Traducción por: Anabelle Garay

El Distrito Escolar Unificado de San Francisco ya no se asociará ni financiará al Departamento de Policía de San Francisco, luego de una votación unánime sobre una resolución por la Junta de Educación de la ciudad.

“Ha tomado mucho tiempo lograrlo”, dijo el presidente Mark Sánchez en la reunión del martes.

Con la excepción del Comisionado Stevon Cook, que estuvo ausente, cada miembro de la junta votó a favor de una resolución redactada por la Comisionada Alison Collins que anula el memorándum de entendimiento entre el distrito escolar y la policía, y pide un mayor uso de métodos de prevención de violencia provenientes de la comunidad.

La resolución fue parcialmente impulsada por las muertes de George Floyd y Breonna Taylor, cuyos asesinatos a manos de la policía hicieron que las ciudades de todo el país reconsideraran el papel de los policías en las escuelas, así como su trato hacia los estudiantes negros y latinos.

En las últimas semanas, miles de residentes de San Francisco exigieron al distrito que retirara el presupuesto y cortara lazos con el programa de oficiales de recursos escolares del Departamento de Policía de San Francisco, que actualmente asigna a 12 policías armados que están específicamente capacitados para intervenir en cuestiones juveniles y de crisis y responder a problemas de seguridad escolar.

En la resolución también se establece que comenzará el proceso de reasignar los $45,000 dólares que usa el distrito escolar para pagar al oficial a cargo del programa policial para destinarlos a los programas escolares de salud y bienestar.

No está en el poder del distrito escolar eliminar el programa, ya que éste es supervisado y financiado por el departamento de policía. Sin embargo, en la resolución se reconoce que el distrito no renovará su contrato con la policía, conocido como un memorándum de entendimiento, y pide a los educadores que se abstengan de llamar a los policía para que atiendan incidentes menores.

Mientras que muchos acudieron a la reunión después de las 10 pm de la noche para comentar su apoyo de la resolución, hubo el mismo ímpetu por parte de los padres negros de aplazar una votación.

Los miembros del Consejo Asesor de Padres Afroamericanos, que hablaron en reuniones anteriores, dijeron que hubo sentimientos encontrados acerca de la decisión de la resolución de terminar el programa de oficiales de recursos escolares.

Rionda Batiste, integrante del consejo, expresó la gratitud del consejo por haber sido incluida en las discusiones sobre la resolución, pero también dijo que tenía algunas dudas al respecto.

“Hemos notado divisiones dentro de nuestro propio grupo en torno al tema de eliminar a los oficiales de recursos escolares de nuestras escuelas, debido al temor que sienten algunos miembros de eliminar la única relación positiva que vemos entre el SFPD y muchas de nuestras escuelas”, comentó Batiste.

Algunos otros resaltaron el hecho de que programas escolares como Operation Genesis, un programa de verano que ayuda a los jóvenes a prepararse para una carrera en el sistema de justicia penal, han sido positivos y fueron iniciados por oficiales del programa de recursos escolares. Un padre le pidió a la junta que se reformara el memorándum en lugar de terminarlo por completo.

“Nuestros oficiales de recursos escolares han respondido de manera restaurativa. Sé que estamos en un contexto en el que se está a favor o en contra de la policía [de recursos escolares], pero, honestamente, tengo que decir que aprecio la relación que tenemos con ellos [oficiales de recursos escolares] porque nos hemos apoyado y ha sido positiva”, dijo Kimberly Brown.

Sánchez, la vicepresidenta Gabriela López y Collins dijeron que habían sabido de casos en los que algún miembro del personal o administrador había llamado innecesariamente a un policía contra padres o estudiantes negros o latinos.

Otra miembro del Consejo Asesor de Padres Afroamericanos, Lila Nelson, repitió esta preocupación.

“Para nosotros, lo más importante es que queremos llamar la atención sobre un tema que puede ser más urgente”, dijo Nelson. “La criminalización por la vigilancia policial y la exclusión de los estudiantes negros por parte de los educadores del SFUSD”.

Los comisionados discutieron estos temores después de que concluyeron los comentarios públicos y dijeron que también examinarían las prácticas discriminatorias interna, cuestión que también se aborda en la resolución.

“Eso es exactamente lo que estoy tratando de decir”, dijo López en la reunión.

“Todo el personal tiene la instrucción de hacer todo lo que sea legalmente posible para proteger a los niños de que puedan presenciar o tengan algún conflicto al interactuar con la policía federal, estatal o local en los planteles escolares”, explica la resolución.

