Traducido por Andrea Valencia

Desde la banqueta, la casa del 1266 de la calle Hampshire que los urbanistas de la ciudad han clasificado como la casa posiblemente más antigua en San Francisco parece estar fuera de lugar.

“Definitivamente parece algo que uno vería en la costa este”, dijo Frank Nolan, agente de bienes raíces para Vanguard Properties, una compañía para el desarrollo de vivienda y mercadotecnia con oficinas en la calle Misión, mientras estudiaba una fotografía de la casa.

La estructura es de color beige, de dos pisos, con un adorno color azul, ventanas con marcos de madera y una azotea con una distribución inusual –una señal indicadora de una casa de agricultores del siglo XIX, según los historiadores.

“No es una mansión, pero en su época era una estructura importante”, dijo Jonathan Lammers, historiador arquitecto en la Misión. “Es increíblemente emocionante –que con sólo la sorprendente cantidad de desarrollo y renovación en San Francisco tengamos este sobreviviente”.

La casa se construyó cuando la Misión era en su mayoría un pantano, una época antes de que el barrio fuera un barrio, cuando los primeros habitantes vinieron hacia el oeste en busca del sueño californiano.

Ubicada en un lote entre las calles 24 y 25 y resguardada por una puerta de hierro negro, a la estructura le hace falta el brillo ornamentado de las casas estilo victoriano o eduardiano sobrevivientes de la Misión del siglo XX. No ha sido restaurada –el exterior apenas y ha sido alterado, a excepción de una adquisición nueva en la parte trasera.

Por dentro, la casa está dividida en cuatro unidades, dos en cada piso, y cada una con muros de tablaroca, instalación para cocina y otros elementos modernos. En el siglo XX se construyó una escalera para alojar a residentes en el segundo piso.

De acuerdo con los historiadores, es lógico que las casas más antiguas en San Francisco se hayan construido en el sur de la Misión.

El barrio hacia el sur de la calle 20 sobrevivió el terremoto e incendio de 1906. Hoy día, posee una gran variedad de estilos arquitectónicos de cualquier barrio en la ciudad, dijo Weinstraub. A pesar de algunas adquisiciones y la falta de adorno arquitectónico que muchas viviendas de la Misión muestran orgullosamente, Lammers considera que la casa es un “pequeño tesoro”.

Lammers trabaja para Page & Turnbull, una compañía asesora contratada por el Departamento de Urbanismo de la Ciudad para evaluar cerca de 3,800 edificios ubicados en el sur de la Misión debido a su importancia histórica. La encuesta sobre el sur de la misión histórica, que se terminó en septiembre, identificó cerca de 1,000 edificios como “recursos históricos” así como 13 distritos posiblemente históricos –grupos de casas que comparten un origen en común.

Para tener un mayor entendimiento de las casas y el barrio, los urbanistas decidieron ir a la calle y caminar cada cuadra del área encuestada para observar patrones arquitectónicos y tomar fotos de cada edificio. Matt Weintraub, urbanista de la ciudad quien dirigió al equipo encuestador, recordó haber visto la casa en la calle Hampshire.

La casa con un techo estilo parteaguas es un rasgo característico de la casa de los Treat y que la distingue de otras casas del barrio.

“Antes de que supiera algo de la casa, la clasificamos [como histórica]… confirmó todo [lo que habíamos visto] en el principio”, dijo Weintraub.

Las pendientes del parteaguas del edificio en la parte de enfrente y trasera de la casa es un estilo que los historiadores asocian con las casas rurales de los primeros habitantes y que después desaparecen en la época de 1860 y 1870, cuando San francisco comenzó una etapa más urbana.

Si las teorías están en lo cierto, la casa supera a las casas cabaña de Tanforan en el 214 y 220 de la calle Dolores, cerca de la calle 15 como la casa más antigua en la ciudad. Las cabañas datan de 1853.

La casa sobre Hampshire, dijeron los historiadores, se construyó probablemente en 1849 –el año en que un par de hermanos fundadores con influencia llegaron a San Francisco- o 1850.

Los mapas del archivo y los directorios de la ciudad indican que al principio la casa pertenecía a John Treat, el hermano de George Treat, por quien se nombró la avenida Treat.

Los Treat nacieron en Maine a principios del siglo XIX y se mudaron a San Francisco en 1849, después de un breve periodo de obligación militar en la última parte de la guerra mexico-estadounidense.

Aunque los historiadores han podido rastrear los hitos en la vida de George Treat, las notas de John Treat ofrecen una imagen no muy clara sobre un agricultor y propietario de la tierra que pudo haber muerto en 1907.

George Treat era un importante hombre de negocios, inversionista en plata y “ferviente precursor de la abolición”, según una breve biografía publicada por el Museo Virtual de la Ciudad de San Francisco. En 1851 ayudó a fundar el primer Comité de Vigilancia de la ciudad que consistió en un grupo de ciudadanos que actuaban como juez, jurado y verdugo. Tenía un caballo como premio llamado Thad Stevens y lo ponía en carreras en la primer pista de carreras de la ciudad, Primera Pista de Carreras, la cual los hermanos Treat ayudaron a establecer.

Un mapa de la ciudad de 1861 muestra que la pista ocupaba un área de lo que hoy día es la calle Capp hacia el este de la calle Alabama entre las calles 24 y 26. Justo al este de la pista de carreras se encuentra una pequeña isla rectangular llamada “Treat”. Otro mapa, de 1870, muestra que el nombre de la familia Treat adornaba algunas secciones de tierra en el sur de la Misión y el Sunset.

La primera imagen clara de la casa Treat como se encuentra hoy día en la calle Hampshire aparece en un mapa de seguros contra incendios de 1889. Esto reduce la posibilidad de un error.

“Uno pone todas estas pruebas juntas y a menos de que haya más de un John Treat, lo cual no vi en ninguno de los otros directores de la ciudad, no es así”, dijo Weintraub.

Los historiadores creen que la casa fue levantada y movida 100 pies hacia el este de su ubicación original cuando ampliaron las vías del tranvía en la Misión –una nueva ubicación para cumplir con el diseño reticular a medida de que el barrio comenzó a tomar forma.

La propiedad de Treat se subdividió varias veces después del incendio de 1906 y hoy día es de 3,070 pies cuadrados.

Joey Neal, de 25 años de edad, se mudó a una de las unidades superiores del edificio hace cinco meses sin haber tenido ningún conocimiento de la historia que posee el edificio.

“Ah, por eso se está deshaciendo”, dijo Neal después de haber escuchado la noticia. Poco antes de que se mudara, se instaló una cocina y un baño en su unidad pero la idiosincrasia de la casa traiciona su edad.

“Todo el lugar está un poco inclinado”, dijo Neal. “Definitivamente es una casa antigua”.