La Misión Reacciona a la Campaña Viral de Kony 2012

En tan sólo semanas, el video de 30 minutos en YouTube sobre el líder militar de Uganda acumuló un sorprendente número de 80 millones de visitas. Al mismo tiempo, sus intenciones han dado inicio a una acalorada crítica y cierta admiración en la red y en toda la Misión, en donde las organizaciones sin fines de lucro luchan con el problema de cómo hacer que su mensaje se escuche e inspire a sus partidarios.

“Es fácil sensacionalizar un momento en el tiempo sin entender los desequilibrios estructurales que conllevan a dichas fuerzas en el mundo”, dijo Rajasvini Bhansali, directora ejecutiva de IDEX, una organización con base en la Misión que trabaja con proyectos de desarrollo en África.

Aun así, Bhansali reconoció que la sensación que se esparció por todos lados “es algo que cambiará el juego” para lo que hace su organización.

El video titulado Kony 2012 relata las atrocidades del líder militar de Uganda Joseph Kony, quien obliga a los niños a luchar en el Ejército de Resistencia del Señor, un grupo militar rebelde. El video de 30 minutos realizado por la organización Invisible Children exhorta a la gente a correr la voz, a escribirle a políticos y a vestir los accesorios de la organización con el objetivo de detener a Kony y desarmar al LRA por siempre.

“Está haciendo que la gente se sintonice con problemas internacionales”, dijo Bhansali. “Cambió el estándar de que el público estadounidense no se preocupa por lo que sucede en otras partes del mundo”.

Sin embargo, Bhansali declaró que los socios africanos de IDEX en el sitio están cansados del impulso occidental y que esperan ver que alguna parte del dinero que se recauda a través de la campaña en realidad ayude.

“Para ellos, parece ser como un accidente en el universo, y recaudará recursos que es posible o no que lleguen en forma de soluciones de la comunidad”, dijo.

Algunos escépticos en la Misión se preocupan por que el altamente popular video tenga un impacto perdurable, y algunos opinan que la campaña ha convertido un complejo problema en un video para un público occidental.

“Es como un fuego arrasador: se esparce rápidamente”, dijo el barista de Ritual Coffee Sergio Arreola sobre la campaña de medios de comunicación social que se esparció por todos lados. “Pero nadie tiene los verdaderos hechos”.

Aquéllos en la Misión que escucharon sobre la campaña también sabían de la controversia circundante.

“La llaman la Gran Esperanza Blanca”, dijo la abogada Julie Ahrens, en referencia al criticismo que muchos de sus amigos expresaron entorno al video hecho por un equipo de cineastas blancos con base en San Diego.

“Existe el pensamiento de que están explotando el problema”.

Ahrens vio Kony 2012 después de que varios de sus amigos en Facebook lo compartieron duante dos días.

“Es un video sexy, bien producido y obtiene mucha atención de la gente”, dijo. Ella se sintió conmovida con el video, pero no se fió de los hechos mostrados.

“Es bueno ser escéptico porque [el activismo] no es sólo algo que se siga a ciegas”, dijo.

Desde que se subió el video, el Internet se ha visto inundado de críticas como las de Bhansali y Ahren. Asimismo, los críticos también agregaron que Invisible Children promueve una forma de activismo para la gente floja que se manifiesta con tan sólo darle un clic al botón de ‘me gusta’.

Ya basta con la crítica, dijo Evan Jarrell y añadió que hay que ver lo que sucedió: una organización pudo hacer que millones de personas se sentaran y pusieran atención durante 30 minutos cuando es difícil hacer que la mayor parte de los espectadores se mantengan interesados en algo por incluso 30 segundos.

“[La organización] fue a África, encontró un problema, y está tratando de agarrar al tipo malo”, dijo Jarrell. “¿Por qué se están quejando? ¿Qué están USTEDES haciendo?”

Eliana Gesheva declaró tener “una sólida posición” en contra de usar campañas virales sensacionalistas para difundir un mensaje serio. Gesheva declaró que duda que la mayor parte de la gente haya profundizado en dicho tema después de haber visto el video en la comodidad de sus hogares.

“Esa no es la forma en que los medios de comunicación social están construidos”.

Es exactamente por eso que este video es a fin de cuentas exitoso, dijo Steve Charalambous, quien trabaja en mercadotecnia. Charalambous señaló que la música del video es pegajosa, tiene una voz compasiva e imágenes fuertes.

“Creo que la gente se puede abrumar rápidamente si uno les hace saber de problemas serios”, dijo. “Uno lo tiene que hacer de una forma en la que sea fácilmente digerible”.

El lunes, el director de Invisible Children, Ben Keesey, publicó una respuesta a la cantidad de quejas de una semana. En el video, Keesey insiste que la campaña trabaja con grupos de desarrollo local y que “está vinculada con una campaña muy profunda, pensada y muy estratégica e intencional”.

Charalambous dijo que esta respuesta a forma de plática comprueba qué tan poderosos pueden ser los medios de comunicación social al comunicar las preocupaciones humanitarias. “El solo hecho de que la gente esté hablado de esto es bueno”.

Pero, ¿es posible que hablar de algo cree un cambio? Peter Van Wesep no está seguro. Los medios de comunicación social han jugado un gigantesco papel en la organización de las recientes revoluciones en el Medio Oriente, dijo, pero las revoluciones en sí mismas provinieron del interior de los países. Esta campaña en contra de Joseph Kony está sucediendo en gran parte en Occidente. El cambio, dijo Van Wesep, debe venir del pueblo de un país.

“No he visto que suceda un cambio verdadero de sólo estar conciente”.

No está claro qué tanto dinero ha recaudado Invisible Children desde que el video se publicó, pero los paquetes de acción (de $30 cada uno) se terminaron el martes, y la campaña obtuvo tres millones de “me gusta” en Facebook, y más de 400,000 seguidores en Twitter.

No obstante, de acuerdo con la información de Google, el número de referencias en los medios de comunicación a Kony, así como búsquedas en línea por su nombre han disminuido en gran medida. Parece ser que la gente ya ha pasado a algo más.

Jorge Díaz, quien escribía en su computadora portátil en Sugarlump Café, dijo que lo veía venir.

La campaña “creó una preocupación, pero al final no sé si saldrá una buena política a largo plazo de eso”, dijo.

“No cabe duda que Kony es un delincuente, y no cabe duda de que esta historia es verdadera”, dijo Bhansali. “Esta es una historia dolorosa”.

Pero, eliminar al tipo malo no es suficiente. “Tenemos que pensar en un estilo de vida seguro a largo plazo, para que esto no se siga repitiendo en la historia”.

 

 

Share!FacebookGoogle+PinterestRedditLinkedInEmail

Filed under: En Español

Comments are closed.