MSC South. Courtesy of St. Vincent De Paul Society

A continuación, le ofrecemos un resumen con base en los artículos publicados en inglés el día de hoy en Mission Local.

El día de hoy viernes por la tarde hubo una conferencia de prensa en la que la alcaldesa informó de un brote de 70 personas positivo por COVID en MSC South, el albergue más grande de San Francisco. 

Este brote surge después de que el fin de semana pasado habían dado positivo por COVID dos personas.  

El refugio normalmente alberga a 300 personas. Después de que 68 residentes del albergue y dos empleados dieron positivo de la altamente contagiosa enfermedad, ahora el lugar servirá de instalaciones médicas para los 70 que acaban de dar positivo, al menos. 

Dos están gravemente enfermos, y otro huésped se encuentra en el hospital, dijo el director del Departamento de Salud Pública Grant Colfax.

Dada la situación, se está investigando a todos los que tuvieron contacto con los que dieron positivo. El departamento de salud está llevando a cabo una  “estrategia de pruebas masivas de detección” de síntomas en huéspedes y personal del refugio. A partir de esta mañana, dijo, 144 huéspedes y personal fueron evaluados, y de ellos, 68 huéspedes del refugio y dos empleados dieron positivo. 71 de ellos dieron negativo. 

Ante el brote, la alcaldesa dijo en la conferencia de prensa que “actuamos puntualmente” ya que la ciudad dijo a principios de esta semana que trasladaría a personas que viven en la calle y a residentes con condiciones de salud crónicas que viven en  hoteles de (habitación individual donde se comparten baños; y mayores de 60 años, personas enfermas o vulnerables a habitaciones de hotel.  La alcaldesa Breed dijo que pudieron actuar “puntualmente” porque hay 945 habitaciones de hotel disponibles para la población de personas sin hogar en caso de un brote. 

El departamento de salud no pudo contestar cuántos de los 68 casos positivos por COVID en MSC cumplen con estas características.  

El Dr. Colfax contestó a la pregunta de si se implementara la estrategia de pruebas masivas en otros albergues que más bien dejará que la “ciencia decida” cuándo se necesitarán implementar las pruebas. Sin embargo, esto es contrario a lo que la Junta de Supervisores, líderes religiosos, y defensores de gente sin hogar han estado pidiendo: que se mueva a la gente sin hogar que es asintomática y que está en lugares públicos a los vastas cantidades de cuartos de hotel que hay vacantes. 

Sin embargo, la oficina del alcalde no estuvo de acuerdo. Trent Rhorer, director de la oficina de servicios humanos le dijo a Mission Local la semana pasada que no tiene sentido “pagar por 5,000 habitaciones más el personal necesario porque el flujo actual de pacientes no lo requiere”, dijo . 

Por ejemplo, en Seattle cerraron cuatro albergues en un día después de que un residente dio positivo, dijo Christopher Herring, estudiante de doctorado en sociología en UC Berkeley. Agregó que “el modelo de San Francisco es reaccionario, incluso un ligero retraso resultará en más muertes y más camas de hospital usadas”.

Aunque la alcaldía anunció esta semana que obtendría hasta 7,000 habitaciones de hotel vacantes para servicios de emergencia, personas enfermas o vulnerables, le ha instruido tanto oral como por escrito a los proveedores de servicios para gente sin hogar que no muevan a las familias a los cuartos de hotel que se les tienen reservados ya que esos espacios podrán servir como sitios para cuarentena en el futuro cercano. 

No cabe duda que la consecuencia directa de esta orden es que las familias sin hogar y la gente vulnerable ahora están atrapados en sus coches, en albergues donde comienza a haber brotes, y en la calle durante una pandemia. Todo eso mientras las habitaciones están sin ocupar.

“No se puede equiparar”, dijo Joe Wilson, director ejecutivo del albergue para hombres Hospitality House. “Es hipócrita. Es impensable. Es inmoral”.

También es lo que manda la ciudad. 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *