Los Sindicatos Expresan su Apoyo por Ross Mirkarimi

Los medios presentes en la conferencia de prensa del miércoles pasado realizada enfrente del Edificio de Mujeres de la calle 18 superaba a los partidarios de Ross Mirkarimi.

Los representantes del Concejo Laboral de San Francisco, una organización de coalición que representa a más de 100,000 trabajadores de varios sindicatos laborales, tuvo que hablar en contra de lo que perciben como una campaña políticamente motivada para desbancar al sheriff. A principios de agosto, el concejo adoptó una moción que se opone al despido de Mirkarimi.

Días después de haber asumido su cargo como sheriff, Mirkarimi fue detenido por cargos de violencia intrafamiliar a los que le siguieron acusaciones por un altercado con su esposa, Eliana López. Aunque en marzo Mirkarimi negoció las acusaciones penales al haberse declarado culpable por delito menor de detención ilegal, el alcalde Ed Lee puso al sheriff enfrente de la Comisión de Ética por acusaciones de mala conducta oficial.

Por el momento, Mirkarimi espera que la Junta de Supervisores vote y decida si lo despedirán o no. Nueve o más de los once supervisores deberán votar para que se lleve acabo el despido y Mirkarimi no pierda su trabajo.

En la conferencia de prensa del miércoles pasado, los representantes se expresaron en contra del intento de despedir a Mirkarimi, lo que lo caracterizó como una persecución motivada injustamente por un tema laboral y político.

“Los oponentes no tienen una verdadera razón aparte de una razón política para querer sacar a Ross”, dijo Brenda Barros, empleada desde hace tiempo del Hospital General de San Francisco y miembro del SEIU Local 1021, el cual representa a más de la mitad de los empleados de la ciudad.

“Es un tema de derecho de los trabajadores para mí, es por eso que soy tan exigente”, dijo Barros.

Rodger Scott, un delegado del concejo y expresidente de la Federación Estadounidense del Sindicato de Profesores 2121, el cual representa al cuerpo académico de la Universidad Comunitaria de San Francisco, declaró que la ley está siendo manipulada.

“Veo esto como un tema de debido proceso”, dijo, en referencia a los procedimientos penales, los cuales supone que no han sido llevados acabo como deberían haberse hecho con cualquier otro acusado.

Steve Zeltzer, miembro de United Public Workers for Action, comité organizador que protege los derechos de trabajadores públicos de California, declaró que aunque no apoya a Mirkarimi políticamente, sí lo percibió como un caso de justicia corrompido por la política y agregó que no puede apoyar el despido del sheriff.

“No creemos que él deba ser perseguido políticamente y no es ética la forma en que lo quieren despedir”, dijo Zeltzer.

La cuestión de violencia intrafamiliar se ha salido de control, dijeron los voceros.

“Cuando leí los recuentos en los medios de comunicación sonó como a una situación muy grave de abuso al cónyuge; sin embargo, mientras más me enteré, más cambié de opinión”, dijo Scott.

Barros, la única vocera mujer en la conferencia de prensa, declaró que las acciones de Mirkarimi no garantizan el despido.

“Ningún hombre que haya hecho lo que Ross hizo debería de ser despedido, y esa es mi creencia fundamental”, dijo Barros, en referencia al incidente entre Mirkarimi y López.

“No cabe duda de que apoyo la persecución de la gente que abusa de las mujeres”, dijo Scott. “Creo que en este caso, cometió un grave error. No obstante, creo que ha pagado muy bien por este error”.

Los voceros señalaron que hubo una campaña motivada políticamente para desbancar a un candidato progresista popular. De acuerdo con ellos, la predisposición permeó los procedimientos legales, encabezados por el alcalde que recibió menos votos que Mirkarimi en la última elección.

“El fiscal declaró en una conferencia de prensa con una cara seria que “dudé de su sinceridad cuando se comprometió en una negociación de alegatos”, declaró Scott. “¿Qué fiscal haría esto?”

Para Zeltzer, la predisposición fue evidente en cómo la ciudad fracasó en perseguir a alguien que parecía ser un candidato más merecedor.

“Los trabajadores de la ciudad están siendo acosados e ilegalmente indiscriminados; nadie asume su causa”, dijo.

A fin de cuentas, Scott fue optimista en relación al destino de Mirkarimi.

“Creo que debe prevalecer. Creo que prevalecerá”.

 

Filed under: En Español

Comments are closed.