Traducción por: Neus Valencia

San Francisco podría respirar de alivio ante la posibilidad de recibir $180 millones

Después de agonizantes semanas, un funcionario de San Francisco nos contó “literalmente me está matando”, pues se ha llegado a un acuerdo prospectivo que evitará que el estado recupere retroactivamente cientos de millones de dólares en fondos provenientes de éste y de otros condados.

Se trata de los “Fondos para aumentar los ingresos de la educación” (ERAF, por sus siglas en inglés). Conforme a una propuesta redactada en un extenso proyecto de ley estatal, se le habrían quitado alrededor de $180 millones a San Francisco desde 2018, y cada año unos $60 millones adicionales anuales serían desviados de este condado para el estado.

Asimismo, esta propuesta habría afectado gravemente a los condados de Santa Clara, San Mateo, Marin y Napa junto con San Francisco, absorbiendo los presupuestos locales en el momento más álgido de la pandemia que está azotando, dejando carencias de por sí ya preocupantes. 

Mission Local averiguó que el senador Toni Atkins (demócrata de San Diego) fue el que impulsó dicho acuerdo para prevenir que esto sucediera, con la ayuda de varios legisladores del Área de la Bahía, entre ellos el senador Scott Wiener y el asambleísta David Chiu. Los legisladores votarán sobre el asunto (y otros más) el viernes. Se espera que este asunto, incluido en un proyecto de ley del presupuesto, sea aprobado rápidamente. 

“La propuesta original era increíblemente punitiva para San Francisco y hubiera perjudicado nuestro ya precario presupuesto local”, dijo Wiener. “Los cambios, aunque no son perfectos, son mucho menos problemáticos. Confío en que resolveremos completamente el asunto para poder avanzar”.

Se trata de los mismos fondos que en 2019 fueron erróneamente denominados como “ganancias inesperadas”; después de algunas peleas políticas de alto nivel, la alcaldesa y la Junta de Supervisores optaron por gastar $185 millones de estos fondos en salarios de maestros, servicios para personas en situación de calle, viviendas accesibles y otras causas benéficas.

El dinero de los ERAF se genera en condados como San Francisco a través de las inamovibles cuotas de inscripciones escolares y de los impuestos sobre inmuebles que aumentan increíblemente rápido. En este contexto en el que nos vemos obligados a vivir en el futuro próximo, incluso los analistas fiscales más sensatos y prudentes predijeron el año pasado que cada año San Francisco generaría cientos de millones de dólares en “ganancias inesperadas” provenientes de los ERAF, a menos que esto pudiera ser alterado mediante “acciones estatales”.

Se logró actuar, pero no de la manera que se predijo, y con consecuencias más severas de lo que cualquiera hubiera podido prever.

La manera en que estaba redactado el texto de la propuesta de ley general para implementar el presupuesto de la educación le habría quitado la responsabilidad al contralor estatal de determinar las asignaciones de los ERAF de cada uno de los 58 condados y se la habría dado al Departamento de Finanzas.

Fue bajo el sistema del contralor estatal que el año pasado se determinó que San Francisco había acumulado un “excedente” de dinero de los ERAF, y tenía derecho a reasignarlo a otras causas. Esto ha sucedido en varios condados del estado en los últimos años; en 2011, San Mateo llegó incluso a establecer en sus códigos las políticas acerca de cómo gastar el excedente de dinero de los ERAF, para así evitar peleas políticas como las que ocurrieron en San Francisco el año pasado.

El Departamento de Finanzas, mediante una metodología diferente a la del contralor estatal, afirmó que San Francisco y otros condados debían más dinero, y habría intentado recuperar estos fondos de manera retroactiva hasta el 2018. Adicionalmente, se hubiera sancionado a los condados que no pagaran con sanciones civiles del 10 por ciento por año, además del 1.5 por ciento mensual – un interés agregado anual del 28 por ciento.

Los condados afectados consideraron que esto era una usuaria apropiación del dinero y una tremenda sanción potencial en caso de un fallido litigio contra el Estado.

Conforme a la nueva legislación propuesta, se eliminó parcialmente la cuestión retroactiva, lo cual representa un posible alivio de 180 millones de dólares para San Francisco.

“Ciertos funcionarios del estado querían quitarnos esto, incluso después de que ya lo usábamos para atender necesidades críticas de nuestra ciudad”, dijo Chiu. “Fue una conversación muy intensa, y me siento aliviado”.

Mission Local recibió información de que no se recuperarán fondos del ejercicio fiscal 2018-19. Pero el ejercicio fiscal 2019-20 aún está en riesgo, aunque ya hay parámetros.

No obstante, tal vez lo más importante es que las decisiones de cómo proceder serán tomadas por el contralor del estado y no por el Departamento de Finanzas, comenta el contralor de San Francisco, Ben Rosenfield. El contralor del estado es más un organismo no partidista – y no es responsable de equilibrar el presupuesto del estado, como sí lo es el Departamento de Finanzas.

“Este acuerdo elimina la perspectiva punitiva de las sanciones civiles y los pagos retroactivos”, dijo David Campos, ex supervisor del Distrito de la Misión que ahora es el ejecutivo adjunto del condado de Santa Clara.

“Permite desarrollar un proceso justo, liderado por el debidamente electo Contralor del Estado, para que los condados afectados y el Departamento de Finanzas puedan defender su opinión acerca de la asignación del excedente proveniente de los ERAF”.

La sucesora de Campos, la supervisora Hillary Ronen, presentó este mes una resolución de la Junta de Supervisores con el supervisor Matt Haney por medio de la cual exige al estado no tomar este dinero.

“Va a ser bastante difícil compensar la falta de 1.7 mil millones de dólares en nuestro presupuesto. Resulta de gran enojo que nos enfrentemos a la posibilidad de tener un déficit más grande, debido a que el estado planea resolver sus problemas a nuestra costa”, comentó Ronen.

“Agradezco a los líderes que decidieron defender a San Francisco”.

Por favor apoye a los medios de comunicación locales.