Para muchos migrantes de América del Sur, el recorrido a Estados Unidos es realizado al ir trepados en el tren mejor conocido como La Bestia. A menudo, el recorrido es realizado sin comida ni agua durante días, a menos que se encuentren con Las Patronas, un grupo de mujeres que pasa la mayor parte de los días cocinando y empacando lonches para darlos a los migrantes que pasan agarrados del tren que atraviesa el pueblo. La historia de Las Patronas es contada en el documental “Llévate Mis Amores”. Además, el artista local Claudio Talavera Ballon ha realizado una serie de pinturas inspiradas en Las Patronas que estará en exhibición. El documental estará en función en el Teatro Roxie del 5 al 11 de agosto, con muestras especiales que incluirán un panel de preguntas y respuestas con el director de la película y el director de fotografía así como una de las patronas. También habrá una exposición de pintura abierta al público.
Chelis López, locutora de radio KPOO, platicó con una de las mujeres del grupo Las Patronas en su programa Pájaro Latinoamericano. A continuación, un extracto de la entrevista en su programa:

México está hecho de hombres y mujeres que tienen conciencia, que tienen sed de justicia y que hacen por su cuenta, por su lado, sin recibir muchas veces financiamiento de ninguna parte, buenas labores, labores que tienen que ver, en este caso, a lo que vamos a presentar con esos muchos miles de migrantes centroamericanos que deciden emprender un largo camino para llegar a los Estados Unidos. Y que lo hacen, como dijimos hace un momento, trepados, no en un asiento de primera ni de segunda ni de tercera clase en el tren llamado la bestia sino trepados como pueden agarrándose del tren para llegar a los Estados Unidos.

Un grupo de mujeres, hace muchos años decidió ofrecer de buena fe, de buena voluntad y conforme su bolsillo se los permite y se los permitía comida, víveres, a esos migrantes para llegar, para lograr ese largo camino que muchas veces es incierto. Me refiero al grupo, al colectivo de mujeres llamadas y conocidas como Las Patronas.

Tenemos por vía telefónica desde Veracruz precisamente a una de ellas, a Guadalupe González Herrera que es una de Las Patronas. Bienvenida Guadalupe al Pájaro Latinoamericano, ¿cómo estás, Guadalupe? Cuéntanos de tu caso, ¿desde cuándo te unes a este colectivo, a este grupo de mujeres que conocemos como Las Patronas? ¿Por qué decides hacerlo?

GGH: Si, yo lo seguí desde que lo iniciaron ellas pero, no haciendo nada por mí misma sino que anduve ahí como de metiche, viendo los lonches que hacían ellas y ellas decían que nada más estaba yo de floja y pues me enojaba yo también y me regresaba yo a su pobre casa y seguía yo viendo la televisión y eso, pero tengo un hijo que tiene 21 años y pues hasta hoy que estoy haciendo la labor me di cuenta cuando inicié, cuando íbamos a dar las pláticas en las escuelas que íbamos que nos invitaban, y entonces fue así como me di cuenta que él sale en un cortito que le hicieron a mi suegra de la labor. Y fue así como yo escuché que decían que no les aventaban y le gritaban a mi suegra agua agua y a mí, agua agua y entonces decían que ya no tenían. Entonces, fue así como yo decidí empezar a llenar botellas de agua y salir a darlas, y eso fue como me inicié, como me ingresé, hasta que me nació a mí.

Chelis: Hace un momento nosotros mencionábamos, Guadalupe, que ustedes son un grupo de mujeres que conforme su bolsillo se los permite ustedes siguen haciendo esta labor. Cuéntanos un poco de eso también para las personas que nos escuchan, ¿Cómo le hacen ustedes para hacer estos paquetes de comida? ¿Qué es lo que cocinan? Cuéntanos un poco de ese trabajo diario.

GGH: La labor se inicia desde las diez y media de la mañana, día con día les toca a una ser la encargada de hacer la comida y de preparar todo lo que se da al tren. Y ya las demás, pues vamos en apoyo para ayudarle a empacar o salir al tren. Pero día con día, es una la encargada que hace la comida y preparamos los lonches para salirlos a dar.

Chelis: Más o menos ¿cuántos preparan diariamente?

GGH: Pues, ahorita, están pasando como 100 al día, pero anteriormente cuando se inició, pues sí pasaban hasta 1000 gentes o 1500. Era mucho. Ahorita pues bajó con eso de las de la Frontera Azul que ya hay mucha redada de migración.

