Exconvento Se Convierte en Refugio para Pobres

Después de cuatro años de trabajo, la organización sin fines de lucro Servicios para la Comunidad de la Calle Dolores cortó el listón el día jueves en la inauguración de un hotel de ocupación individual (SRO, por sus siglas en inglés) de 52 unidades en la Misión.

El SRO, llamado Casa Quezada por el organizador de la comunidad Eric Quezada, es el primer proyecto de vivienda de apoyo que se completa en la Misión en más de 10 años. El SRO atenderá a residentes de muy bajo ingreso —aquéllos que ganan un 16% por debajo de la media de ingreso en el área, o alrededor de $11,200 al año.

En el hotel, los residentes representan a doce países: México, Honduras, Perú, Salvador, Cuba, Australia, Haití, Estados Unidos, Guatemala, Nicaragua, Colombia y Egipto.

Un residente que pidió ser identificado como Reyes, es voluntario y de vez en cuando tiene trabajo gracias al programa de jornaleros en César Chávez. Reyes luchó contra el alcoholismo durante 20 años, pero se ha mantenido sobrio desde hace dos años.

“Imagínese, en comparación a la calle y al refugio, esto es el cielo” dijo.

Celestino Guillen, otro inquilino, recuerda el abuso de drogas y el creciente uso de violencia cuando solía vivir en la calle Woodward hace 15 años.

Guillén también batalló contra el alcoholismo, y recuerda no poder salir por miedo a la violencia. Hoy en día, Guillén se encuentra sobrio y feliz de haber regresado a la calle que ha mejorado en gran medida.

“Me doy cuenta que esta calle y yo tenemos muchas cosas en común”, dijo acompañado de aplausos de cientos de funcionarios municipales y miembros de la comunidad asistente a la ceremonia de inauguración.

El Supervisor David Campos le recordó a aquéllos reunidos que a medida de que la ciudad emerge de una crisis “no hay que olvidarnos de la gente de bajos ingresos”.

El edificio se construyó en 1907 como un convento. El convento funcionó como vivienda de apoyo en la época de los 90 hasta principios de los 2000. El edificio estuvo vacante durante cinco años cuando las organizaciones sin fines de lucro de la ciudad y la Oficina de Vivienda del Alcalde decidieron rehabilitarla.

Los inquilinos, a quienes el programa de refugio de Servicios para la Comunidad de la Calle Dolores refiere, el centro de Salud del Barrio de la Misión y otras oficinas municipales comenzaron a mudarse tan pronto como la construcción se terminó en el otoño.

Los Servicios para la Comunidad de la Calle Dolores se encontró con oposición de los vecinos que estaban preocupados por los problemas asociados con los SROs.

Wendy Phillips, la nueva directora ejecutiva de la organización, dijo que algunos de los problemas se resolvieron, pero aclaró que algunos vecinos siguieron oponiéndose al hotel. Hace poco se realizó una reunión de vigilancia vecinal en el hotel.

El hotel ofrece comidas diurnas, actividades para residentes, administración de casos y servicios de terapia. El personal en sitio trabaja 24 horas al día.

Los problemas de los vecinos provienen en su mayoría de las suposiciones que la gente hace sobre la población de indigentes, dijo Phillips. Algunos de los inquilinos luchan con problemas de salud mental mientras que otros son jornaleros y gente que no puede costear vivir en la ciudad.

Casa Quezada es el SRO número 51 en la Misión. La mayor parte de los SROs se encuentran a lo largo de las calles Misión y 16. Algunos de ellos son propiedad privada, otros operan a través de organizaciones sin fines de lucro.

El edificio tiene acceso en línea en una colaboración entre Servicios para la Comunidad de la Calle Dolores, El Centro del Barrio de Bernal Heights y el Centro de Recursos del Barrio de la Misión.

 

Comments are closed.