Comienza Testimonio en Caso de Supuesto Doctor Falso

El miércoles pasada comenzó la audiencia preliminar de Carlos Guzmangarza, acusado de haberse hecho pasar por cirujano. La audiencia comenzó con el testimonio de la oficina del fiscal del distrito entorno a las acusaciones contra Guzmangarza de haber aceptado pagos de dinero en efectivo por inyecciones labiales.

Guzmangarza, de 49 años de edad, fue acusado de administrar en 2010 un negocio llamado Derma Clinic sobre la calle Misión, en donde supuestamente era el ayudante de un doctor de nombre Carlos Guzmán quien estaba calificado para realizar operaciones de cirugía plástica. Guzmangarza se encuentra bajo custodia en lugar de bajo fianza de un millón de dólares.

Guzmangarza ha sido acusado de 17 delitos mayores, incluyendo el ejercer medicina sin licencia, robo de identidad, agresión, violación, penetración sexual con un objeto desconocido en contra de la voluntad de la víctima y copulación oral ilícita. Hay nueve supuestas víctimas vinculadas con el caso.

El teniente Carlos Sánchez de la oficina del fiscal de San Francisco testificó el miércoles pasado que una de las supuestas víctimas le llamó después de haber visto que Guzmangarza fue detenido y que los investigadores estaban en busca de víctimas.

Sánchez declaró que la supuesta víctima, Eugenia Carreno, le dijo que fue a ver a Guzmangarza para hacerse un estiramiento facial después de haber escuchado del doctor a través de una amistad en común. Carreno declaró que Guzmangarza le dijo que era un cirujano plástico titulado en México.

Carreno le dijo a Sánchez que después del procedimiento en el que supuestamente Guzmagarza perforó la frente de la víctima con un instrumento y le punteó la ceja hasta la parte superior de la frente con un hilo, fue que decidió no hacerse el estiramiento facial y optó por inyecciones de Botox.

Guzmangarza supuestamente realizó cinco procedimientos en Carreno, incluyendo inyecciones de relleno en áreas alrededor de los labios, precisó Sánchez. Carreno calculó haber pagado entre $2,800 a $3,000 en efectivo por los procedimientos, dijo.

“[La víctima] describió los procedimientos como muy dolorosos”, dijo Sánchez de la primera cita de Carreno con Guzmangarza. Asimismo, Carreno supuso que Guzmangarza le dio dos pastillas Vicodin de una botella recetada con el nombre de otra persona, precisó Sánchez.

En el interrogatorio realizado por el asistente del fiscal Evan Ackiron, quien está persiguiendo el caso, Sánchez testificó que Carreno declaró haber dejado de ir a ver a Guzmangarza porque se sentía incómoda al estar sola con él.

Michelle Tong, la abogada de oficio de Guzmangarza, cuestionó la credibilidad de Carreno porque no había recibos de las supuestas transacciones entre Guzmangarza y Carreno.

La audiencia preliminar, en la que presidió la honorable juez Loretta M. Giorgi, continuará el ocho de noviembre a las 2:30p.m., en el departamento 26 el Ayuntamiento en el 850 de la calle Bryant.

Filed under: En Español

Comments are closed.