francisco, corrigió todas las cartas dos veces, las copió en una plantilla para que todas tuvieran la misma estética y seleccionó palabras clave para corresponder las cartas físicas al contenido en línea.

Al ir de globo en globo, de vez en cuando mencionaba: “Ah, conozco este”, y era evidente que Faire sabía casi todas las cartas de memoria. Para ella, la búsqueda fue una oportunidad para disfrutar del sol y la brisa del verano de San Francisco.

Faire recordó su línea favorita: “Todos somo como los faros. Rayos entre el mar en espera de poder ver algo en la oscuridad”.

Un grupo de amigos de Nunes se habían puesto un poco antes chalecos naranjas y recorrieron Valencia entre las calles 17 a 20 para colocar los 100 globos rojos en lugares para bicis y parquímetros. Cada globo estaba amarrado a una llave, un código digital para escanear y una palabra secreta, así como una botella de plástico con una carta colocada cuidadosamente adentro.

“Llené sobres con páginas de manuscrita. En la parte de afuera escribí: “una descripción de una fotografía que nunca antes hayas tomado”, en la carta #31.

A Nunes se le ocurrió la búsqueda cuando descubrió el juego de realidad alterna usado para promover la película de Steven Spielberg en 2001 “A.I: Artificial Intelligence”.

“Borraba la división entre la ficción y la realidad”, dijo.

Ese juego, llamado The Beast, duró 12 semanas y los admiradores fueron de pista en pista descubriendo un mundo nuevo que existe más allá de la película. Aunque llegó demasiado tarde para poder haber jugado, Nunes se puso en contacto con el creador del juego Sean Stweart para preguntarle cómo lo hizo.

A Stweart le gustó la idea de las cartas, dijo Nunes. Le dio consejos importantes para administrar y planear un juego de realidad alterna: “Sólo compórtate como si pertenecieras a ese lugar”. Esas palabras fueron clave en la creación del juego de búsqueda de cartas de amor.

“O esperas, indefenso, a que se levante la neblina. O tomas el control de lo único que todavía puedes hacer. Y te vas”, decía la carta #3.

Nunes lanzó una campaña en Kickstarter con la esperanza de recaudar suficiente dinero para financiar el disco y la búsqueda. Cuando eso no cumplió con el objetivo, se dirigió a la Awesome Foundation, un grupo con base en Boston que ofrece microbecas para lo que el sitio describe como proyectos “alocadamente brillantes”.

“Obtuve una beca de la Awesome Foundation por $1,000 para hacer cosas más brillantes”, dijo riéndose Nunes. “Honestamente, ni siquiera recuerdo cómo lo encontré”. La clave para una beca es sencillo, dijo: “Sólo hay que decirles qué vas a hacer”.

En el sitio web de la Awesome Foundation hay fotografías de la calle Valencia llenas con globos rojos y pistas románticas, así como una declaración de Nunes: “Espero que la búsqueda motive a los románticos incurables, extravagantes y maravillados del Área de la Bahía”.

Después de haber recibido la beca, Nunes comenzó a trazar logísticamente su visión en la Misión. Nunes se acercó a algunas de sus tiendas favoritas y pensó que algunas estarían interesadas en la idea, además las hizo pistas clave en la búsqueda. Luego, le pidió a otras tiendas permiso para colocar globos rojos afuera de sus puertas.

“Recabo cartas de amor cada semana, con estampillas de todo el mundo. Las cartas que nunca llegaron a su destino: o que llegaron y las tiraron”, decía la carta #8.

Al escoger los lugares para colocar las pistas, dijo Nunes, seleccionó: “un lugar que la gente debería descubrir”. Un ejemplo de eso es Our Shelves, una biblioteca adentro de Viracocha; otra era 826 Valencia, la cual aloja a un centro de tutores para estudiantes así como la única tienda independiente en la ciudad de suministros para piratas.

Cada pista contiene un pedazo de información sobre el proyecto y la historia de amor de Lux y Lamp. La primera pista menciona cartas en botellas atadas a los globos rojos que caen del cielo, y la última daba a conocer la identidad del interés amoroso de Lux.

El convencer a los propietarios de tiendas para su entretenimiento y colocar las pistas en siete lugares designados no fue el mayor de los obstáculos que Nunes tuvo que enfrentar; el verdadero obstáculo fueron los globos.

“Hubo una escasez mundial de helio”, explicó. El inesperado problema amenazó con interrumpir su visión de grandes globos rojos atados en cada parquímetro en la Misión. En la novela, Lux libera los globos con cartas de amor al mundo, en espera de que algún día le lleguen a Lamp.

A fin de cuentas, Nunes encontró una tienda en Haywayrd dispuesta a venderle helio para el proyecto.

Otro problema inesperado fue el hurto de globos: no había contado con la tentación que plantea una calle llena de globos rojos.

La gente se llevaba los globos y se los daban a los niños o los ponían en las azoteas. Algunas de las cartas y pistas se perdieron, lo que obligó a Nunes y a sus amigos a vigilar el área. Vigilaron todo el día y reemplazaban las cartas y pistas que desaparecían.

“Parte de mí estaba triste”, dijo, pero “también me intriga que la gente se robe cartas de amor y piense que se las tiene que llevar a casa”.

No hay problema si alguien “simplemente necesita una carta de amor”, dijo.

Durante la búsqueda, grupos de jóvenes reían mientras leían las cartas en voz alta, y los niños alegres sacaban las cartas de las botellas de plástico a veces sin saber que estaban en busca de una historia más grande.

“Todos estamos esperando nuestra propia historia”, decía la carta #98.

Si un lector se sentaba a leer todas las 100 cartas, dijo Nunes, les tomaba alrededor de dos horas y media.

Sin embargo, Nunes y los propietarios están contentos con los resultados de la búsqueda.

“Fue muy popular”, dijo un empleado de la Curiosity Shoppe.

“Se escribió para que inspirara la exploración de la ciudad”, dijo Nunes. “Para mí, el punto es hacer que la gente se sienta contenta”.

El segundo y tercer acto ya están escritos. Nunes divulga que el segundo acto cuenta la historia a través de los ojos de Lamp, y el tercero ofrece un epílogo de la historia de amor. Siempre hay un espacio pequeñito para el cambio.

No se ha programado la fecha para las próximas etapas de la obra —la novela corta y el disco— porque, según confesó Nunes, tuvo una “mala relación” con los planes. No obstante, predijo segura de sí misma que los románticos de la Misión sabrán de los próximos capítulos de la historia de amor de Lux y Lamp muy “pronto”.

 

Filed under: En Español

Comments are closed.