Leonard Lacayo sentado en su despacho.
Leonard Lacayo sentado en su despacho. Foto de Lola M. Chavez

Después de que se le impidiera prestar servicios legales a los inmigrantes, el “especialista en inmigración” del Distrito de la Misión, Leonard Lacayo, ha sido demandado de nuevo por el Ayuntamiento por seguir prestando presuntamente servicios legales fraudulentos.

“Leo Lacayo ha demostrado que no tiene ningún respeto por la ley ni por las comunidades de inmigrantes a las que pretende servir”, dijo el fiscal municipal David Chiu en un comunicado de prensa. “Durante años, se ha beneficiado de los inmigrantes vulnerables, tomando su dinero mientras los pone en riesgo”.

La Ciudad demandó a Lacayo en 2016 por proporcionar asesoramiento legal sin tener un título de abogado y cobrar a los clientes “miles de dólares” por servicios legales incompletos, informó previamente Mission Local.

Una orden judicial de 2017 prohibió a Lacayo “prestar cualquier servicio relacionado con la inmigración en California”, entre otras prohibiciones, según la demanda de la Ciudad. Al parecer, no escuchó: Los Servicios de Inmigración de los Estados Unidos han recibido desde entonces más de 400 solicitudes y peticiones de inmigrantes únicas de la dirección de la oficina de Lacayo en la calle Mission -incluyendo varios documentos presentados semanas después de que se introdujera la orden judicial.

Dado que Lacayo ha violado supuestamente la orden judicial en múltiples ocasiones, el abogado de la ciudad está pidiendo a la Corte que aplique y extienda la orden judicial por 60 meses. El Fiscal de la Ciudad también está solicitando que las víctimas más recientes de Lacayo tengan acceso a sus documentos de inmigración y sean “notificados de que sus casos no son manejados por abogados con licencia”, según un comunicado de prensa del Fiscal de la Ciudad.

” A pesar de tener prohibido prestar servicios de inmigración, Lacayo ha pretendido convenientemente que nuestra orden judicial contra él no existe”, dijo Chiu. “Estamos buscando poner fin a esta conducta ilegal y proteger a las comunidades de inmigrantes de este estafador”.

Dos investigadores encubiertos del Fiscal de la Ciudad visitaron la oficina de Lacayo en el 3330 de la calle Mission en dos ocasiones diferentes. Uno de los investigadores, bajo el alias de “Vangelis”, le dio a Lacayo una historia inventada de que necesitaba regularizar el estado de inmigración de su prometida. Lacayo supuestamente proporcionó a Vangelis el papeleo de inmigración y le cobró entre 5.340 y 7.340 dólares, añadiendo una oferta de matrimonio para Vangelis y su prometida por 600 dólares.

Cuando Vangelis preguntó a Lacayo si necesitaría un abogado y si Lacayo era abogado, Lacayo supuestamente respondió que no era abogado pero que Vangelis no necesitaría uno. Lacayo le dijo a Vangelis que la escuela de derecho era demasiado larga para terminar, pero que tenía un J.D. y señaló que tenía otros cuatro abogados trabajando en la oficina.

Follow Us

Intern reporter. Carolyn grew up in Los Angeles. She previously served as a desk editor for her college newspaper The Stanford Daily. When she's not reporting, you can find her going on an unnecessarily long walk.

Leave a comment

Please keep your comments short and civil. We will zap comments that fail to adhere to these short and very easy-to-follow rules.

Your email address will not be published.