Más de 100 personas se reunieron en el auditorio de la Preparatoria Misión el jueves por la noche para presenciar la juramentación del Fiscal George Gascón.

Durante la ceremonia, la cual estuvo llena de bromas, se encontraba presente la Senadora de los EE.UU., Dianne Feinstein, el gobernador adjunto Gavin Newsom, la Fiscal General Kamala Harris y el exalcalde de San Francisco Willie Brown.

Newsom, quien designó a Gascón como Fiscal de Distrito en enero de 2011, bromeó sobre qué tan importante es ser breve con los comentarios, una referencia en tono de burla a su afición por los largos discursos.

Brown bromeó sobre haber acabado de regresar de la Habana, en donde nadie conocía a Gascón. “¿Está seguro de que es de Cuba?”, le preguntó entre risas.

El juez Carlos Moreno, un colega latino de Los Ángeles, en donde creció el recién elegido fiscal, así como promotor de su campaña, subió al escenario para juramentar a Gascón.

Gascón subió al podium, agradeció a la multitud en español y explicó por qué escogió a la Preparatoria Misión como lugar para su inauguración —porque se puede identificar con muchos de sus alumnos.

“Nunca he olvidado las dificultades que tuve como recién inmigrante a este país ni el duro trabajo de mis padres cuando batallaron por darme todo”, dijo en referencia a su experiencia como inmigrante de Cuba a Los Ángeles.

“Quiero que sepan que si puedo pasar de un lugar de tan profunda marginalización a un lugar de liderazgo, absolutamente cualquier cosa es posible”, le dijo a la multitud que aplaudía.

Como Fiscal del Distrito, Gascón desea dar prioridad a la buena educación, trabajos decentes, salarios justos, vivienda segura así como a las comunidades. El ex jefe de policía se salió de la preparatoria pero decidió adquirir su título y después obtuvo un título de licenciatura en historia. Nunca creyó que se convertiría en alguien tan exitoso, dijo.

Su historia fue recordada por el poeta Brandon Santiago de Youth Speaks, quien habló sobre las dificultades que tiene la gente de piel morena en este país, con base en su experiencia como alumno que desertó de la preparatoria y la lucha a la que se enfrentó para volver al camino apropiado. Santiago pronto terminará en la Universidad Estatal de San Francisco.

Gascón le aseguró a la multitud que no medirá el éxito “por el número de caras detrás de los barrotes”, sino por “la seguridad de cada esquina y callejón”.

Gascón habló sobre los obstáculos financieros de la ciudad al reconocer que “cada dólar que gastamos en encerrar a alguien es un dólar que podríamos haber gastado en nuestras escuelas y en centros de recreación”.

Gascón está comprometido a “cerrar el hueco de escuela a prisión”, según precisó al recordarle a la comunidad lo que se debe hacer con aquellos que terminan en la cárcel “responsables por sus acciones, pero luego darles una verdadera oportunidad de volverse a integrar”.

El padre Donald Godfrey cerró la ceremonia con una bendición, a lo que le siguió el Coro de Hombres Gay de San Francisco quienes interpretaron una selección de canciones.