Mientras tanto, los inquilinos se preguntan si deberían dejar de pagar rentas completas y a tiempo a HubHaus

Traducción por: Sandra Gutiérrez

No faltaba ni una semana para el día en que se tendría que pagar la renta, cuando un dueño del Área de la Bahía recibió una notificación escrita de su inquilino para que no tuviera falsas esperanzas.

No las tuvo. Y fue la decisión correcta.

La renta del mes de abril le llegó tarde y por menor cantidad de lo debido. Lo mismo sucedió en los meses de mayo y junio, en los que recibió menos dinero consecutivamente. Ahora, con la renta de julio ya hay un retraso y no sabe de cuántos dígitos le llegará ese cheque.

“Me dicen que siguen debiendo la renta completa y que la van a pagar”, dijo el dueño. “Pero temo que se irán a la bancarrota y que nunca me pagarán el dinero que me deben”.

Aunque esta no solo es una preocupación de matrimonios con alguna propiedad en renta, la situación es un tanto única. Las corporaciones pueden ser personas a los ojos de la ley, pero las cosas se complican cuando tu inquilino residente es una de ellas. En este caso, la empresa innovadora HubHaus. 

La plataforma de viviendas compartidas de San Francisco ahora renta una gran cantidad de casas en el Área de la Bahía, en Los Ángeles, así como en la Capital del país. HubHaus es, en esencia, una empresa de gestión de propiedades. Renta casas, subdivide habitaciones con materiales que más de una docena de inquilinos, actuales y previos, compararon a bloques de LEGO, y muda a números grandes de personas a hogares que en realidad se considerarían para familias sin hijos, cobrando rentas a nivel de mercado.

Bueno, para citar a Sam Brannan, hay oro en esas colinas. HubHaus recibió cerca de $10 millones de fondos de Serie A hace dos años y ha crecido a gran escala: ahora hay muchas ‘hauses’ en el Área de la Bahía y disponibilidad en al menos 17 tan solo en San Francisco.

La empresa afirma que está satisfaciendo una necesidad y que proporciona lugares asequibles durante una crisis de vivienda. Mientras tanto, los críticos han mostrado su inconformidad al indicar que el modelo de negocios de HubHaus busca, en esencia, incrementar el costo de la vivienda en el Área de la Bahía, el cual ya es disparatado.

Pero, nadie dijo que no es una buena forma de hacer dinero. Al menos no hasta ahora.

Los propietarios que compraron la idea de recibir un cheque mensual por parte de una empresa altamente capitalizada fueron notificados de que, como Hubhaus no está recibiendo rentas completas, no puede pagarles rentas completas.

Esto, de acuerdo con lo que varios propietarios afirman, es incumplimiento de los términos del contrato de arrendamiento. Dicen que HubHaus debe pagarles sin importar las cantidades que los subarrendatarios paguen.

Los propietarios se han lamentado por escrito indicando que apenas reciben la mitad de la renta que se les debe y en algunos casos considerablemente menos.

“Están utilizando el COVID-19 como excusa para su modelo de negocios defectuoso”, se queja un propietario. “Son una empresa financiada”, se queja otro, “y deberían tener seguros por interrupción de negocios, acceso a ayudas para negocios pequeños, líneas de crédito, etc”.

Además de esto, los propietarios no son los únicos inconformes que alzan la voz. También muchos de los inquilinos de HubHaus lo hacen. Y una gran cantidad de ellos están pensando en comunicar su inconformidad no pagando renta.

Su humilde narrador ha logrado acceder a múltiples plataformas de redes sociales en las que los inquilinos de HubHaus se quejan del status quo. Por supuesto, hay muchas quejas sobre las eternamente descompuestas lavadoras. Si vamos a creer a los inquilinos, HubHaus son tan buenos reparando lavadoras y secadoras como BART dando mantenimiento a sus escaleras eléctricas.

Pero, lo que es más interesante en todas estas publicaciones, de forma contradictoria, son las hojas de cálculo. No es difícil encontrar a jóvenes profesionales matemáticamente capaces entre los inquilinos de HubHaus. Conocen las hojas de cálculo y, sus cuentas no salen como HubHaus dice que deberían ser.

En una serie de intercambios escritos entre Mission Local y el CEO de HubHaus, Jamie Wilson, quien sucediera a la fundadora Shruti Merchant este año, respondió algunas de nuestras preguntas, aunque no todas.

