Traducido por Andrea Valencia

El nexo entre la Escuela Secundaria Horace Mann y la Escuela Preparatoria Metropolitana semi-financiada por el Estado comenzó con algunos obstáculos. Primero, el Distrito Unificado Escolar de San Francisco propuso que la Preparatoria Metropolitana, la cual estaba buscando un lugar en la Misión, se podría mudar a Horace Mann ya que esta sólo tenía ocupada la mitad de su capacidad.

Horace Mann declaró que no creía que sería una buena idea y amablemente dijo que no.

Unos meses después, Horace Mann se enteró que la Preparatoria Metropolitana se mudaría sin importar qué. Legalmente, el Distrito Escolar de San Francisco tenía que ofrecer un espacio para la preparatoria debido a que es una escuela semi-financiada por el Estado y por lo tanto Horace Mann quedó invalidada sin siquiera haberlo sabido. El proceso, y no tanto el hecho, fue lo que provocó enojo en los profesores, dijo Gail Eigl, maestra en Horace Mann.

Después de cinco meses de haber compartido las mismas instalaciones, la mayor parte de la gente en la escuela secundaria Horace Mann y la preparatoria Metropolitana opinó que los problemas que muchos padres de familia y algunos profesores temían no se han sucedido.

En el presente, los padres estaban muy preocupados con la idea de que los alumnos de la secundaria compartieran el mismo espacio con alumnos mayores de la preparatoria.

“No ha habido ningún incidente entre mi hijo y los muchachos más grandes”, dijo Cecilia Gutiérrez, madre de un niño que asiste a Horace Mann. “Tienen horarios diferentes y siempre recojo a mi hijo después de la escuela”.

Sin embargo, aún así hay algunas tensiones así como la pregunta de cuánto tiempo permanecerá la escuela preparatoria en las instalaciones.

“Hasta ahora”, dijo Nick Kappelhof, director de la preparatoria, “ha sido mejor de lo que esperábamos”.

Aunque parte del cuerpo académico se niega a trabajar con la escuela preparatoria, muchos de los sentimientos negativos se han hecho a un lado, dijo Priscilla Owen, profesora de ciencias en Horace Mann.

Casi de inmediato, el mayor problema fue compartir el auditorio.

“Programar eventos ha sido un problema, en especial cuando las dos escuelas necesitan el mismo lugar el mismo día”, dijo Eigl. Uno de esos eventos fue el día nacional del SIDA –el 1ro de diciembre. Se llegó a un arreglo, dijo Eigl.

Por el momento, Horace Mann espera que esto sea algo temporal. Horace Mann fue escogida en parte porque la inscripción de alumnos ha disminuido. La escuela fue construida para tener 600 alumnos, pero sólo tiene 330. No tienen planeado tener menos alumnos. “Necesitamos que Horace Mann crezca”, dijo Mark Sánchez, director de Horace Mann. “Es difícil cuando compartimos las mismas instalaciones con otros 200 alumnos”.

También hay planes para que Horace Mann pase de ser una secundaria a convertirse en una escuela con kinder que ofrezca educación hasta el 8vo grado. Eso, dijo Gail Eigl, sería imposible si la preparatoria se queda.

Eigl añadió que “no hay lugar para nuevos profesores”.

Sin embargo, la preparatoria preferiría quedarse en la Misión. Su contrato de arrendamiento con el Distrito Escolar está vigente durante otros 6 meses, pero no quieren tener que volver a mudarse.

“Entendemos que sea difícil quedarse aquí por todos los problemas”, dijo Kappelhof. “Pero nos gustaría quedarnos porque el 50 por ciento de nuestros alumnos son de aquí. Estarnos mudando todo el tiempo no es algo que queramos hacer”.