Traducido por Andrea Valencia

La política legislativa en San Francisco tiende a ser extraña. Pero ayer por la tarde, cuando se aprobó el artículo 101096 (la creación de normas nutricionales para la comida de restaurantes que se vende acompañada de juguetes u otros artículos como incentivo para jóvenes) en la reunión de la Junta de Supervisores con una mayoría en contra del veto y la cual puso un inmediato fin a una de las sagas políticas más extrañas de este año.

“Fue la primera vez que he visto a la oposición gastar tanto dinero para poder derrotar una medida tan modesta”, dijo Linshao Chin, asistente legislativo de Eric Mar, y autor original de la medida. “Para algunas de las comidas, podrían haber incluido algunas bolsas con zanahorias y haber cumplido con los requisitos”, dijo Chin. “Pero me da la impresión de que el problema para ellos era más bien cuánto iba a costar en realidad”.

La reunión del 27 de septiembre fue memorable cuando Karen Wells, vicepresidenta de nutrición y estrategias para creación de menúes de McDonald’s se presentó ante el Comité de Desarrollo Económico y Uso de Suelo como si viniera del año 1980, súper delgada  y vestida con un traje rojo maravillosamente hecho a la medida. El artículo 101096 no se podía aprobar, dijo ella, porque le quita autoridad a los padres de familia. Y porque le quitaría los juguetes a los niños.

McDonald’s también hizo posible que Bonnie Modugno, asesora para McDonald’s, estuviera presente. En una visita a una escuela preparatoria con Bevan Dufty, Modugno se molestó cuando una adolescente embarazada mencionó haber comido un burrito. “Dijo que en su opinión McDonald’s era más nutritivo que un burrito porque la tortilla tiene muchos carbohidratos y no tienen proteína”, dijo Chin. “No sé ella qué piensa que son los frijoles”.

También hubo mujeres jornaleras de La Raza que estaban a favor de la medida, y ciudadanos de la tercera edad de origen chino que estaban en contra y que expresaban un alegre ímpetu estilo Dada, así como una falta de preocupación por lo que en realidad estaban diciendo –era bastante claro que estaban tramando algo.

Ciudadano de la tercera edad: Me gustaría decir que si ella va a McDonald’s, el juguete disfruta. Están cerca de la conversación, y uno está cerca de la conversación. Estoy feliz, Sue.

Eric Mar: Muchas gracias. ¿A qué distrito pertenece?

Ciudadano de la tercera edad: Un distrito de San Francisco.

Eric Mar: ¿Cuál distrito?

Ciudadano de la tercera edad: Muchas gracias.

El rumor era que McDonald’s los había contratado de algún lugar de la ciudad, sin haberse dado cuenta que parecería sospechoso el haber traído a un grupo de personas que habla Mandarín a una reunión en un área en donde se habla Cantonés.

En todo caso, la reacción de McDonald’s a la legislación sólo hizo que la junta se fortaleciera ante un frente unificado virtualmente en su contra. La parte de verduras de la norma –inicialmente tres cuartos de taza, se disminuyó a media taza en la reunión del Comité de Desarrollo Económico y Uso de Suelo. Cuando se aprobó subió a tres cuartos de taza de nuevo.

Es una parte legislativa escrita muy delicadamente –sin prohibir objetos como el conocido juguete de la comida feliz, pero insistían en que se les pusiera paquetes que tuvieran ciertas comidas. Para diciembre del próximo año, los restaurantes sólo tendrán permitido dar juguetes como regalos en combinación con comida que se apegue a los criterios que se encuentran actualmente en uso por el Distrito Escolar Unificado de San Francisco- sólo tendrán permitido regalar juguetes en combinación con comidas que se apeguen a los criterios nutricionales específicos.

Los criterios: casi los mismos con los que tienen que cumplir los almuerzos escolares. La autoridad competente, de acuerdo con Chin, será el Departamento de Salud Pública. Tendrá que tener una línea telefónica de quejas –aquéllos que quieran hacerlo podrán llamar al 311 y reportar a las personas que ilícitamente estén regalando juguetes.

El Departamento de Salud Pública tiene una escasez de personal en cuanto a inspectores de restaurantes, y la legislación tal y como se aprobó no ha tomado en cuenta la contratación de cualquier persona adicional para lidiar con una nueva carga de trabajo. ¿Qué tendrá el futuro en las manos para esta medida, por más idealista que sea? El próximo acto comenzará en diciembre.

En caso de que esté interesado:

Haga clic aquí para ver un video de la reunión del 27 de septiembre. Y una transcripción muy escueta aquí.