Eliminar el Grafiti de Pandillas Le Toma Meses a la Ciudad

Parte del grafiti en la acera de la calle 18, entre Capp y la avenida South Van Ness, que le tomó a la ciudad varios meses para poder eliminarlo.

Parte del grafiti en la acera de la calle 18, entre Capp y la avenida South Van Ness, que le tomó a la ciudad varios meses para poder eliminarlo.

Go social – share this article with your friendsFacebookGoogle+PinterestRedditLinkedInEmail

En la ventana de una pizzería inactiva en la calle 18 había un aviso común del Departamento de Obras Públicas (DPW, por sus siglas en inglés): una carta con fecha del dos de octubre que le exigía al casero eliminar los pequeños rayones en la ventana o se le daría una multa de $500 dólares.

El aviso ya no está. Sin embargo, justo enfrente de la calle hay un rayón más oscuro que ha sido ignorado desde mayo. El letrero está escrito en letras negras sobre la acera entre las calles Capp y la avenida South Van Ness y dice: “Sur 12 esto me pertenece” (sic).

Las palabras Sur 13, son palabras que nombran a la pandilla Sureño, la cual exige la parte noroeste de la Misión como propia. El grafiti se encuentra en la esquina de lo que la pandilla considera su territorio. El problema es particularmente preocupante porque la policía cree que la pandilla ha estado involucrada en algunos de los recientes incidentes de violencia, con todo y el asesinato de Lorenzo Jimenez el mes de junio así como la balacera de un trabajador de una pizzería en julio pasado.

De acuerdo con la evaluación de amenazas de pandillas de 2011 del FBI, el norte de California y los estados adyacentes han experimentado una llegada “substancial” de pandillas Sureño.

El grafiti permaneció en la acera durante más de cuatro meses incluso cuando el departamento tiene como objetivo prioritario avisarle a los caseros que eliminen dichos grafitis; además, tiene una política de eliminación inmediata de grafiti obsceno.

“El grafiti de pandillas tiene en realidad una prioridad alta para que se elimine”, dijo Martín Ferreira, agente de la policía de San Francisco a cargo de la eliminación de grafiti. “El grafiti de pandilla a menudo se escribe para marcar territorio e intimidar a miembros de pandillas rivales. Si un ciudadano encuentra grafiti de pandillas debe reportarlo inmediatamente al DPW para que lo quiten”.

Además, podría ser peligroso.

“Un ejemplo de violencia provocada por el grafiti ha sucedido cuando el grafiti de pandillas se coloca en el área o territorio de una pandilla rival”, le dijo Ferreira al Bay Citizen el año pasado. “Es más posible que dicha acción se perciba como una falta de respeto y puede provocar un ciclo de violencia que afecte a la comunidad entera”.

Ferreira no es el único que está de acuerdo con esto. De acuerdo con el sitio web del Departamento de Policía de Los Ángeles:

 

“Los pandilleros usan el grafiti para marcar su territorio, para declarar su lealtad a la pandilla, anunciar el estatus o poder de una pandilla y para retar a rivales… Cuando un barrio es marcado con grafiti que indica un dominio territorial, el área por completo así como sus habitantes se convierte en el blanco de la violencia. Cualquier persona en la calle o en su hogar es válido en agresiones desde autos en movimiento de pandillas rivales. Una pandilla rival identifica a todo mundo en un barrio como una posible amenaza. Por consiguiente, a menudo los residentes inocentes se ven sujetos a la violencia de pandillas con tan sólo la presencia del grafiti en su barrio”.

 

El DPW envió a un inspector a examinar el grafiti en la acera en julio pasado después de haber recibido una queja anónima, declaró Rachel Gordon, vocera del departamento.

El grafiti no se identificó como grafiti de pandillas, y el inspector le dio a los propietarios dos días para eliminarlo en lugar de haberlo eliminado de manera inmediata, como es política de la ciudad. Los propietarios, quienes no pudieron ser contactados para este artodo re el grafitimaneció. El DPW manas. En grandes letras negras sice “a sobre la calle Capp, apareciordon.

fica a todo mundo eículo, intentaron quitarlo, dijo Gordon.

No obstante, el grafiti permaneció. El DPW envió a un equipo de limpieza después de que este periodista preguntó sobre el grafiti.

Aunque el DPW envía a inspectores de manera rutinaria en todo el barrio en busca de grafiti y otro tipo de problemas a través de su programa Spruce Up by Sun Up, gran parte de la eliminación del grafiti se realiza a través de quejas, dijo Gordon.

Sin embargo, una rápida encuesta a los negocios y residentes muestra que no estaban al tanto del grafiti o no desean reportarlo.

“Ni siquiera sabía qué era”, dijo una señora en la lavandería cerca de donde estaba escrito el grafiti. Su respuesta fue común.

Otros simplemente no quieren tener nada que ver.

“Uno no se mete con la policía, uno no se mete con los pandilleros”, dijo un propietario de un negocio cercano, quien pidió que no se diera a conocer su nombre ni su negocio por miedo a represalias. “Así vive uno de manera cómoda”.

Aunque el grafiti es casi imperceptible, justo a la vuelta de la esquina sobre la calle Capp, apareció un nuevo grafiti hace algunas semanas. En grandes letras negras dice “Sur 13 POR VIDA”.

 

Filed under: En Español

Comments are closed.