Familiares y Amistades Celebran la Vida de Caesar Chuc

Caesar Chuc.

Caesar Chuc.

Caesar Chuc, el querido cocinero del barrio que se mudó de México a los Estados Unidos para darle a su familia una vida mejor, falleció a los 39 años de edad en el Hospital General de San Francisco.

Chuc, un cocinero desde hacía tiempo en el popular restaurante Serpentine, fue encontrado inconsciente en las calles 16 y Valencia el pasado martes 16 de octubre después de que la policía intervino una agitada pelea. De acuerdo con la policía, un grupo de cinco hombres, cuya edad no se conoce, agredió a Chuc después de que un argumento verbal pasó a una pelea física.

El personal de Serpentine y amistades de Chuc se han reunido para recaudar dinero para su familia. Con el dinero recaudado, planean enviar el cuerpo de Chuc de regreso a México, en donde se realizará un funeral oficial.

Las amistades de Caesar confirmaron que se le detuvo el corazón después de un altercado, seguramente consecuencia de una condición de diabetes recientemente diagnosticada.

“Nos enteramos que tenía diabetes hace una o dos semanas antes [de la pelea], y había estado sin tratarse desde hacía ya tiempo”, dijo Brandy Rocha, amiga y colega de Caesar en Serpentine. “Él estaba preocupado, pero todavía no recibía tratamiento. Creo que es importante que la gente se revise. Podría haber sido algo tan sencillo como simplemente no haberse revisado”.

La familia y amigos atestaron los pasillos del Hospital General de San Francisco para mostrar su apoyo por Chuc, un hombre generoso con una afición por ayudar a otros en momentos en que lo necesitaban.

“La mayor parte del personal llegó la noche en que nos enteremos que las cosas estaban graves. El personal completo del restaurante fue hasta allá para verlo. El propietario, el chef —todo mundo estaba allá”, dijo Eve Benson, amiga de Chuc, exgerente y mesera en Serpentine.

Aquellos que trabajaron con Chuc declararon que era un padrino compasivo en la cocina. Al haber sido parte de la red del restaurante y la comunidad yucateca de San Francisco, tenía un gran grupo de amigos que a menudo contrataban en la cocina cuando se necesitaba ayuda.

“Era muy dulce, era el que estaba a cargo de todo mundo. Hacía casi toda la contratación, manejaba los servicios de conserjería para Serpentine así como la recluta de personal de cocina. Chuc traía a personas y simplemente estaba a cargo, y los muchachos confiaban en él para todo. Le confiaban con su dinero, con sus hogares”, dijo Rocha.

No obstante, Chuc no nada más compensaba a sus amistades en San Francisco. De acuerdo con la gente con la que trabajaba, a menudo enviaba dinero a su comunidad en Yucatán, México para apoyar a la gente que tenía gastos médicos, así como para actividades y deportes para jóvenes.

El dinero iba a la gente “que ni siquiera conocía”, dijo Benson. “Si había gente en el pueblo que tenía problemas médicos, [Chuc] enviaba dinero para cualquier cosa que necesitara la comunidad”.

A pesar de su firme presencia en la comunidad yucateca de San Francisco, Chuc tenía su corazón en México. Con una esposa y cuatro hijos en Sancha Elena, México, Chuc trabajaba sin descanso para enviarles dinero —para algún día, poder regresar a casa con más de lo que dejó.

“Me dijo que estaba listo para regresar a su casa en México el año siguiente porque extrañaba a su familia”, dijo Rocha. “La verdad es que quería mucho a su familia y realmente quería irse a casa. Es horrible porque sólo quería mantener a su familia”.

Sin embargo, incluso ante la tragedia, el ideal de la familia de Chuc era devolverle a la comunidad. La esposa de Chuc, quien está en México, decidió donar sus órganos al Hospital General de San Francisco, en aras de poder ayudar a alguien que lo necesite.

“Él significaba mucho para mí, y significaba mucho para el restaurante, dijo Rocha entre lágrimas. “Era admirador de los Gigantes. Le encantaba el béisbol. En este momento estaría muy emocionado. Estábamos viendo el juego número 7, y [mi novio] se volteó a verme y me dijo ‘a Caesar le encantaban los Gigantes. Hubiera estado muy feliz en este momento”.

Por el momento, el fallecimiento de Chuc está bajo investigación del Departamento de Policía de San Francisco.

El restaurante Serpentine tendrá una beneficencia planeada tentativamente para la próxima semana. Los fondos recaudados se le enviaran a la familia de Chuc. Daremos a conocer los detalles del evento de recaudación de fondos tan pronto como sepamos.

Filed under: En Español

Tagged: ,

Comments are closed.