Traducido por Andrea Valencia

El día miércoles el Distrito Escolar Unificado de San Francisco perdió más de $100,000 dólares en financiamiento futuro mientras las cifras de asistencia en el Distrito de la Misión y otras partes de la ciudad disminuyen debido a que los alumnos faltaron a la escuela para unirse a la celebración de la victoria de los Gigantes en la Serie Mundial.

“Quieren que sus hijos vayan al desfile. Se apoderó de la ciudad”, dijo Norma Gamino, secretaria de asistencia en la escuela Preparatoria John O’Connell, el día miércoles.

Los administradores, añadió, discutieron con los padres de familia toda la mañana del miércoles para poder sacar a sus hijos.

La preparatoria posee una cifra de asistencia de 598 alumnos en un día normal, pero el día del desfile casi la mitad de ellos estuvieron ausentes.

Este año, el Distrito Escolar Unificado de San Francisco recibe $37.75 por alumno y por día por parte del estado. Cada día que un niño esté ausente, el distrito pierde dicho dinero.

El promedio de asistencia en un año para escuelas en el distrito es de alrededor de 96 a 97 por ciento del total de alumnos inscritos. El día miércoles a nivel de distrito hubo 3,222 más alumnos ausente de lo normal. Eso ofrece un total de una posible pérdida de $121, 630 dólares en el financiamiento del próximo año.

El estado hace uso de las cifras de asistencia diarias promedio, en lugar de la inscripción total para determinar un financiamiento a futuro. La lógica es que el financiamiento se basa en la cantidad de alumnos que la escuela necesita educar. La asistencia normal varía, pero cuando sufre grandes cambios las consecuencias se pueden ver en el financiamiento del próximo año.

Sin la mitad de los alumnos de la preparatoria O’Connell, la escuela contribuyó con más de $11,000 dólares a la pérdida total del distrito.

“Esperamos que los padres de familia estén de nuestro lado”, dijo otro de los administradores en John O’Connell, quien se refería a la necesidad de que las familias hagan de la asistencia una prioridad para los alumnos. “Pero es una batalla. Los padres de familia mienten y hacen excusas de que es algo personal”.

A pesar de años en los que la asistencia ha ido en picada, los promedios diarios de asistencia se han equilibrado en San Francisco, de acuerdo con el distrito escolar. Pero con los grandes déficits estatales, incluyendo lo que se espera más de $12 mil millones de dólares para el próximo presupuesto, la cantidad de dinero que el distrito escolar recibe ha disminuido en gran parte en los últimos años.

Los $37.75 dólares que el distrito recibió este año es una disminución del 10 por ciento de lo que tenía destinado para el año 2009-2010, de acuerdo con Gentle Blythe, director de comunicaciones y vínculos con la comunidad del Distrito Escolar Unificado de San Francisco.

No todas las escuelas de la Misión sufrieron bajas en asistencia. Los educadores en la escuela Primaria César Chávez y la escuela primaria Bryant sintieron no haber percibido una gran diferencia en la asistencia. “Un padre de familia fue lo suficientemente valiente como para decir que quería llevar a su hijo al desfile”, dijo un administrador de la escuela primaria Bryant el miércoles por la mañana.

En otras escuelas, no tuvieron tanta suerte. En la Escuela Secundaria Horace Mann casi un tercio de los alumnos faltó; en la escuela Edison Charter Academy tuvo 30 alumnos ausentes y la escuela June Jordan for Equity en el Distrito del Excelsior tuvo 34 alumnos ausentes. En un día normal sólo dos de tres niños no se presentan en la escuela June Jordan.

En la Preparatoria Misión, la cual posee un promedio de asistencia de 875 tuvo 100 niños ausentes. Dicha cifra es casi el 50 por ciento más que su cifra promedio.

Gamino dijo que algunos padres de familia en John O’Connel llamaron porque pensaron que los cambios en el servicio de transporte público o las grandes multitudes evitarían que los niños llegaran a la escuela. Sin embargo, muchos de ellos admitieron que querían llevan a sus familias a ver el desfile.