Traducción por: Neus Valencia

Los Golden State Warriors y San Francisco no tendrán que enfrentarse en una serie del mejor de siete para resolver una controversia fiscal, pues se ha llegado a un acuerdo propuesto entre la franquicia y la ciudad que parece estar a punto de ser aprobado.

En la agenda de la Junta de Supervisores del martes pasado estaba la resolución de un “acuerdo conciliatorio de la reclamación sin ir a juicio” con “GSW Arena, LLC”.

Si todo va según lo previsto, el gobierno de la ciudad resolverá la reclamación interpuesta por el equipo por $440,318, sin duda, una cantidad significativa de dinero, pero que no se compara con la nómina de $132 millones de los Warriors ni con el presupuesto de $12,000 millones de San Francisco (la ciudad, a partir de enero de 2017, gastó $1.19 millones anuales en papel higiénico).

Sin embargo, se trataba de un desacuerdo que podría haber salido muy caro.

El equipo, a través de su sociedad de responsabilidad limitada (LLC), interpuso en junio una demanda contra el gobierno de la ciudad con el objetivo de recuperar el “impuesto sobre la admisión de operador del estadio” (Stadium Operator Admission Tax) que pagó a la ciudad tras los eventos que tuvieron lugar en Chase Center en septiembre y octubre de 2019.

Fuentes del gobierno de la ciudad afirman que los Warriors no estaban convencidos de que este impuesto – que los 49ers pagaron durante sus años en Candlestick, y actualmente pagan los Gigantes – debería aplicárseles.

De hecho, dicho argumento no es del todo convincente: la definición jurídica de “estadio” en la sección 801 del Código Municipal indica que es “una estructura con gradas de asientos que rodean un área de campo donde se pueden presentar competencias atléticas, exhibiciones y otros eventos especiales por los que se puede cobrar admisión”.

Analizar la diferencia entre una “cancha” y un “campo” podría haber sido la clase de discusión que les encanta tener a los abogados bien pagados en los tribunales.

No obstante, con este acuerdo ello no sucederá.

Draymond Green was the last Warrior to ride through the 2018 championship parade. Photo by Abraham Rodriguez.

[pie de foto: Draymond Green fue el último Guerrero en desfilar en el campeonato de 2018. Foto de Abraham Rodríguez.]

En el acuerdo propuesto, la ciudad concede al equipo un crédito fiscal por los dos meses en disputa y “una exención de las sanciones, así como una parte de los intereses por las declaraciones tardías correspondientes a los eventos de noviembre de 2019 a marzo de 2020”. A cambio, el equipo acuerda pagar los impuestos a partir de noviembre de 2019, un convenio a largo plazo que, con el tiempo, podría inyectar muchos millones a las arcas de la ciudad.

Los registros de la ciudad revelan que San Francisco recaudó $1.53 millones en impuestos de estadios en el ejercicio fiscal 2019-2020. La ciudad no está autorizada para divulgar la información sobre el pago de los impuestos de personas físicas o morales y no revelaría los nombres de los estadios en cuestión – ni siquiera diría cuántos estadios hay en esta ciudad incluidos en este impuesto.

Pero San Francisco no es una ciudad que esté llena de estadios.

En cuanto a los $440,318 del acuerdo de conciliación, no está claro qué porcentaje de esta cifra en dólares representa las multas e intereses que la ciudad ha condonado

“La resolución soluciona de manera amistosa un asunto relacionado con la cantidad que los Warriors deben pagar por los eventos en Chase Center para septiembre y octubre del año pasado”, dice una declaración que los Warriors enviaron a Mission Local, a nuestra petición. “Hemos dejado claro nuestro compromiso de pagar este impuesto en los eventos futuros”.

Por su parte, los representantes de San Francisco describieron este acuerdo en los términos que hacen referencia al día del draft en que se robaron a Eric Paschall – una transacción aparentemente subestimada que podría, a largo plazo, pagar grandes dividendos.

“Los asuntos fiscales tienen ciertos requisitos de confidencialidad que limitan lo que podemos decir”, escribió John Coté, el vocero del fiscal municipal. “Pero estamos contentos de que esto se haya podido resolver y que los Warriors hayan acordado pagar el impuesto de hoy en adelante”.

Apoye a Mission Local