Manifestantes en Contra de BART no Interrumpen Servicio

Los vagones de BART funcionaron puntualmente, las estaciones permanecieron abiertas y los pasajeros llegaron a sus hogares sin ningún problema el día lunes mientras se llevó acabo la protesta por tercera vez consecutiva durante la hora pico semanal en el transporte público.

Los que se vieron afectados se sumaron a los dos hombres arrestados en la estación Embarcadero.

Las manifestaciones, vagamente organizadas por un grupo que se hace llamar Anonymous, comenzaron el 3 de julio cuando un agente de BART le disparó y mató a Charles Hill de 45 años de edad en la plataforma de Civic Center. Sin embargo, su objetivo se confundió una vez que Anonymous, molestos por la decisión que BART tomó de haber interrumpido el servicio de telefonía celular para evitar una protesta en julio, tomó represalias al haber jaqueado el sitio en línea de BART.

Los partidarios comenzaron a manifestarse en contra de la policía de BART por haber quebrantado las libertades civiles de los manifestantes. Durante dos lunes consecutivos, los manifestantes —los cuales llegaron a ser casi 200 participantes el lunes 22 de agosto— irrumpieron en los vagones de BART entre las 5 y 8:30 de la noche.

El domingo, Anonymous le pidió a los manifestantes que se mantuvieran en las calles en un intento por mantener la protesta enfocada en el tiroteo de Hill y así evitar molestar a los pasajeros.

La manifestación comenzó alrededor de las 5 de la tarde, con 50 personas que marcharon hacia la estación Embarcadero, en donde arrestaron a dos hombres por haber alterado las operaciones de BART, precisó un vocero de BART. Los manifestantes no dejaron de decir que por lo menos uno de los manifestantes, Robert Krystof, fue arrestado al seguir lo que los manifestantes creyeron ser las reglas: pagar el pasaje para ingresar y salir de las plataformas y regresar a la “zona de libertad de palabra” afuera de los torniquetes cuando así lo indicaba la policía.

Después de los arrestos, los manifestantes regresaron a Civic Center y se dispersaron sin consecuencia alguna un poco antes de las 8 de la noche.

El objetivo de la protesta de ayer fue seguir llamando la atención a la muerte de Hill, sin incomodar a los pasajeros. “Los manifestantes no han sido los que han estado cerrando las estaciones”, dijo Mario Fernández, residente de Oakland, “es la policía de BART”.

Precisó que lo ideal es que la protesta de la próxima semana sea pacífica, como la de ayer. Sin embargo, algunas veces hay algunas personas que quieren irrumpir la paz al bloquear las calles o aventar cohetes a la policía, como los manifestantes de la semana pasada, informó Fernández.

Entre otras exigencias, los manifestantes quieren que BART desarme a sus agentes y emita una disculpa por haber interrumpido el servicio inalámbrico.

“¿Qué puede uno hacer, aparte de decirles que se detengan?”, preguntó retóricamente Fernández.

A diferencia de la semana pasada, los manifestantes del lunes pasado tuvieron conversaciones civiles con algunos de los manifestantes en contra. La semana pasada, un pasajero supuestamente golpeó a algunos manifestantes y recibió golpes a su vez.

Kurt Wagner, de 28 años de edad, alumno en la Universidad Comunitaria, a favor de la policía de BART, tuvo una discusión con la Dra. Rupa Marya, una doctora que atendió a Hill con anterioridad.

“¿Por qué le dispararon?”, preguntó Marya a Wagner. “¿Por qué no buscaron otra forma de inmovilizarlo?”

“En menos de un segundo, ¿ha tenido que tomar una decisión sobre su vida o la de la gente de a lado o enfrente de usted si estuvieran en peligro?”, preguntó Wagner al hacer referencia a haber servido en el ejército.

Jeff Hodgins, de 35, sostenía un letrero que decía: “Si no quieres que te maten de un disparo, no agredas a la policía con un arma mortal”.

“Está bien”, dijo Marya, “que tengamos estas pláticas cara a cara”.

Mona Caron, una muralista conocida, precisó que la policía debería estar capacitada para someter a una persona que está mentalmente enferma sin matarla.

Algunos dijeron que seguirán protestando cada lunes hasta que los funcionarios cumplan sus exigencias. “¿Es cierto que van a manifestarse el próximo lunes?”, alguien le preguntó a Fernández, “es día festivo”.

“Entonces es seguro que no vamos a molestar a ningún pasajero”, dijo Fernández con determinación.

“Vamos a regresar la próxima semana”, dijo y concluyó “y por nosotros, me refiero a mí”.

 

Filed under: En Español

Comments are closed.