A medida de que los caseros del Distrito de la Misión que le rentan a boticarias de mariguana medicinal recibieron una carta de suspensión y desistimiento, el  propietario del Restaurante y Lounge Medjool se unió a un grupo que solicitará abrir una boticaria a una cuadra de distancia.

El mes pasado, los propietarios del edificio en donde está alojado el Centro de Curación Shambhala recibieron cartas de suspensión y desistimiento que la Fiscal Federal Melinda Haag envió, según nos enteramos el viernes pasado. Si la boticaria no cierra, el riesgo es la confiscación de bienes, advierten las cartas.

El propietario de Shambhala precisó no estar seguro de si cerrarían o no.

La boticaria del 208 Valencia (Valencia Street Caregivers) informó también haber recibido una carta, pero la información no se pudo confirmar de manera independiente. Un empleado de la boticaria se negó a dar comentarios.

Sin importar lo que suceda, Gus Murad, propietario de Medjool, está involucrado en un esfuerzo por abrir una boticaria a una cuadra de distancia de Shambhala, en el 2520 de la calle Misión, según muestra una solicitud presentada el 23 de febrero. Hace poco que cerró el restaurante en Medjool, pero el bar de la terraza sigue abierto.

La boticaria se llamará Morado Collective.

Eduardo Morales y Mahomed Allali han sido nombrados como los operadores de Morado, pero el cheque de $8,656 para pagar por la solicitud es de Murad, según documentos obtenidos por Mission Loc@l.

Las llamadas telefónicas realizadas en busca de comentarios no recibieron respuesta. Cuando Mission Loc@l llamó al número enlistado para el propietario/operadores, la grabación del buzón de voz  decía: “Gus Murad. Por favor, deje su nombre y número”.

La carta dirigida a los caseros de Shambhala establece que la boticaria opera en violación de la ley federal, y podría estar sujeta a “consecuencias mayores” debido a que opera dentro de “la distancia prohibida” del Parque José Coronado, el cual se encuentra en las calles 21 y Shotwell.

Asimismo, la carta establece que si la boticaria no cierra en 45 días, el casero podría estar sujeto a la confiscación de bienes.

El Departamento de Urbanismo de San Francisco examinó la proximidad del área de juegos cuando aprobó la boticaria y, con base en la información recibida del Departamento de Parques y Recreación, determinó que el área de juegos del parque estaba vacante.

El operador de la boticaria, Al Shawa, precisó estar “en shock” de que su boticaria haya sido el blanco porque obtuvo todos los permisos apropiados de la ciudad hace tan sólo un año.

“No sé quien se equivocó, si la ciudad o el gobierno federal”, dijo y agregó que él opera bajo la carta de la ley.

El centro de curación tiene a diez empleados de tiempo completo con beneficios completos, y pagan “20,000 dólares en impuestos cada mes, dijo Shawa.

Actualizaremos este artículo cuando tengamos más información.

Andrea Valencia

Andrea was born and raised in Mexico City, where she graduated as a translator/interpreter. She has been working with Mission Local since 2009 translating content for the Spanish page. Also lives in the...

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *