Traducido por Andrea Valencia

The Clinic, una columna sobre la salud, es un proyecto en colaboración con Mission Loc@l, la Escuela de Posgrado de Periodismo en Berkeley y científicos que trabajan con el Programa para la Salud Reproductiva y Medio Ambiental en UCSF. Prescriptions es una columna semanal escrita por científicos.

En esta columna, Naomi Stotland, médica en el Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas, nos informa sobre la Comida para el Foro de Salud que hace poco Kaiser Permanente organizó y presentó en UCSF en el campus de Mission Bay.

Después de 10 años de investigación en trabajadores agrícolas en Salinas, Brenda Eskenazi, doctora de UC Berkeley, presentó unas preocupantes conclusiones. En pocas palabras, es más probable que los niños nacidos de madres embarazadas expuestas a pesticidas organofosforados (usados a menudo en la agricultura de los Estados Unidos) sufran de daño neurológico.

En la comunidad agrícola que Eskenazi estudió, a menudo los patios de las escuelas colindan con las granjas por lo que los pesticidas penetran el suelo en donde los niños aprenden y juegan. También encontró que hasta la edad de 7 años por lo menos, los niños son menos propensos a desechar los pesticidas de sus cuerpos que los adultos, por lo que el mismo nivel de exposición es mucho más peligroso para ellos. El equipo de Eskenazi ha podido disminuir el tiempo que los trabajadores y sus hijos están expuestos gracias a un equipo protectivo y al hecho de lavarse las manos. Pero estas medidas no son del todo protectoras, y los riesgos asociados con la exposición a pesticidas en trabajadoras agrícolas embarazadas y sus hijos persiste.

Ahora que estos y muchos otros estudios han comprobado la asociación directa entre pesticidas y el daño que causan a la salud de los niños, ¿será posible que queramos esta comida en nuestra mesa? Después de la conferencia de Eskenazi hubo una presentación de Judith Redmond sobre la Granja Full Belly. Además de ser orgánica, Full Belly cultiva una gran variedad de cosechas para ofrecerle a sus trabajadores un año completo de trabajo en lugar de que sólo sea por temporada. Si está interesado, puede leer más sobre la investigación de Eskenazi aquí.

El escritor Michael Pollan, profesor en la Escuela de Posgrado de Periodismo de UC Berkeley, habló sobre cómo los esfuerzos del gobierno estadounidense han promovido una dieta baja en grasas la cual comenzó a finales de la época de los 70 y principios de los 80, y puede ser la responsable por el aumento en la obesidad. Las compañías añaden azúcar para recuperar la pérdida del sabor que proviene de la grasa, y el resultado fue un yogur saborizado bajo en grasas que en realidad tiene más calorías que la misma marca de yogur que vende productos con el porcentaje normal de grasa. En al menos un caso, el yogur tenía más azúcar por onza que la Coca-Cola normal.

El mensaje de Pollan es que necesitamos comer más como lo hacían nuestros ancestros antes de que la comida procesada existiera. La ciencia ha probado que una dieta ‘occidental’ que consiste en una gran cantidad de carbohidratos procesados, grasa animal y pocas frutas y verduras son los responsables por gran parte de las enfermedades crónicas, incluyendo gran parte de las enfermedades cardiacas, diabetes y cáncer.

En el mundo, dichas enfermedades son algo raro entre gente que conlleva una dieta convencional. Dichas dietas varían en el mundo, por lo que puede no existir la dieta perfecta. Pero existe una dieta que es peor y esa es la típica dieta estadounidense.

La conferencia de Pollan me recordó a un maravilloso libro que leí hace algunos años y el cual se titula “The Jungle Effect”. Escrito por Daphne Miller, médica en San Francisco, describe las dietas indígenas que existen en el mundo. Miller trabajó con sus pacientes para crear dietas para sus pacientes con base en su linaje, y encontró que su salud mejoró en gran medida.

La escritora de libros de cocina Mollie Katzen dio una conferencia maravillosa sobre cómo recuperar el arte de la cocina casera. Se preguntó por qué parece ser que muchos de nosotros hacemos tiempo en nuestra vida para los medios de comunicación social y estar en la red, y aún así “no tenemos tiempo para cocinar”.

¿Su solución? Los cuchillos. Todo mundo debería comprar un buen cuchillo de chef y afilarlo de manera profesional algunas veces al año, dijo, porque tener un mal cuchillo de cocina es una gran razón por la cual la gente no cocina en casa.

Katzen describió qué tan difícil es ir de compras y cocinar productos frescos para una familia de cuatro –la verdura fresca ocupa un montón de espacio en el refrigerador y se daña rápido. Nos aconsejó lavar y blanquear al hervir la verdura como el brócoli, el bok choy y la col en cuanto se llega a casa con los víveres. Ocuparán menos espacio (ya que se encogen cuando uno los cocina) y durarán más tiempo en el refrigerador que la verdura cruda.

Cuando uno está listo para usar las verduras blanqueadas sólo hay que cortarlas hasta que tengan el tamaño que uno desea y calentarlas en una sartén con un poco de aceite de oliva y ajo y usarlas en la sopa.

Katzen también recomendó tener un poco de cebolla verde, morada, amarilla o blanca ya picada y ajo fresco en el refrigerador en una bolsa. Y así cuando esté ocupado, lo único que tiene que hacer es sacar la bolsa del refrigerador y ponerlos en la sartén y de esta manera poder hacer un guiso o un caldo. Tener parte de la preparación por adelantado hará que las cenas entre semana sean mucho más fácil de hacer, y será menos fácil darse por vencido y pedir pizza.

Follow Us

Andrea was born and raised in Mexico City, where she graduated as a translator/interpreter. She has been working with Mission Local since 2009 translating content for the Spanish page. Also lives in the Mission, does some reporting, social media and enjoys taking photos and training people that want to contribute to Mission Local.

Join the Conversation

2 Comments

Please keep your comments short and civil. We will zap comments that fail to adhere to these short and very easy-to-follow rules.

Your email address will not be published.