Traducido por Andrea valencia

El periódico Bay Guardian de San Francisco publicó su edición de lo Mejor de la Bahía y el supervisor de la Misión, David Campos, apareció en la portada como uno de los ocho héroes de la comunidad.

Campos es un gran defensor de la comunidad de inmigrantes pero hay que aclarar que va más allá de eso.

Lo han descrito como alguien que siempre está al tanto con los temas, incluso si no tienen consecuencias directas en los residentes del distrito –y eso no es algo que uno puede decir sobre todos los supervisores. Es una persona práctica que hace las preguntas difíciles a los funcionarios de la ciudad y tanto él como su equipo son conocidos por examinar los contratos municipales para asegurarse que la ciudad adquiera lo que debe obtener por su dinero.

Hace unos meses, Campos le dijo a Mission Loc@l que ha escuchado que los contratistas y las oficinas municipales están comenzando a tener más cuidado con sus contratos desde que tomó posesión de su puesto en el año 2008.

La plática que Campos tuvo con David Chiu en el mes de junio sobre un bono para terremotos es la mejor forma de resumir este punto. Estas no son citas reales, sino la interpretación de la columnista Melissa Griffin en el periódico el Examiner de San Francisco.

David Chiu: El gran terremoto va a suceder en cualquier momento así que hay que solucionar esto. Todos están de acuerdo en que esto es una buena idea, hasta el alcalde así lo cree.

David Campos: Veo que hay más de $60 millones de dólares asignados a “instalaciones críticas para bomberos e infraestructura”. ¿Podrían ser más específicos?

Charles Higueras, Director del Proyecto: Necesitamos $400 millones de dólares para arreglar todas las centrales de bomberos, pero vamos a hacer lo mejor posible con $60 millones de dólares y así volver a ponerlo a votación en cinco o seis años para lograr ganar el resto. Nuestra aprobación del medio ambiente no nos permite decirle exactamente cuántas centrales de bomberos se podrán arreglar.

Campos: ¿La aprobación del medio ambiente es lo que no le permite decirle a los votantes qué está haciendo con más de $60 millones de dólares?

Higueras: Así es.

Campos: Disparates. Nunca he escuchado ninguna tontería como esa.

Campos: ¿Habrá algo que le podamos decir a los votantes sobre los $60 millones de dólares que se están gastando en las centrales para bomberos?

Higueras: Sí, dígales que se usará para arreglar de 10 a 12 centrales. Simplemente no sabemos cuáles.

Campos: Bueno.

“La medida se aprobó 9-1, con Chis Daly el Supervisor del Distrito 6 votó ‘no’. Ese fue el último tramo antes de haber puesto en la boleta un bono por $412 millones de dólares”.

Cuando Campos preguntó por los $60 millones, se sorprendieron tanto el director del programa como el jefe de bomberos y quedaron perplejos de que alguien les hubiera preguntado cómo la ciudad iba a gastar el dinero.

Matt Smith de SFWeekly lo dijo muy claro cuando describió el papel de Campos en la investigación de las compañías que intentaban engañar a la ciudad.

“Creí que esto era raro: los aburridos ejercicios de un buen gobierno no le ganan puntos a los políticos de San Francisco. Aquí, se ganan sus huesos al denunciar a desarrolladores en protestas del barrio”.

Mientras entrevistábamos a candidatos para un artículo sobre el reemplazo de Sophie Maxwell para supervisor del Distrito 10, DeWitt Lacy, a quien una organización influyente en el distrito lo ve como una alternativa al candidato que no es ni “del centro” ni “e izquierda”, le dijo a un periodista: “yo soy como David Campos”.