Traducción por: Neus Valencia

Una mujer del Sur de la Bahía afirma que un grupo de alguaciles de San Francisco fueron muy agresivos cuando personas de la multitud los cuestionaron acerca de por qué estaban deteniendo a un joven.

Samantha Rhodes, de 25 años, dice que el 3 de junio los policías la golpearon a ella y a otros con macanas sin motivo alguno; también dice que un policía sacó su pistola eléctrica y la apuntó hacia un grupo de personas.

Rhodes, quien recientemente dejó su puesto de vocera de la Fundación St. Anthony ubicada en Tenderloin para estudiar un posgrado, se dirigía a su coche cerca del Ayuntamiento al final del día de las manifestaciones en San Francisco, alrededor de las 9:25 de la noche.

Fue en ese momento en que vio a tres alguaciles de San Francisco, a quienes pudo identificar por su uniforme café, agarrar a un joven que caminaba por las calles Polk y Grove y llevarlo por la fuerza hacia la calle Grove. El joven les preguntaba repetidamente que qué había hecho; Rhodes dice que los alguaciles le respondían que “sólo querían hablar”.

Entonces Rhodes se acercó a los alguaciles, que llevaban cascos antimotines por lo que no logró ver sus caras, y también se acercaron otros tres hombres, quienes ella supuso eran amigos del joven que estaba siendo detenido.

“Me acerqué a ellos, ni siquiera los toqué. Yo estaba cruzada de brazos pidiéndoles una explicación”, dice Rhodes. “Las otras tres personas me apoyaron preguntando que qué estaba pasando”.

Rhodes comenta que nunca le dieron ninguna explicación.

Los alguaciles no le respondieron ni a ella ni a los demás ni tampoco les advirtieron sobre lo que después harían. “En una fracción de segundos” el encuentro se volvió violento. Rhodes —que vestía una playera sin mangas y pantalones ajustados y obviamente no traía ningún arma ni llevaba ningún tipo de protección— dice que un alguacil la golpeó una vez en los antebrazos.

Según Rhodes, al menos dos de los hombres que estaban junto a ella también fueron golpeados, tal vez varias veces. Rhodes también mencionó que uno de los alguaciles sacó su pistola eléctrica Taser, que pudo reconocer por el punto de luz y su color distintivo negro, y amarillo, y lo apuntó hacia la multitud.

Si bien, los policías de San Francisco no portan pistolas eléctricas —un discutido y bastante controvertido tema— los alguaciles sí están equipados con pistolas eléctricas paralizantes menos letales.

Sin embargo, no todos los alguaciles llevan un equipo que ahora se exige que traigan todos los policías de San Francisco: una cámara corporal portátil.

La vocera del Departamento del Alguacil, Nancy Crowley, señaló que los alguaciles que estaban en activo durante las manifestaciones “no llevaban cámaras corporales portátiles. Le damos prioridad a esos recursos a los alguaciles que vigilan nuestras cárceles”.

Crowley dijo que, alrededor del momento en que Rhodes alega que se dio el encuentro violento entre los alguaciles y los manifestantes, una persona fue arrestada por supuestamente vandalizar una patrulla del Sheriff cerca de Van Ness y Grove.

[tweet: SF Sheriff’s Office @SheriffSF

Vehículo del Sheriff de la ciudad y condado de San Francisco fue vandalizado en las calles de Grove y Van Ness. Afortunadamente, nadie de las personas ni los oficiales del Sheriff resultaron heridos. Tengan cuidado.]

Cabe mencionar que el vehículo descrito en el informe de la detención, que aparece en la publicación de este artículo, el Automóvil núm. 273, no es el vehículo que aparece en el Tweet publicado por oficina del Sheriff.

En un informe acerca de dicho incidente se afirma que la detención tuvo lugar aproximadamente a las 9:30 p.m., después de que un alguacil que estaba en la azotea vio a un joven de 22 años que supuestamente había pintado con aerosol una patrulla y contactó a sus compañeros que estaban abajo patrullando el área.

No está claro si el supuesto vándalo es el joven que Rhodes vio estaba siendo detenido a la fuerza por los alguaciles. La edad y constitución del detenido coinciden con la descripción del hombre que Rhodes vio, pero ella no pudo confirmarlo cuando le mostraron una fotografía.

En el informe se indica que los alguaciles que estaban en el área interceptaron al hombre y “lo escoltaron a pie hasta el muelle de carga ubicado en el Ayuntamiento”. Cuando se le registró no se encontró ningún artículo de “contrabando”, por lo que no está claro si el joven de 22 años tenía alguna lata de pintura en aerosol cuando supuestamente lo vio el alguacil desde la azotea. Aun así, fue arrestado y procesado en la cárcel del condado número 1 por cargos de vandalismo.

En el informe de la detención no se menciona ningún contacto físico entre el detenido y los alguaciles… y no se menciona en ninguna parte el uso de macanas ni de pistolas eléctricas.

Mission Local no pudo localizar a los demás hombres que supuestamente fueron golpeados con macanas. Se dejaron mensajes para el joven que fue arrestado por presunto vandalismo, pero aún no hemos recibido respuesta.

Tampoco hemos recibido ninguna grabación de vídeo del supuesto enfrentamiento del Ayuntamiento ni de la sede del Departamento de Salud Pública, los cuales están encargados de supervisar dicha área en Polk y Grove.

Rhodes comentó que para ella era importante que no se tuviera la idea de que los policías se comportaron de manera admirable y moderada frente a las grandes manifestaciones.

“No me pareció que la noticia debería de decir que los alguaciles y la policía sólo se quedaron inmóviles con sus macanas y equipo antidisturbios”, dijo. “Más bien, como sucede todos los días, brutalizaron a la gente en las calles laterales”.

Lo mantendremos informado. Apoye a Mission Local para que podamos seguir reportando lo que sucede.