Después de las 4 a.m., del jueves, hubo un incendio en la parte trasera del 3356 de la calle 24. Dos personas, que vivían en el departamento de arriba, están heridas de gravedad. El incendio hizo que más de una docena de residentes tuvieran que correr por sus vidas.

Además de las dos personas que quedaron heridas de gravedad, otros dos residentes fueron llevados al hospital, según Mike Morris, asistente en jefe del Departamento de Bomberos. Veintitrés residentes fueron evacuados.

El jefe del batallón Kirk Richardson precisó que un bombero sufrió de haber inhalado humo cuando le dio su máscara a un residente que estaba saliendo del edificio. Un total de 94 bomberos fueron llamados para ayudar a extinguir el incendio.

“Cuando abrí la puerta, había humo negro por todos lados”, dijo Erin, quien vive en la unidad del tercer piso en donde comenzó el incendio en el 3356, “mi primer reacción fue salirse en ch**** de ahí”.

Elliot C. Nathan, un muralista que vive en el segundo piso dijo que “mi compañera de cuarto Alice se despertó y comenzó a gritar: despiértate, salte. No cabe duda de que había un color naranja brillante en la parte de atrás del edificio”.

Nathan, quien hace poco terminó un mural cerca de Bartlett, dijo haber agarrado algunas pinturas y haber huido.

El incendio en el 3356 afectó otros dos pisos en el mismo edificio, el 3360 y el 3358 de la calle 24. Los departamentos al este —3354, 3350 y 3352 de la calle 24— sufrieron daño por agua y humo y además fueron evacuados, pero no hubo heridos, según Morris.

Las direcciones de ambos edificios conllevan respectivamente a un departamento en otro piso. Los seis departamentos fueron evacuados, pero el que más daño sufrió fue el 3356, en donde comenzó el incendio, y en los dos departamentos en el mismo edificio (3360 y 3358 de la calle 24). En el edificio no había alarmas contra incendios, y los bomberos no vieron ningún detector en el lugar de los hechos, según declaró la Teniente Karen Karr.

A las 8 a.m., grupos de compañeros de piso estaban sentados con sus pertenencias sobre la calle 24 mientras esperaban a que los recogieran o tan sólo observando a los bomberos sacar el escombro. Los autobuses que recogieron a los trabajadores tecnológicos sobre la calle 24 tuvieron que pasar por Valencia, y la calle 24 estaba cerrada desde Valencia a Misión.

Ni los bomberos ni la policía tenía detalles sobre la condición de dos de los residentes llevados al Hospital General de San Francisco, aunque declararon que estaban en condiciones “graves”.

Karen Wolfe, quien comparte uno de los departamentos con cinco compañeros de piso, precisó creer que ninguno de los departamentos tenía alarmas contra incendios que funcionaran. “Dos personas de abajo olieron el incendio y nos despertaron”, dijo.

Wolfe precisó que en su departamento habían desconectado el detector de humo porque a menudo se activaba cuando cocinaban. “Fue algo tonto, simplemente muy tonto haber hecho eso”, dijo mientras estaba sentada rodeada de sus pertenencias. No parecía haber gran daño en su departamento, dijo.

Se las arregló para haber sacado a su gato —un hecho que pareció haber alegrado a otros a su alrededor.

Wolfe dijo que iría al departamento de un amigo de ella, y Nathan también tiene un amigo que “vive en la misma calle”, dijo. Nathan se preguntó si el desastre lo sigue ya que también estuvo en el terremoto de 8.8 en Santiago, Chile.

Los bomberos en el lugar de los hechos declararon que la causa del incendio todavía está bajo investigación. No saben en qué sala comenzó, precisó uno de los agentes. El daño fue tan grande que todavía estaban tratando de determinar qué era una cocina y qué era una recámara, declararon los agentes.