¿Qué pasos tomaría para proteger los derechos de los trabajadores de bajos ingresos e inmigrantes en el contexto de la “economía gig”? ¿Deberían Uber, Lyft y otras compañías que contratan trabajadores temporales clasificarlos como empleados? De ser el caso ¿por qué? 

Joshua Arce

He sido parte del movimiento obrero por mucho tiempo y trabajé para que se aprobara nuestra política local de contratación para construcción. Por tanto, creo que dar a nuestros trabajadores trabajos lo mejor pagados posible es esencial para combatir la creciente inequidad que abunda en la ciudad.  La economía gig da opciones de trabajo adicionales. Sin embargo, me gustaría ver que los trabajadores reciben sueldos, prestaciones y seguridad en sus condiciones laborales en mediante negociaciones colectivas.

Al menos, deberíamos estar teniendo discusiones con empleadores de la economía gig y líderes del movimiento laboral para discutir cómo dar beneficios tangibles a los trabajadores de la economía gig.  Estos beneficios darían a los trabajadores más seguridad de la que tienen ahora.

Iswari España

Los trabajadores de bajos ingresos e inmigrantes siempre han sido el sector menos protegidos de entre la fuerza laboral de San Francisco. Como supervisor, me comprometo a proteger y crear fondos adecuados que permitan ampliar las leyes de protección a empleados. Trabajaré para que el Departamento de Trabajo y Estándares tenga mayor poder. He sido defensor de los derechos de los empleadores y los empleados por mucho tiempo y creo firmemente que todos los trabajadores requieren protección. Es la labor del gobierno regular las prácticas legales de negocios. Entonces Lyft, Uber y otros negocios que siguen estas prácticas no deberían ser la excepción a la regla. Necesitan compartir los costos de responsabilidad como cualquier otro negocio de la ciudad y asumir las responsabilidades que les corresponden para así proteger a sus trabajadores. Puede que los trabajadores temporales reclasificados no reciban los beneficios de seguros de desempleo ni paga por horas extras. Es decir no tienen apoyo si pierden su empleo y por tanto no podrán contribuir con la comunidad y apoyar a sus familias. Si queremos ayudar para que nuestra ciudad crezca, debemos invertir en la autosuficiencia y el crecimiento económico.

Hillary Ronen

Las empresas que operan bajo la “economía gig” deben seguir las mismas reglas que los negocios convencionales siguen en San Francisco. No se les debería dar un trato especial, el cual, honestamente, no necesitan ya que estas compañías, como Lyft y Uber, obtienen ganancias de miles de millones. Como antigua abogada de derechos de los trabajadores, me queda claro que los conductores que trabajan para Lyft y Uber son empleados y merecen tener derechos básicos como un sueldo mínimo, pago por horas extras y seguro en caso de accidentes de trabajo.

Afortunadamente, el mes pasado un Juez Federal rechazó una demanda de la Cámara de Comercio contra la ciudad de Seattle que intentaba crear las vías para ejercer una ley local que diera a los choferes de Lyft y Uber el derecho de tener un sindicato. 

Yo presentaré una ley similar en San Francisco. La única forma en que los trabajadores de la “economía gig” ganarán un sueldo que les permita vivir en la ciudad más cara de los Estados Unidos, es mediante un sindicato.

Melissa San Miguel

Como hija de inmigrantes, entiendo la necesidad de proteger los derechos de los trabajadores de bajos ingresos e inmigrantes. Muchos de mis amigos son choferes en compañías como Lyft, entonces me interesa mucho asegurar los derechos de estos trabajadores. Muchos de estos trabajan de medio tiempo a tiempo completo para estas compañías, por lo que deberían considerarse empleados dado el tiempo que dedican al trabajo y la compañía. Muchos trabajadores de la “economía gig” tienen estos empleos como su principal fuente de ingresos, o uno de sus principales trabajos para proveer para sus familias. Nuestra ciudad debe ser proactiva en la protección de los derechos de estos trabajadores en cualquier contexto. Todos los trabajadores merecen tener derecho a servicios médicos, pensiones, y otras prestaciones que vienen con el ser considerado un empleado.