Nuevo Centro Ocular Pediátrico Brinda Cuidado Superior para los Más Vulnerables

  • left arrow
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • right arrow

Aunque el nuevo Centro Ocular Pediátrico del Hospital General de San Francisco abrió hace sólo cuatro meses, el efecto que ha tenido en los pacientes es evidente en el nuevo entorno para niños.

“La gente que trabaja aquí está más feliz porque los pacientes están más felices de venir aquí”, dijo la Dra. Alejandra de Alba Campomanes, oftalmóloga pediatra y Directora del Centro.

El nuevo centro, el cual comparte el mismo espacio que el centro normal de oftalmología, incluye dos nuevas salas de consulta adaptadas para niños y equipadas para humanos más pequeños. Por ejemplo, en lugar de una pizarra con letras que se hacen pequeñas, el Centro Ocular Pediátrico tiene un panel de pantalla plana que muestra imágenes de animales y formas que cambian de tamaño para permitirle a los médicos evaluar la visión de los niños.

“El nuevo centro nos permite ofrecer mejores diagnósticos y ofrecer mejores tratamientos y expandir el acceso a la clínica a los niños de San Francisco”, dijo Campomanes.

Con pisos de madera más atractivos en lugar de los feos pisos institucionales que son comunes en hospitales, así como una sala de espera colorida llena de juguetes para que los niños se entretengan, los niños tienen una experiencia más alegre. Por ende, si los niños están felices entonces los profesionales de la salud estarán más felices también y querrán regresar a hacerse una consulta de seguimiento, dijo Campomanes.

“Sí, tenemos que ver a estos niños muy frecuentemente y si no regresan entonces los tratamientos no son eficaces”, dijo y agregó que es especialmente importante para los niños hacerse exámenes regulares oculares porque cualquier problema con la visión después de los cinco años de edad puede ser permanente.

Los problemas más comunes entre los niños son las cataratas en los recién nacidos, ojos mal alineados lo que conlleva al estrabismo o ambliopía, así como enfermedades oculares que padecen los bebés prematuros. Todo esto puede conllevar a la ceguera si no se le atiende, de acuerdo con un comunicado de prensa publicado por el hospital.

La Fundación Estadunidense para la Ceguera informó que en California hay aproximadamente 9,000 niños menores de cinco y casi 50,000 niños entre cinco y siete años que tienen una discapacidad ocular.

El residente de San Francisco, Harry Campbell estuvo presente en el Centro Ocular Pediátrico para cuidar a su ahijado de 14 meses de edad, Jessie Haggin, quien nació prematuramente. Es la segunda vez que Campbell trae a su ahijado al hospital para que le hagan un examen ocular, aunque es la primera visita desde que se construyó el Centro Ocular Pediátrico.

Dado que el ahijado de Campbell nació prematuramente, es importante que reciba revisiones regulares para asegurarse que su visión esté mejorando, dijo Campomanes.

Una de las diferencias más sorprendentes para Campbell del Centro de Oftalmología, que está en el mismo pasillo que el Centro Ocular Pediátrico, es que la sala de espera es para niños.

“A Jessie le gusta estar con otros niños porque lo hacen sentirse cómodo”.

“Esta es una gran instalación que hay en la ciudad. Cuidan a los bebés con un extremo cuidado y rigurosidad desde que nacen hasta después”, dijo Campbell.

Share!FacebookGoogle+PinterestRedditLinkedInEmail

Filed under: En Español

Comments are closed.