El Incierto Futuro del Hospital St. Luke

El futuro del Hospital St. Luke, un complejo reducido que asiste predominantemente a los pobres y personas de la tercera edad en el sureste de la ciudad, se encuentra en una situación incierta debido a que hay mucho en riesgo entre el proveedor de cuidado médico y autoridades municipales.

A principios de este año, el alcalde Ed Lee negoció un acuerdo entre la ciudad y el Centro Médico California Pacific afiliado a Sutter Health (CPMC) para construir dos nuevos hospitales. Uno sería un complejo de 555 camas en Cathedral Hill, el otro sería una reconstrucción sísmica segura de St. Luke, en la esquina de las calles Valencia y César Chávez.

Bajo el trato, los 12 pisos actuales de St. Luke se disminuirían a seis y el número de camas que podría tener disminuiría de 229 a 80. Anteriormente, Sutter había planeado cambiar el edificio a una instalación de pacientes externos y probablemente cerrar el hospital.

Una parte clave del trato se develó la semana pasada después de que miembros de la Junta de Supervisores realizaron una conferencia de prensa en la que presentaron documentos filtrados que mostraban un escenario en el que St. Luke cerraría en cuatro años de su reapertura en el otoño de 2016, aunque el CPMC había prometido mantenerlo abierto durante 20 años.

Los representantes del CPMC opinan que los documentos son “literalmente basura”, y nunca estuvieron hechos para ser parte de la negociación. Los documentos muestran que el ingreso operativo para el hospital caería por debajo del uno por ciento para 2018. Si esto sucediera dos veces consecutivas, el CPMC podría activar una cláusula de escape que le permitiría cerrar St. Luke.

El alcalde respondió al decir que desea que el CPMC acuerde mantener St. Luke abierto sin condiciones en un acuerdo llamado “irrefutable”.

Warren Browner, funcionario ejecutivo en jefe del CPMC, respondió inmediatamente con una carta al alcalde que básicamente decía “no”.

“Como sabe, el CPMC compartió con su equipo nuestro plan de diez años aprobado por la Junta, el cual proyecta que el margen operativo no se incumplirá”, escribió Browner al alcalde. “Las proyecciones por su naturaleza no se pueden garantizar porque el futuro no se sabe. Es por eso que sería irresponsable para el CPMC prometer mantener cualquiera de los hospitales abiertos sin tomar en cuenta nuestra situación financiera”.

En la carta, Browner también le recuerda al alcalde que St. Luke tendrá que cerrar si el proyecto Cathedral Hill se detiene. El hospital de Cathedral Hill del CPMC, el cual ha estado en construcción desde hace una década, se encuentra actualmente en revisión de la oficina del alcalde en conjunto con los planes de St. Luke.

“Por favor, también recuerde que, conforme a derecho, St. Luke tendrá que cerrar durante 20 años”, dijo la supervisora Malia Cohen en la reunión del Comité de Uso de Suelo. “Ni uno que sea dependiente de suposiciones financieras que no podamos revisar”.

La supervisora Jane Kim declaró que la Junta necesita ver más información financiera de la CMPC antes de que apruebe cualquier trato.

“No hay manera de que tomemos una decisión en esta negociación sin tener los juegos completos de información disponible”, dijo Kim. “A medida que avanzamos en cómo se verá el futuro de este proyecto, habrá muchas preguntas que necesitan ser contestadas”.

 

Share!FacebookGoogle+PinterestRedditLinkedInEmail

0 Comments

Comments are closed.