Traducido por Andrea Valencia

La Asociación del Barrio de Liberty Hill ha ganado una pequeña batalla en su lucha por detener el desarrollo de vivienda de cinco pisos propuesto en las calles Valencia y Hill.

El jueves pasado, la Comisión de Urbanismo de San Francisco votó de manera unánime para pedir un informe sobre las consecuencias del desarrollo de vivienda propuesto en el adyacente Distrito Histórico Liberty Hill. Los urbanistas rechazaron la petición de la asociación de una revisión medio ambiental más a detalle.

“No creo que tome una revisión medio ambiental completa. Creo que es una exageración”, dijo el presidente de la comisión Ron Miguel. “Creo que más bien se necesita una consideración de las consecuencias con el distrito histórico de un edificio más grande en la esquina y el cual necesita más atención”.

La propuesta en cuestión se propone demoler el edificio de 23 pies de altura y 1670 pies cuadrados en el 1050 de la calle Valencia. Antes era un restaurante Kentucky Fried Chicken y actualmente, el restaurante Spork ocupa el edificio.

En su lugar, el patrocinador del proyecto Shizhuo Holdings Trust está proponiendo un edificio de uso mixto de 55 pies de altura y 17000 pies cuadrados con 16 unidades residenciales.

Edificio actual. Cortesía del Departamento de Urbanismo.

De acuerdo con la propuesta presentada, se le permitiría a los propietarios de Spork regresar al local una vez que se haya completado el proyecto.

El proyecto está en cumplimiento con las restricciones de la ciudad y se encuentra afuera del Distrito Histórico de Liberty Hill, de acuerdo con el Departamento de Urbanismo. Sin embargo, la asociación del barrio argumentó que debido a que es adyacente al distrito histórico, el proyecto tendrá consecuencias importantes en el carácter histórico del barrio.

La respuesta del Departamento de Urbanismo a las quejas de la asociación se ha “centrado en gran parte en la compatibilidad con la Calle Valencia y ha ignorado la consecuencia en la calle Hill”, dijo el secretario de la asociación del barrio Peter Heinecke.

Los comisionados acordaron y votaron para obtener más información sobre las consecuencias.

El comisionado Hisashi Sugaya dijo que el uso del idioma del Departamento de Urbanismo “es defectuoso porque intenta decirnos que el proyecto tendrá una consecuencia en el distrito histórico, pero sólo analiza el tramo de la calle Valencia”.

Aunque la audiencia sólo tomó en consideración que la revisión del medio ambiente en un futuro sea necesaria, también ofreció un punto de vista en los argumentos comunes para y en contra del proyecto cuando la propuesta completa se envíe a la Junta de Supervisores.

Algunas de las preocupaciones de la asociación del barrio son la altura del edificio, las sombras que pueda proyectar en propiedades adyacentes, el aumento de demanda de estacionamiento, la pérdida de un sentido estético del Distrito de la Misión y su vida cultural.

La propuesta actual no incluye un garaje de estacionamiento aunque se espera que el proyecto genere una demanda para obtener 34 espacios de estacionamiento. La exclusión es consistente con el Plan de Barrios del Área Este, el cual alienta el uso de un sistema de transporte masivo.

Jason Henderson, quien enseña estudios de transporte en la Universidad Estatal de San Francisco, elogió la falta de estacionamiento porque “persistirá a través de un verdadero urbanismo sustentable”.

El equipo del Departamento de Urbanismo declaró que el proyecto se tiene pensado para ser unidades de arrendamiento y que el transporte es de fácil acceso.

Audrey Bauer, una residente cercana al área, dijo que “las unidades son demasiado pequeñas para familias”.

“Los hogares de la Misión son hogares con una media de tres personas, y en su mayoría son de más de cuatro personas”, dijo Bauer. “Sin embargo, las unidades son muy pequeñas. La mayoría son estudios de 400 pies cuadrados, y existen dos habitaciones de menos de 800 pies cuadrados”.

Por ahora, la Asociación del Barrio de Liberty Hill está satisfecha con su progreso.

“La gente con la que hablé estaba complacida de que la Comisión de Urbanismo hubiera reconocido que el edificio tendrá una gran consecuencia en la calle Hill y en el resto del Distrito Histórico de Liberty Hill”, dijo Heinecke en un correo electrónico. “Esperamos poder trabajar con el patrocinador del proyecto para que cree algo más apropiado”.