A pesar de las múltiples preguntas, no respondió a las preguntas directas sobre los pagos parciales y tardíos de rentas que se están haciendo a los propietarios (después de eso, obtuvimos correos electrónicos que envió la compañía a los propietarios indicando que dicha circunstancia está sucediendo).

“HubHaus tiene bases financieras sólidas”, escribió en respuesta a nuestras preguntas directas sobre la estabilidad de la compañía.

“Creemos que mientras nos enfrentamos al COVID-19, HubHaus ofrece opciones de vivienda deseables, asequibles por naturaleza y enfocadas en la comunidad, las cuales la mayoría de nuestros residentes disfrutan, en especial en California, ya que el estado enfrentaba una crisis de vivienda desde antes de la pandemia”.

Los comunicados de Wilson tienen siempre un toque positivo como este, y que es similar al toque positivo de las cartas que manda la compañía tanto a inquilinos como a propietarios.

No obstante, los propietarios – tanto con los que hablamos como los que se comunicaban publicando mensajes electrónicos – están lejos de este positivismo.

Al inicio de la pandemia, se les informó que ya no recibirían servicios como limpieza y jardinería. Dichos servicios los pagan como tarifas por “amenidades”.

Es lo que se espera durante la orden de quedarse en casa, y el personal de limpieza no ha visitado algunos sitios de HubHaus desde marzo. Sin embargo, los residentes siguen pagando por estos servicios. Este arreglo lo resumió uno de los inquilinos como un “robo.

La razón que se dio a los inquilinos en los tableros de mensajes y en correos electrónicos fue que HubHaus “subsidia” los costos de amenidades de la mayoría de sus casas por lo que los residentes no son elegibles para recibir un reembolso. Los inquilinos que escribieron a HubHaus solicitando que su dinero se destine al personal de limpieza y los jardineros que no están trabajando recibieron la respuesta de que esto era una opción solo si sus casas no están “subsidiadas”. Es decir, bajo los cálculos de la compañía, la mayoría de las casas no son elegibles para esto.

Para colmo, los inquilinos recibieron un correo hace poco que indicaba que a partir de agosto se hará un “ajuste” a las tarifas de amenidades para cubrir el “costo real de los servicios básicos”, los cuales, según la compañía, son mayores a lo actual.

A primera vista, esto pareció imposible para los inquilinos. Los residentes de una casa se percataron de que su hogar está repleto de paneles solares ¿Cómo puede HubHaus estar subsidiando los costos por ese servicio? Otros observaron que sus cuentas de gastos por servicios básicos permanecieron sin cambios aunque el número de residentes disminuyó de forma precipitada.

Wilson afirma que, con fines de transparencia, se enviaron cuentas desglosadas a los residentes. Y es verdad, los inquilinos hicieron sus tabuladores, ya que algunos son contadores, y esto llevó a las hojas de cálculo antes mencionadas. De lo que se percataron fue que, casa tras casa, más allá de tener un “subsidio”, se les estaba cobrando demás, hasta $400 por mes.

Esto es interesante porque si los cálculos de los residentes son correctos, en casa tras casa, las razones de la compañía para cobrar servicios que no está dando a los residentes están dañando su credibilidad. Y las razones para incrementar las tarifas de amenidades la daña aún más.

(Se ha asegurado a los inquilinos que en caso de “errores” se volverán a ajustar los costos por amenidades. Tal vez es coincidencia que la semana pasada, después de meses de recibir quejas por parte de los inquilinos y cuestionamientos por parte de los medios, al menos algunos residentes recibieron correos electrónicos indicando que recibirán reembolso por los servicios de limpieza que no se llevaron a cabo).

En foros de Internet, los inquilinos han comentado la idea de hacer un paro de rentas.

La recepción de esto ha sido fría en los foros que modera HubHaus. Así que los inquilinos crearon sus propios foros.

“Creemos que ahora, más que nunca, las viviendas compartidas a precios asequibles son una gran opción para las personas en California que enfrentan la crisis de vivienda junto con la pandemia del COVID-19”, escribió Wilson.

Sus inquilinos actuales tal vez concuerden. Pero hay que ver si quieren obtener dichas viviendas compartidas mediante HubHaus.