Árboles para la Calle 24

Miembros de la comunidad en la reunión.

Miembros de la comunidad en la reunión.

Los árboles planeados para plantar a lo largo de la calle 24 entre las calles Misión y Potrero (mejor conocida como el corredor inferior de la calle 24) se retrasará hasta mediados de julio para poderle dar más tiempo a la comunidad a que decida qué tipo de árbol le gustaría ver plantado.

La decisión en cuanto a seis o 10 nuevos árboles a lo argo del ocupado pasaje esperará hasta la próxima audiencia, en algún momento a principios de julio.

Fue una larga reunión para tan breve conclusión. La noche, presentada por la Asociación de Comerciantes y Vecinos de la calle 24, el supervisor David Campos, la Oficina del Desarrollo Económico y de Fuerza Laboral así como la Sociedad Anónima de Apoyo a las Iniciativas en el Área de la Bahía comenzaron con presentaciones de Eric Arguello, presidente de la asociación de comerciantes, y Jordan Klein, administrador de la Oficina de Desarrollo Económico del Vecindario. Los dos explicaron el proceso de selección de árboles, el cual toma en cuenta la altura, densidad y protección solar del árbol.

Entre los árboles presentados por la Oficina de Desarrollo Económico y Laboral hubo un arce otoñal, ginkgo, laurel de la bahía y castaña china.

Paul Chasan, diseñador urbano para el Departamento de Urbanismo de San Francisco, continuó con una plática de por qué los árboles son importantes para el tejido urbano.

“Los árboles son excelentes para el medio ambiente urbano”, le dijo a una multitud en el interior del Salón de la Parroquia de San Pedro, “ayudan a desmontar la escala de edificios y ayudan a embellecer los barrios”.

Durante años, los funcionarios municipales han intentado encontrar un reemplazo para los árboles ficus que se encuentran en la ocupada calle 24, dijo Klein.

Aunque a los peatones les gusta bastante el ficus por su apariencia verde brillante y saludable, crea demasiado daño a las banquetas, dijo Chris Buck, inspector silvicultor para el Departamento de Obras Públicas, el cual es responsable por la eliminación de árboles y otorgar permisos para plantar árboles nuevos. “La densidad del baldaquín no permite que pase la luz a los residentes y a los locales”.

Además, los árboles ficus están muriendo lentamente de una enfermedad llamada cancrosis. A lo largo de la reunión, se le aseguró a los residentes que el Departamento de Obras Públicas no quitará los árboles enfermos de la calle 24 hasta que se vean muy afectados por la enfermedad.

Esto llenó de alegría a Judy Berkowitz, una delegada de la Asociación de Mejora para el Este de la Misión, quien vino a la reunión con el deseo de saber más sobre el proceso de selección de árboles.

“Estaba preocupada con cómo iba a suceder esto”, le dijo al público.

“La historia de los árboles en la calle 24 es que la gente ha estado tratando de librarse de ellos desde hace años. La mayor parte de los árboles están saludables”.

Después de la hora de presentaciones de las personas y árboles, Berkowitz votó por el laurel de la bahía. “Encaja con todos los demás”, dijo, “es el menos desordenado”.

También fue uno de los más populares. El ginkgo y el laurel de la bahía recibieron los más votos.

Sin embargo, fue en vano ya que sólo unas cuantas personas, comerciantes y funcionarios municipales estuvieron presentes para hablar del tema, en comparación con los 60 más o menos que se presentaron a la reunión anterior.

La baja asistencia hizo que la Asociación de Comerciantes y Vecinos de la Calle 24 pospusiera el voto final hasta que se recabara la retroalimentación de la comunidad. Los votos de la noche se registrarán, pero “vamos a tener otra reunión para ver qué es lo que quiere la gente”, dijo Arguello. “Ojalá que más gente venga”.

Como Berkowitz, algunos miembros de la comunidad expresaron sus inquietudes con temas más allá del retraso y la selección de árboles.

¿Por qué no mejor hacer las banquetas de hule, para que las raíces de los árboles no las tumben? ¿Por qué ninguno de estos árboles es nativo de San Francisco? ¿Y por qué plantar sólo una especie en toda una cuadra? ¿Por qué no más diversidad?

Los corredores comerciales más grandes, dijo Chasan, tienden a tener árboles de una especie porque “crea una identidad y un sentido del lugar”.

Otros ciudadanos sintieron que la ciudad debería concentrarse en sus recursos para arreglar la infraestructura, y añadir alumbrado público y volver a pavimentar las aceras rotas.

“Estas calles son muy oscuras para caminar”, dijo un residente preocupado. “Deberíamos poner más lámparas en la calle”.

No obstante, algunos residentes como Rosa Gonzáles y su familia tuvieron observaciones positivas: “creo que se ven muy hermosos”, dijo. Su selección fue el laurel de la bahía.

Aquellos interesados en participar en este y otros temas para la calle 24 pueden inscribirse para recibir avisos por correo electrónico de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de la Calle 24 o pueden hacerse fans de la asociación en Facebook.

 

Filed under: En Español

Comments are closed.