Chelis: Cuéntanos para aquellos que no han visto ni siquiera los avances de la película de Llévate Mis Amores que próximamente se va a presentar en el Roxy, ¿cómo le hacen ustedes para pasarles estos almuerzos, esta comida a los que van ahí, a los migrantes? Cuéntanos un poquito de eso, esa acción que ustedes hacen.

GGH: Pues, lo que corresponde a mí, pues me gusta hacer, como lo inicié, a mí me nació, y yo con mucho amor voy y hago lo que sé cocinar: el arroz, los frijoles… Y, pues es así como se empaca diariamente y se sale a dar cuando viene el tren porque se escucha a lo lejos. Entonces, todo se prepara con amor y también ahí llegan al comedor, que llegan migrantes caminando y pues se les atiende como si fueran de la familia y ellos mismos también lo platican.

Chelis: ¿Cuántas de ustedes son, Guadalupe? ¿Cuántas personas, mujeres son las que normalmente trabajan a diario?

GGH: Pues, ahorita estamos como 12 nada más, pero anteriormente eran más, pero se fueron saliendo. Unas se fueron saliendo porque sus esposos les empezaron a decir que se iban a meter en problemas. Pero, las que quedamos somos las que estamos de plantan en esto. Somos como 12, porque también otras se fueron a estudiar, y otras se fueron a trabajar a México.

Chelis: ¿De qué edades son más o menos ustedes, Guadalupe?

GGH: La más grande, que es mi suegra, tiene 77 años. Yo tengo 58 y la más joven tiene 27. Y hay otras más chicas que tienen 21, pero unas estudian y otras están ahí con nosotros.

Chelis: Y cómo le hacen para conseguir la comida que ustedes cocinan para estos migrantes. ¿De dónde la sacan?

GGH: Pues gracias a Dios, todo se ha ido dando. De manera que siento que es cosa de Dios porque él es el que pone en nuestro camino a las personas de buena voluntad y a nosotros nos donan el pan o vamos a dar una plática y nos juntan los víveres y nos los vienen a dejar. Hemos recibido ayuda de mucha gente gracias a Dios, de todos los lugares. Y todos ponen su granito de arena y pues con las dependencias de gobierno se trabaja o se elabora con ellos porque ellos cuando hay mutilados son los que nos apoyan en las áreas de migrantes y los de derechos humanos, para que los atiendan bien y no les vayan a hacer que no los atiendan en el hospital. Entonces, así nosotros hacemos nuestra labor.

Chelis: Y vale mencionar que ustedes el grupo de mujeres conocidas como Las Patronas recibieron hace 3 años, en el 2013, el premio Nacional de Derechos Humanos. Guadalupe, como está la situación en México, ustedes ¿nunca han recibido ninguna advertencia o amenaza por parte del gobierno mexicano o quizás de otros gobiernos? Por decir que están alimentando a los migrantes que no quieren que crucen por México.

GGH: Pues, gracias a Dios, no. Hasta ahorita, no hemos recibido nada. Como a todos se les trata por igual, y nosotros no somos nadie para juzgar. A todos se les trata por igual y se les da la misma atención. Para nosotros todos son como si fueran de la familia.

Chelis: También queremos mencionar que ustedes han trabajado y hacen una labor parecida a la que hace el padre Alejandro Solalinde. Estamos platicando con Guadalupe González Herrera quien es una de Las Patronas. Sabemos que pronto vas a venir al área de la Bahía, vas a estar por esta ciudad para presentar Llévate Mis Amores. ¿Qué te pareció después de que viste esta película?

GGH: Pues, que una cosa es hacer las cosas y que otra cosa es verse. Pero me emociona mucho ver cómo se ha ido todo transformando día con día, y desde que se inició hasta ahorita todo ha ido cambiando gracias a Dios.

Chelis: Muchas gracias, Guadalupe, se nos está terminando el tiempo. Queremos invitar a las personas a que vayan al Roxy a ver la película porque vas a estar presente junto con el director de Llévate Mis Amores con el artista peruano Claudio Talavera Bayón quién ha hecho una serie de pinturas inspiradas en el trabajo de Las Patronas. Algo que quieras mencionar para despedirte, Guadalupe?

GGH: Pues que no dejen de ir a ver la película. El comedor está abierto para que vivan la experiencia porque es muy bonito hacer las cosas con amor y que no los juzguen, que los traten como somos, todos somos seres humanos, todos somos hijos de Dios.

Chelis: Muchas gracias, Guadalupe. Te mandamos un abrazo y esperamos pronto conocerte en persona aquí en San Francisco este sábado a las 7:30 de la noche en el Roxy.