En la Misión se Desea un Código Cordial de Parquímetros

Go social – share this article with your friendsFacebookGoogle+PinterestRedditLinkedInEmail

Los conductores y propietarios de negocios del Distrito de la Misión quisieran ver que San Francisco tome en consideración una política más cordial en relación a la disponibilidad de estacionamiento que se ha propuesto en la Bahía del Este.

Si se pone en rigor, las ordenanzas propuestas en Berkeley y Oakland prohibirían que los agentes encargados de los lugares disponibles emitan una multa cuando un parquímetro expira y el conductor está presente en el auto, según informó el periódico Chronicle de San Francisco. “Sería útil”, dijo Dustin Senovic, empleado en Gravel & Gold, en el 3266 de la calle 21. “Creo que es decepcionante cuando uno corre hacia el coche y te dan una multa sólo porque el agente llegó momentos antes”.

Los corredores comerciales del Distrito de la Misión son conocidos por el limitado estacionamiento disponible, y a menudo los conductores se ven forzados a estacionar a unas cuadras de distancia de la ubicación deseada sólo para tener que regresar casi inmediatamente a ponerle monedas al parquímetro. “Los clientes siempre llegan en pánico pidiendo monedas de 25 centavos”, dijo Franny Giuliani de Paxton Gate, en el 824 de la calle Valencia. “Una moneda de 25 centavos sólo vale cinco minutos —¡es ridículo!”

Lupita Alonso del Salón de Belleza Mary’s, en el 3430 de la calle 20, estuvo de acuerdo. A menudo, sus clientes interrumpen los cortes de pelo para salir corriendo a ponerle monedas al parquímetro.

Heather, quien trabaja en Currents en el 911 de la calle Valencia, y quien se negó a dar su nombre completo precisó que “he escuchado a clientes decir que ‘ya no tienen tiempo’ o ‘no necesitan envoltura de regalo’ o que ‘están en doble fila’, sólo para asegurarse de que podrán regresar a tiempo a su auto”.

Heather cuestionó que una política más cordial pueda marcar una gran diferencia. “Es un poco difícil tanto para el agente que pone en vigor las leyes de estacionamiento disponible como para la persona que necesita estar en el auto al mismo tiempo”, precisó. “En realidad no te salva”.

Jenny Liu, quien administra Tokyo Futon + Tea en el 924 de la calle Valencia, dijo intentar encontrar un lugar para estacionar todo el día cuando va a trabajar, pero que no siempre sucede. Ya ha tenido sus encuentros con la autoridad a cargo del estacionamiento. “Intenté decirles que había llegado sólo unos minutos tarde”. Una política de estacionamiento más cordial le ayudaría a los conductores a evitar una multa de $60 dólares cuando el parquímetro expira y sería estupendo, opinó Liu.

Algunos trabajadores del Distrito de la Misión sí tuvieron algunas historias que contar relacionadas con una autoridad más cordial.

Carol Hamlin, quien trabaja en Dog Eared Books, en el 900 de la calle Valencia, recordó un reciente incidente. “La noche de Año Nuevo salí y la policía estaba detrás de mi auto dándome una multa”, dijo.

El agente se detuvo y preguntó si era su auto. Sí, contestó ella, y no le dio la multa. “Puede haber sido porque era Víspera de Año Nuevo”, concluyó.

Tomisi, empleada de Javalencia Café, en el 920 de la calle Valencia, también ha presenciado la amabilidad de los agentes. “Existe una agente encargada del estacionamiento que, cada vez que ve al conductor llegando, no le da la multa”.

Giuliani de Paxton Gate propuso que los empleados de los locales en áreas muy transitadas deberían poder obtener permisos de estacionamiento como aquéllos disponibles para residentes calificados en algunos barrios. “Necesitamos estacionar tanto como dichos residentes”.

Un agente con una multa recién impresa se apuró a responder antes de alejarse a pie que “esto no es la Bahía del Este” cuando un periodista se le acercó un día domingo. “Hable con el Sr. Rose”, dijo repetidamente en referencia a Paul Rose, el director de relaciones de medios de comunicación de la Oficina de Transporte Municipal de San Francisco.

 

Filed under: En Español

Comments are closed.