Traducción por: Anabelle Garay

Los salones de belleza, las barberías, los salones de manicura, los estudios de tatuajes, los museos, los zoológicos, los bares al aire libre y las piscinas exteriores están programados para reabrir el próximo lunes 29 de junio, siempre y cuando los casos de coronavirus y las hospitalizaciones en San Francisco se mantengan a la baja, y si el estado permite que San Francisco dé estos pasos antes, como lo ha autorizado para muchos otros condados.

El estado aún no ha otorgado a la ciudad una llamada “variación”, pero la alcaldesa London Breed confía en que lo hará.

“Seguimos optimistas de que el estado aprobará nuestra solicitud dado que la mayoría de los demás condados que lo han solicitado han recibido aprobación”, dijo el vocero de Breed, Andy Lynch, y agregó que “las métricas de salud de San Francisco son mejores que en algunos otros condados que ya recibieron dicha autorización”.

San Francisco sigue sin poder reabrir por completo, ya que los funcionarios no esperan que los hoteles, gimnasios, cines y áreas interiores en bares puedan reabrir hasta “agosto o posteriormente”. Si todo va bien, comer en el interior de los restaurantes podría reanudarse a mediados de julio.

Las escuelas aún no han recibido el visto bueno para reabrir, aunque los funcionarios de la ciudad han dicho que esperan poder reabrir de alguna forma en el otoño. Y las reuniones masivas como eventos deportivos, convenciones y servicios religiosos podrían estar muy lejos de reabrir.

De hecho, San Francisco está cumpliendo muchos de los criterios para la reapertura, como mantener bajos los casos y las hospitalizaciones, contar con suficientes camas de hospital disponibles, evaluar a más de 1,800 personas por día, rastrear muchos de los contactos de las personas infectadas.

“Continuaremos monitoreando de cerca esos indicadores en San Francisco mientras trabajamos con líderes del gobierno de la ciudad y con la comunidad para iniciar una reapertura cuidadosa”, dijo el Dr. Grant Colfax, director del Departamento de Salud Pública, en un comunicado.

Dijo que espera que los casos de COVID-19 aumenten a medida que avanza la reapertura. “Para poder controlar ese aumento y mantener nuestro compromiso de proteger a las personas más vulnerables al virus, todos en San Francisco debemos continuar tomando las precauciones que salvan vidas”, dijo.

Ello significa usar cubrebocas cuando salga de casa y distanciarse físicamente de las personas con las que no vive.

San Francisco está en una fase en la que las tiendas minoristas, los restaurantes y las instalaciones deportivas al aire libre pueden reabrir con precaución. En su anuncio esta semana, la alcaldía enfatizó que la ciudad “probablemente experimentará aumentos en casos y hospitalizaciones”.

Sin embargo, se está sopesando eso con el costo económico en curso. Joaquín Torres, Director de la Oficina de Desarrollo Económico y Fuerza Laboral, comentó que: “A medida que comience el verano, sabemos que las empresas y las instituciones públicas incluidas en esta ronda de reapertura vendrán como un soplo de aire fresco para los ciudadanos de San Francisco y para las personas que podrán volver a trabajar mientras nos mantienen a salvo”.

Si quiere que sigamos trabajando, por favor apóyenos ahora.