Kevine Boggess, quien ayudó a redactar la resolución y es director político de la organización comunitaria Coleman Advocates, dijo que la prevención de la violencia proveniente de la comunidad, inspirada en grupos como el Programa de intervención de violencia callejera, podría ser más beneficiosa para la seguridad de los estudiantes que la policía.

“La policía pudo optar por retirarse [después del memorándum] en cualquier momento”, dijo Boggess. “¿Cómo desarrollamos las habilidades, el talento y la resistencia para estar seguros sin la policía?”

El enlace del SFPD con el distrito escolar, la capitana Yulanda Williams, dijo que no está claro si el programa continuará o no. Pero incluso si desaparece, los policías aún pueden ser llamados para atender conflictos en planteles escolares.

Williams dijo que es probable que los policías que respondan a estas situaciones sean aquéllos que patrullan regularmente y que tal vez no tengan la capacitación de 40 horas para poder trabajar con jóvenes y saber reducir las tensiones a las que están sometidos los policías, además estos policías también están armados.

“Creo que será mucho más perjudicial suspender [el programa]”, dijo Williams a Mission Local. Un oficial de recursos escolares “es un policía más altamente capacitado en términos de trato con los jóvenes”.

Decenas de personas que hicieron comentarios públicos durante reuniones previas de la junta escolar este mes sintieron que el programa y el memorándum no fueron capaces de garantizar la seguridad de los estudiantes .

Adanari Alatorre, estudiante de la escuela intermedia Herbert Hoover, expresó su inquietud cada vez que ve a un oficial de policía.

“La policía de San Francisco no debería estar alrededor de niños de mi edad”, dijo Alatorre durante una reunión de la junta el 3 de junio. “Especialmente como una persona de Latina, cada vez que veo a un oficial de policía, inmediatamente me siento insegura y me dan escalofríos”.

Los padres y ex alumnos señalaron los incidentes en la Escuela Secundaria Balboa en 2018 y la Escuela Secundaria Thurgood Marshall en 2002 fueron profundamente traumáticos y son un indicio de que, incluso con lineamientos explícitos sobre las interacciones entre la policía y los estudiantes, el memorándum no estaba funcionando.

“La gente hablará sobre el incidente de Balboa, aprendimos de ese incidente y no ha vuelto a pasar”, dijo Williams, refiriéndose a un evento de 2018 en el que un estudiante disparó accidentalmente un arma de fuego en el campus, lo que provocó el cierre del plantel. La situación también indignó a los padres porque la policía entrevistó a un estudiante sin la presencia de sus padres.

La resolución cita un informe que muestra que, de los 28 estudiantes que fueron arrestados en el año escolar 2018-19, los estudiantes negros representaron casi el 43 por ciento y los estudiantes latinos representaron casi el 36 por ciento. El número total es una disminución de 79 incidentes en el año escolar 2016-17.

El oficial Michael Hill, un oficial de recursos escolares del cuartel de Richmond, le dijo a Mission Local que, en su opinión, el programa ha mejorado enormemente desde que comenzó a laborar en el año escolar 2018-19.

“No hemos realizado tantos arrestos como antes y, definitivamente, nos hemos apoyado en la justicia restaurativa, en lugar de hacer arrestos”, dijo Hill, refiriéndose a la relación del programa con el Programa de intervención de violencia callejera.

Hill, un policía afroamericano nacido y criado en el Fillmore, dijo que ha tenido relaciones positivas con administradores y estudiantes; él dirige un período especial de aula los viernes con los estudiantes de la escuela intermedia Presidio y mantiene una buena relación con el director y los padres de la escuela.

Está profundamente molesto porque tal vez desaparezca el programa después de la resolución.

“Honestamente, entiendo lo que está sucediendo ahora con la relación entre policías y la comunidad, pero también me entristeció porque sentí que habíamos hecho un gran avance en los últimos tres años”, dijo Hill.

Collins dijo que esta resolución tiene la finalidad de que el distrito rinda cuentas. Al final de la discusión, todos los comisionados presentes pidieron ser copatrocinadores de la resolución.

“Hay excelentes oficiales de recursos escolares, pero no representa todo el sistema”, dijo Collins. “Necesitamos arreglar el sistema”.

Si nos lee con frecuencia, apoye nuestros reportajes. Dependemos de usted.