Escuche este artículo en español

Después de más de dos años de haber estado cerrada, la biblioteca ha estado prestando libros desde un estacionamiento o, más recientemente, desde una camioneta colorida; además, la biblioteca de la Misión ya está en camino a reabrir en junio en un nuevo espacio en la calle Valencia.

La semana pasada, la biblioteca anunció que había firmado un contrato de arrendamiento en un tramo tranquilo entre las calles 23 y 24, en lo que solía ser un estudio de Yoga Tree en la planta baja del 1234 de la calle Valencia. El espacio está a solo unos pasos de la biblioteca de la calle Bartlett.

La sucursal de la calle Bartlett cerró por primera vez con la pandemia en marzo de 2020, luego permaneció cerrada por renovaciones subsecuentes. A medida que otras sucursales reabrieron sus puertas, la biblioteca ha batallado con encontrar una ubicación temporal en la Misión desde hace casi un año, si no es que más.

“Sabemos que esto ha tardado mucho, y estamos aliviados y emocionados de poder finalmente proporcionar un espacio temporal a la comunidad”, decía el anuncio.

Los residentes de la Misión por fin tendrán acceso a una computadora y a un espacio en interiores para usar y revisar materiales de la biblioteca. La biblioteca espera terminar en junio los preparativos del sitio de 2,600 pies cuadrados y así poder abrir sus puertas siete días de la semana.

Además, el lugar de la calle Valencia se podría convertir en el hogar de la biblioteca de la Misión por un tiempo. Esta ubicación temporal no es lo único que está retrasado: en febrero, la biblioteca anunció otro retraso en el inicio de las renovaciones de la sucursal de la Misión que originalmente estaba programada para comenzar en 2020.

Esta vez, los retrasos se derivan de una disputa entre PG&E y la Comisión de Servicios Públicos sobre “cómo impulsar el proyecto”, dijo la biblioteca. La biblioteca obtiene electricidad de la Comisión de Servicios Públicos, pero PG&E, que es propietaria de las líneas eléctricas que proporcionan el servicio al edificio, también tiene voz.

“PG&E exige que la ciudad instale equipos adicionales capaces de proporcionar un nivel de electricidad más alto que el que requiere el proyecto de la biblioteca”, dijo el comunicado de la biblioteca.

La portavoz de la biblioteca, Kate Patterson, confirmó que este problema ya está resuelto y que la renovación procederá a la licitación este otoño, incluidos los requisitos adicionales de PG&E.

Estas instalaciones adicionales agregan $500,000 al presupuesto de casi $25 millones para el proyecto, el cual se espera que tarde unos dos años en completarse.

Mientras tanto, la biblioteca se asociará con organizaciones vecinales para albergar sus programas y realizar alcance comunitaria; además, tiene ya planes en marcha con la Librería y Galería Medicina para Pesadillas, los Departamentos de Parques y Recreación y el Grupo de Trabajo Latino, dijo Patterson.

Follow Us

REPORTER. Eleni is our reporter focused on policing in San Francisco. She first moved to the city on a whim nearly 10 years ago, and the Mission has become her home. Follow her on Twitter @miss_elenius.

Leave a comment

Please keep your comments short and civil. We will zap comments that fail to adhere to these short and very easy-to-follow rules.

Your email address will not be published.