La SFMTA se Disculpa y Pone un Alto al Plan de Parquímetros

La Oficina de Transporte Municipal de San Francisco (SFMTA, por sus siglas en inglés) acordó la noche de lunes evaluar las necesidades de estacionamiento de la gente cuadra por cuadra en la Misión y otros barrios del sureste antes de instalar nuevos parquímetros.

Eso marcó un cambio en la actitud de la oficina desde la reunión del 13 de enero en la que un funcionario en la audiencia aprobó la instalación de cerca de 5,000 parquímetros en varios barrios del este a pesar de las objeciones de cientos de personas que expresaron unánimemente una oposición a la propuesta.

“Primero una disculpa por la reunión del 13 de enero”, dijo el lunes Jay Primus, administrador del proyecto para el programa SFPark de la SFMTA. “No era así como se suponía que saldría; fue un proceso profundamente perturbador e insatisfactorio para todo el mundo”.

Desde el 13 de enero, el funcionario de la audiencia John Newlin anuló su aprobación, lo que resultó de manera efectiva el proceso a la etapa de promoción en la comunidad, lo cual podría tomar dos o tres meses adicionales, según el director ejecutivo de la SFMTA Ed Reiskin.

La respuesta sucedió después de que un grupo de residentes de la Misión, Potrero Hill y otros barrios se organizaron para oponerse al proyecto. La gente envió correos electrónicos a la SFMTA y llamaron a los supervisores —Jane Kim, David Campos y Malia Cohen— quienes también asistieron a la reunión.

“Vamos a tomar en cuenta la opinión de algunas personas en la sala y de personas que no están en la sala para pedir retroalimentación y recabar información de una forma mucho más amplia”, dijo Reiskin. “Vamos a volver a considerar el plan, compartirlo con la comunidad y ojalá se pueda llevar a la junta de la SFMTA con una recomendación que la mayoría de la comunidad pueda apoyar”.

En la reunión, realizada en el teatro en la Misión a la que asistieron más de 100 personas, Reiskin y Primus escucharon la cólera que generó la propuesta.

Entre las quejas principales se habló del mínimo esfuerzo de promoción de la SFMTA, con muchas personas que aclararon que la única notificación se hizo a través de avisos redactados sólo en inglés y que se colocaron en postes en la calle.

Los vecinos, quienes frecuentemente aplaudieron y dieron pisotones en el escenario cuando alguien hablaba en contra de los parquímetros, también protestaron “tapizar” el barrio con parquímetros sin haber tomado en cuenta la característica de uso mixto.

La SFMTA redactó la propuesta para la parte noreste de la Misión como una solución a la pérdida de estacionamiento en las calles 17 y Folsom, la cual se planeó convertir en un parque.

Estacionar en la parte noreste de la Misión es difícil durante el día en días entre semana, pero es más manejable por la noche. Actualmente, el área es un lugar favorito de estacionamiento para pasajeros fuera de la ciudad que toman BART, gente que duerme en sus autos y conductores de autobuses que no quieren pagar por estacionar en el estacionamiento de Muni en las calles 17 y Bryant. La limpieza de la calle una vez a la semana es la única restricción en algunas áreas.

“Permitir el estacionamiento sin una administración junto a la estación de BART no tiene sentido”, dijo Primus. En años recientes, el barrio ha cambiado de un área industrial a una mezcla de uso comercial, residencial e industrial. En esencia, dijo Primus, es que hay una demanda mayor por estacionamiento.

“Los parquímetros como herramienta, nunca serán populares”, dijo.

John Lum, un arquitecto con base en la Misión y un moderador en la reunión, dijo que el barrio ha cambiado porque muchos vecinos le han ayudado a mejorarlo.

“Ha habido este tipo de juicio de que nos quejamos del estacionamiento gratuito y que sólo somos unos quejumbrosos”, dijo Lum. “No, en realidad están destruyendo los barrios y la posibilidad de que la gente viva y trabaje en la comunidad que en realidad crearon”. Lum declaró que él no se vería personalmente afectado por los parquímetros.

Algunos vecinos argumentaron que la SFMTA debería hacer cumplir las reglas que ya están escritas, como lo es prohibirle a la gente que viva en sus autos. Los permisos residenciales también harían que la gente tomara ventaja del estacionamiento gratuito, opinaron.

Primus respondió que no está claro qué tan efectivo es el estacionamiento residencial. Además, la SFMTA no puede “privatizar el derecho de paso”, dijo.

Bajo la propuesta de la SFMTA, los parquímetros no tendrían un límite de tiempo establecido y precios que comenzarán a 25 centavos la hora.

Un vecino propuso que el precio era una “prueba” de que seguramente aumentaría porque los parquímetros se basan en la demanda.

Primus se encontró con que SFPark necesita cobrar el precio más bajo posible y sólo ha aumentado el precio tres veces en otros parquímetros de la ciudad desde que el programa se lanzó hace casi un año. Toda la información de precios está disponible en su sitio en línea, dijo.

Tony Kelly del club Boosters en Potrero Hill propuso que la SFMTA siga trabajando con los vecinos.

“Somos los expertos del barrio”, dijo. “Déjennos ayudarles”.

Hacia el final de la reunión, hubo algo que le quedó claro a Reiskin: la SFMTA necesita cambiar la forma de fomentarlo. Para esta propuesta, su personal se puso en contacto con algunas organizaciones del barrio, como el Teatro de Danza ODC, los Centros del Barrio de la Misión y UCSF.

“Es obvio que perdimos muchas voces en la comunidad”, dijo. “Este proceso ayudará a informar sobre cómo hacemos promoción como oficina municipal hacia temas más allá del estacionamiento y más allá de este barrio”.

Filed under: En Español

You may also like:

Comments are closed.

Full name required to post. For full details, read our Policy